¡Ebichu dice!
Foros Hermanos
Crear foro
Crear foro
Crear foro
Crear foro
Staff
Soah
Web Master
Sharon V. Stokke
Administradora
Sakura
Administradora
Lukman
Moderador global
Afiliados élite
Boku no Hero ROL
Crear foro
Devil Within +18
Última limpieza: 11/11/2017

Que coincidencia [Privado]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Que coincidencia [Privado]

Mensaje por Saitou Hajime el Sáb Oct 21, 2017 11:00 pm

Habitualmente Saitou solía salir a dar largas caminatas en la tarde, pensaba mucho cada vez que se adentraba en la ciudad. Muchas personas le miraban demasiado, sería por el traje tan evidente que traía o quizás por su rostro tan de no importarle nada. El murmurar era demasiado a tal punto que más de una vez le había incomodado, incluso lo afrontó. Solo hablaban de él y de que parecía un ser demasiado callado, misterioso e incluso algunos le apodaban el sin sentimientos. Sí podía ser cierto si lo veías desde el sitial donde no conocías nada de él. En realidad todo tenía una razón y, que al parecer todos desconocían.

Hoy el espadachín había decidido volver a recorrer el sitio donde por primera vez dio con el paradero de esa mujer misteriosa que le quitaba a veces el sueño. Recordaba su cabellera y todo, era curioso ya que nunca había experimentado interés por una dama, con anterioridad. Estaba donde los teatros abundaban, las exposiciones artísticas eran pan de cada día. muchas actrices se preparaban para dentro de poco salir a trabajar. Era un pasillo repleto de tiendas pero que en la plaza se encontraba el escenario más propicio para mostrar su arte, donde le miró por primera vez.

Saitou no pasaba desapercibido, algunos le miraban reacios a que un Shinsengumi estuviese por esos lares, otros por su parte agradecían que pudiera estar merodeando para resguardar la seguridad del país. Lo que era él, tan solo buscaba con algo de empeño a esa mujer. Quizás parecía un maniático pero necesitaba quitarse la duda de su nombre, procedencia y en una de esas, todo terminaría en eso. Para su suerte existía ahí la mejor tienda, en su opinión de takoyakis. Compró bastantes, su estómago crujía como el de un león. Tenía aproximadamente unas veinte bolas separadas en dos tipos diferentes. Se veían deliciosas, así como inició su comida, ante ya la expectativa de que las actrices hicieran acto de presencia.

Su cabellera larga se meneaba un poco con el viento, estaba apoyado en una pared alejado del teatro, podía observar pero manteniendo la distancia. Los callejones aparentaban estar vacíos, toda la gente se había concentrado en un solo sitio y se mantenía en silencio a la espera del espectáculo. Fue así como antes de que comenzara la función, unos minutos antes la deidad escuchó un sonido abrupto que provenía de un probador de ropas, no era un sonido común y ya no había nadie cerca de estos probadores que estaban a unos cincuenta metros de donde los artistas se reunían antes de llevar todas sus cosas detrás de bambalinas.

Se acercó aún comiendo y es más, con una suave bola de takoyaki en boca se dispuso a hablar. — ¿Quién está aquí? — Tomó con su zurda su alimento para desenvainar su katana con la derecha, para tocar la tela del probador, no sabía que estaba ahí y quizás podría estar entrometiéndose en el vestir de alguien pero eso no lo pensó. — No me obligue a rajar esta tela con quien esté dentro. — Terminó con seriedad sus palabras.
Amo Deidad
avatar
Mensajes : 10
Ingreso : 15/10/2017
field_19

Volver arriba Ir abajo

Re: Que coincidencia [Privado]

Mensaje por Beniko Kisaragi el Mar Oct 31, 2017 6:15 am

Hacía un tiempo que había pasado todo: ella había regresado a la intemperie y Mikehila y Mikehail ya no estaban ahí. A pesar de que los esperó varios días, no llegaron a su lugar. Y Beniko tenía mucha paciencia, quien no cargaba con tanta era Chocola, el peluche parlante que tenía ella consigo, pero no era un problema en realidad, porque ella ponía una brillante sonrisa en los labios y le decía alguna tontería y era suficiente como para hacerlo pasar otro rato. Y si conseguía algo de comida ¡mucho mejor! Que Chocola se entusiasmaba cada vez que conseguía alimentos, especialmente, si eran cosas dulces ¡cuánto más dulce, mejor!

Aun así, llegaba el momento en que se aburría y Chocola-san le recordaba que ella tenía una misión que cumplir, por lo que cuando pasaron dos semanas de estar ahí sin obtener ningún tipo de avistaje de la mujer con el jardín de flores en lugar de ojo, decidió que era momento de partir una vez más.

Comenzó a caminar y sin darse cuenta, estaba corriendo con Chocola en el bolso de tela rota quejándose por la velocidad que llevaba la joven a través del campo abierto hasta que se topó en las calles, con un tumulto de gente. Y a ella le encantaban las multitudes, que si había muchas personas, significaba que había muchos corazones que ella pudiera curar y podría al fin empezar a llenar la botella de caramelos.

Sin percatarse de que Chocola se había salido de su bolso en uno de sus saltos por lograr ver a los artistas callejeros, Beniko se vio en una verdadera crisis cuando lo notó, precisamente, cuando le preguntó si le gustaban y él no respondió.

Desesperada, pegó un grito que hizo que todos se dieran vuelta a ver a la joven, pero muchos, la mayoría, al ver que sólo hacía alboroto por un peluche, decidieron pasar de ello y seguir con lo suyo. Le llevó tiempo, demasiado tiempo hacerse lugar entre las personas que entre los que se dispersaban y los que se iban, no tenía mucho por donde salir, así que eligió hacer algo mucho más útil: ir a gatas, que pensó, era la única forma de salir ilesa de ahí.

—¡Chocola-san! ¡Chocola-san! —Iba gritando sin haberse fijado si quiera que iba arrastrando el kimono por el suelo por ir de esa manera. Pero Beniko era bastante torpe como pensar en ello en ese momento, sólo podía pensar en su compañero, metiéndose por lugares que ni si quiera tenía acceso. Sintió un ruido y sin pensarlo, siguió de esa manera, chocándose contra una pila de cajas que cayeron sobre ella e hicieron un gran alboroto, sumándose al grito que había dado —¡Chocola-san! ¿Es usted? Su voz suena demasiado rara. Prometo que le conseguiré esos manju que tanto le gustan, tampoco es para tanto —dijo ella asomándose a través de la tela con el cabello revuelto y viendo a un hombre delante de ella— ¿Chocola-san? — Preguntó alzando la vista. Lo recordaba más pequeñito y mullido, pero alguna vez le había dicho que tenía forma humana o similar a ello, tal y como le pasaba a ella en esos momentos ¿sería que finalmente la había usado cuando lo perdió de vista? Beniko no podía quitar su confusión impresa en el rostro. No volvería a perder a Chocola-san.
Pegaso
avatar
Mensajes : 69
Ingreso : 27/06/2014
field_19

Volver arriba Ir abajo

Re: Que coincidencia [Privado]

Mensaje por Saitou Hajime el Lun Nov 13, 2017 1:11 am

El hombre estaba comiendo. Le gustaba poder disfrutar de la comida que vendían en la calle, a veces él no podía preparar las delicias por tiempo y bueno, otras la verdad le daba algo de pereza y prefería comprar. Ahora, andaba en búsqueda de aquella mujer de cabellos tan llamativos que, desde hace tiempo le traía la cabeza dando vueltas. A veces parecía un maniático en búsqueda de alguien que jamás podría volver a ver, pero así es la vida y él, ya estaba por dar el último esfuerzo para lograr con su paradero de lo contrario, iba a desistir sin mucho más que hacer.

Ahora mismo esperaba a saber quien yacía detrás de las telas, la verdad esperaba que no fuese una actriz cambiándose ropa, en parte le daría algo de vergüenza tener que ver a alguien en paños menores o en peor caso, lograr ver lo que, “guardaría para la noche de bodas”. Entre el pensar semejantes cosas, todo fue aclarado cuando escuchó una voz, a su parecer jovial y bastante llamativa pero lo que más le tomó la atención fue que le llamase “Chocola”. Ladeó la cabeza un poco, guardando su arma donde tenía que estar. Se agachó mientras comía aún, le quedó mirando un poco, luego se volvió a poner en la posición anterior.

¿Chocola? No soy un chocolate.— Fue lo primero que dijo, no sabía ni que era un “Chocola”, lo primero que se le vino a la mente fue en chocolate o algo por el estilo. — Creo que me confunde señorita. ¿Estás perdida?— Preguntó el samuraí con una voz tan calmada que parecía que se podía escuchar el viento recorrer los parajes de la plaza. El hombre aún tenía takoyakis, le restaban un buen y al verle a ella, ahí decidió ser caballeroso primero extendió su mano para ayudarle a levantarse. — No deberías estar ahí.— Estaba hablando mucho pero tenía, necesitaba respuestas y despejar dudas de si es que era una, bandida, ladrona o simplemente alguien perdida. El joven no era de esos que se explayasen a plenitud no obstante tampoco era de esos que se quedaban callado esperando a que el tiempo pasara y las respuestas llegaran como la caca de los pájaros, del aire a tu hombro.


¿Chocola es tu hermana? ¿De dónde eres?— Aún le llenaba de preguntas, parecía un interrogatorio por parte del mayor, pero en el fondo buscaba ayudarle de la manera que más pudiera. Llevarle a su hogar, que diera con “Chocola” o al menos, brindarle un poco de comida si es que tenía hambre. En los adentros, el hombre era bondadoso, algo seco para su trato, que no sonreía y no hablaba del todo si no era para cosas como la de ahora. Inclusive estaba dejando de lado el buscar a la mujer de cabellos hermosos. Era más importante ahora hacer una buena obra que, seguir sus deseo tan egoísta. Bufó otro poco pero más por no saber que hacer en estos casos, le gustaría ser como el capitán de la primera división, que se le daba más fácil el hablar, el tratar con las personas y era extrovertido, en cambio él, introvertido tanto así que ni se había presentado como tal. Al recordar eso se hizo un “face palm” mental. — Soy Saitou Hajime. ¿Tú eres?— Le preguntó con una voz no muy baja pero si algo retraído, pensando que ella tendría la impresión de que era un hombre distraído, que en efecto el tacto con los demás no se le daba en lo absoluto.

Se quedó observando a la chica, con sus orbes tan grandes y coloridas, mientras que se fondo se escuchaba como ya la función estaba llegando a un punto importante. Él estaba centrado en la joven de cabellos morados, un poco más opacos que los de él. No conocía nada de su personalidad, pero lo que podía deducir es que era lo opuesto a él, por la manera en que le encontró, la forma en que llamaba a otros por nombres ajenos. Eso, en el fondo le llamaba la atención, era la primera vez que; le trataban con aparente jovialidad.
Amo Deidad
avatar
Mensajes : 10
Ingreso : 15/10/2017
field_19

Volver arriba Ir abajo

Re: Que coincidencia [Privado]

Mensaje por Beniko Kisaragi el Vie Dic 08, 2017 4:09 am

Beniko se perdía demasiado con las cosas que pasaban a su alrededor y había ocasiones en las que no terminaba de pillar del todo la información que le daban. Esto era especialmente difícil para Chocola, que entre su fala de paciencia y el poco entendimiento que Beniko podía tener de las cosas en ocasiones acababan los dos en mal camino. No era de extrañarse que finalmente, acabara dejándola de un momento a otro, aunque las posibilidades de ella llegado ese momento, iban a ser pocas, o quizás, tuviera más suerte de la que se imaginaba, como en aquella batalla en la que había salido como única sobreviviente en parte, gracias a su torpeza, que había llegado a encontrar refugio gracias a eso.

Aunque era diferente, porque estaba sola. Quizás, el hecho de que Beniko tuviera a Chocola regañándola a cada rato fuera un buen incentivo para ella, que podría llegar a actuar como una persona casi normal así.

—No, no, yo no estoy perdida. Chocola-san sí lo está —
afirmó ella con total inocencia en su voz picándole una pierna con el dedo índice al muchacho para comprobar que efectivamente, no era él— Chocola-san es más esponjado —suspiró con una expresión de cansancio en el rostro ¿dónde estaría? — Se va a enojar mucho si no lo encuentro pronto. Él no sabe cómo valerse sólo por ahí. Y es tan pequeñito ¿y si alguien lo ha llevado e intenta quitarle el relleno y exhibirlo como adorno? ¿O si deciden probarlo estofado? A él le encanta comer, pero ¿ser comido…? ¡Chocola-san! —Gritó cerrando los ojos esperando que la oyera y le gritara desde donde fuera que estuviese, que era una perfecta idiota. Pero aun con la esperanza de escuchar su voz gruñona de nuevo, Beniko no tuvo suerte alguna, preocupándose mucho.

No era la primera vez que estaba lejos de él, que aun recordaba cuando Mikehila lo había tirado en el bosque y había quedado atrapado entre las ramas de un árbol, pero en esa situación, ella sabía exactamente donde se localizaba él y en cambio, ahora, no tenía ni la más pálida idea por donde debía comenzar a buscar. Y entre tantas personas, era posible que alguien lo haya visto ¡y se iba a ganar la reprimenda de su vida si eso llegaba a pasar! Y eso la ponía mucho más nerviosa, angustiada. Beniko era tan transparente respecto a sus sentimientos que ocultarlo o si quiera, disimularlo era una tarea inútil.

Y aunque calmarse le iba a costar, sabía que echada en el suelo no iba a conseguir nada. Mucho más sabiendo que había tanta gente alrededor como para seguir perdiendo el tiempo lamentándose. De golpe y sopetón, se había puesto de pie, sacudiéndose rápidamente las vestimentas para erguirse y hacer una reverencia hacia el contrario.

—Kisaragi Beniko, Saitou-san ¿me ayudaría a encontrar a Chocola-san? —Pidió sin mayores protocolos. Sabía que iba a encontrarlo de manera mucho más rápida si iba con alguien y entre tantas personas, conociéndola, le convenía ir acompañada— es pequeñito, como de esta altura —dijo haciendo un gesto con las manos calculando unos veinte, casi treinta centímetros— es cascarrabias y tiene una cola larga y muy esponjosa —le dio una rápida descripción, pensando que con eso, iba a ser suficiente como para encontrarlo.
Pegaso
avatar
Mensajes : 69
Ingreso : 27/06/2014
field_19

Volver arriba Ir abajo

Re: Que coincidencia [Privado]

Mensaje por Contenido patrocinado

field_19
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.