¡Ebichu dice!
Historia
Una suave y cálida brisa refresca a los viajeros y caminantes que pasan por éste gran Imperio. Los cerezos florecen, apenas está empezando la primavera y ellos danzan ansioso por mostrar su belleza a todo el que quiera observarlos. La civilización se consuma entre las guerras, los emperadores y las muertes de tanta gente inocente y no tanto. Así se caracteriza el comienzo de la era Tokugawa o Edo, donde destará no sólo por las guerras y el nuevo orden, sino por ésta tendencia en aumento de conseguir esclavos en todos lados. Y entre todo esto, muchas personas toman ventaja de la situación y se especializan en el comercio.
En época en que la guerra y la expansión del imperio es inminente, la dictadura y el poco trato con extranjeros o su mismo desagrado hacia todo lo que no es japonés. Pero, siempre se encuentra la ventaja para vender personas o seres con características maravillosas, como cola y orejas. Algunos, poderosos, se resisten, pero, ya se las han ingeniado para atraparlos sin romperse una uña. Otros, es más fácil conseguirlos, por deudas, apuestas y hasta como rehenes de guerra también, entran al mercado sin ningún problema. Y hay mucha gente que compra esclavos o "mascotas" también llamados pets, entre la jerga comercial. Cotizan muy bien en el mercado y todos están deseosos de tener uno o más de uno. Se los puede comprar de manera legal en muchas tiendas que se dedican a venderlos muy caros pero que los tienen más "presentables". Sin embargo, también se los puede comprar de contrabando (a veces, son simplemente secuestrados y vendidos), aunque se dice que los jóvenes que viven aquí, pasan las peores penurias y no llegan "en buen estado" a manos de sus amos.
Únete a ésta historia, donde la magia, la crueldad y quien sabe, quizás el amor, van tomados de la mano.
Actividades
Foros Hermanos
Crear foroCrear foroCrear foro
Afiliados élite
Última limpieza: 10/08/2017

Un mal presagio [Privado]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un mal presagio [Privado]

Mensaje por Amakusa Chise el Vie Oct 13, 2017 3:23 am

Estaba oscuro aunque era pleno día, las nubes se habían vuelto negras, cargadas, como si la tormenta fuera inminente y de un momento a otro todo se viera envuelto por el agua. Y no era para menos que todo estuviera calmo, la naturaleza es sabia y cuando se trataba de sensatez no había nadie que pudiera hacerle competencia. Pero la deidad era otro tema, un punto y aparte digno de un párrafo para ella sola.

Aun con las advertencias de la anciana de la tribu, ella había salido con una expresión de ‘todo va a estar bien’ que la había dejado sin palabras una vez más. No había nada qué hacer ante un espíritu libre, ni cadenas para atarlos ni hogar que los mantuviera quietos. Así que ella hizo como si nada y esperó que los espíritus la acompañaran en su viaje para que no le sucediera nada.

Se metió por el bosque, donde los árboles eran más frondosos y comenzó su viaje. No se escuchaba ni si quiera el sonido de los insectos, nada más, el viento que mecía algunas ramas y que hacía que se escuchara un leve murmullo al rozarse. Aun así, ella cerró los ojos y sintió una gran paz al estar ahí.

Buscó un lugar para quedarse un rato más y llegó a uno de sus lugares favoritos: el risco de los cerezos. Con el viento, las flores se iban a desprender fácilmente debido a lo efímeras que eran, pero se podía ver una hermosa ráfaga rosada pasar delante de ella entre los pétalos y las flores que volaban libres.

—Es un hermoso día— dijo cruzando las piernas y cayendo sentada con una ilusión de un niño. Realmente, había hecho bien salir a pasear.




Tema con @Kazumi Hoshi

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mal presagio [Privado]

Mensaje por Kazumi Hoshi el Dom Oct 15, 2017 6:35 am

Ese era, ese día, era ultimo momento en que saborearía mi libertad antes de tener que ir en busca de,como mi padre decía, aquella mercancía que sería mi sombra las 24 horas del día. Sólo quería disfrutar un poco de un bello paisaje, pues, sabía que en el momento que aquel que sería mi sombra estuviese a mi lado, cada movimiento de lo que hacía o dejaba de hacer sería reportado a papá.

Salí desde muy temprano esa mañana del templo, con la excusa de que buscaría algunas hierbas y me tomaría todo el día. Solo quería correr, correr y aislarme en mi pequeño mundo donde me sentía yo misma. Frente a papá tenía que ser la hija perfecta, la carga que me había dejado mi onee-sama si que era pesada. ¡Oh! mi Onee-sama, cómo la extrañaba, hacía años que no la veía, sabía que ella estaba viva, pero para mi padre, ella, estaba muerta, él sólo reconocía a una sola hija debido a la decepción que había sufrido. Eso, si que era triste, pues, ver a mi familia tan dividida era algo melancólico, mi madre nunca hubiese querido eso, estaba segura que no, lamentablemente una enfermedad la hizo partir a mis dos años de edad.

Caminé sin rumbo un buen trecho hasta llegar a un apacible y hermoso campo de cerezos. No había paisaje tan perfumado y hermoso como el que mis ojos podía contemplar en ese momento.  Algo o alguien llamo mi atención, era esa figura, como fantástica, que simplemente no parecía humana de tal belleza y porte que parecía conectarse con la naturaleza misma. - Creo que no fui la única que tuvo la misma idea- murmuré sonriente sin dejar de mirar a lo lejos a esa peculiar chica.
Amo Humano
avatar
Mensajes : 38
Ingreso : 02/10/2017
Localización Templo Hoshi

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.