¡Ebichu dice!
Historia
Una suave y cálida brisa refresca a los viajeros y caminantes que pasan por éste gran Imperio. Los cerezos florecen, apenas está empezando la primavera y ellos danzan ansioso por mostrar su belleza a todo el que quiera observarlos. La civilización se consuma entre las guerras, los emperadores y las muertes de tanta gente inocente y no tanto. Así se caracteriza el comienzo de la era Tokugawa o Edo, donde destará no sólo por las guerras y el nuevo orden, sino por ésta tendencia en aumento de conseguir esclavos en todos lados. Y entre todo esto, muchas personas toman ventaja de la situación y se especializan en el comercio.
En época en que la guerra y la expansión del imperio es inminente, la dictadura y el poco trato con extranjeros o su mismo desagrado hacia todo lo que no es japonés. Pero, siempre se encuentra la ventaja para vender personas o seres con características maravillosas, como cola y orejas. Algunos, poderosos, se resisten, pero, ya se las han ingeniado para atraparlos sin romperse una uña. Otros, es más fácil conseguirlos, por deudas, apuestas y hasta como rehenes de guerra también, entran al mercado sin ningún problema. Y hay mucha gente que compra esclavos o "mascotas" también llamados pets, entre la jerga comercial. Cotizan muy bien en el mercado y todos están deseosos de tener uno o más de uno. Se los puede comprar de manera legal en muchas tiendas que se dedican a venderlos muy caros pero que los tienen más "presentables". Sin embargo, también se los puede comprar de contrabando (a veces, son simplemente secuestrados y vendidos), aunque se dice que los jóvenes que viven aquí, pasan las peores penurias y no llegan "en buen estado" a manos de sus amos.
Únete a ésta historia, donde la magia, la crueldad y quien sabe, quizás el amor, van tomados de la mano.
Actividades

Pendiente

Pendiente

Pendiente

Pendiente
Foros Hermanos
Crear foroCrear foroCrear foro
Afiliados élite
Última limpieza: 10/08/2017

El mundo sigue igual [Privado]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El mundo sigue igual [Privado]

Mensaje por Ryuunosuke el Miér Ago 30, 2017 6:52 am

El poder ver el mundo nuevamente era algo maravilloso. Aunque había tenido que vaga durante varios días hasta encontrar un cuerpo con el que hacerse. No debía ser muy débil, tampoco es que quería a un súper hombre, pero debía ser lo suficientemente resistente como para contener su alma sin que el cuerpo acabara destrozándose por el paso del tiempo, por lo que no cualquiera podía ser su recipiente. En lo absoluto.

—Debería comprobar su resistencia un poco antes de decidir quedármelo— abrió y cerró sus puños, viendo sus manos blancas y sus uñas puntiagudas. Tenía un par de marcas magentas en las muñecas, nada grave aunque había visto que en su rostro también se extendían junto con la luna de su frente. Detalles, detalles si es que era algo útil para él, pues, con suerte, podría conservar ese cuerpo durante un largo período de tiempo si manejaba bien sus cartas, después de todo, se estaba sintiendo cómodo en él.

Sentía la energía fluir por sus venas y decidió hacer una prueba sobre sus habilidades, debía tener alguna, las sentía por lo extendió su mano hacia el frente y se concentró en mover algo, cuando la montaña que había frente a él, desapareció. Se miró la mano con una sonrisa y volvió a hacer lo mismo, esta vez, concentrándose en la tierra llana y haciendo que la misma se levantara una vez más, creando una pequeña protuberancia. Era un poder interesante el de manejar ese elemento, volviendo a hacer aparecer la montaña causando una gran polvareda gracias a ello, más, entre todo eso, vio caer a alguien de allá arriba. Posiblemente, alguien andaba en la zona cuando había decidido ponerse a practicar sin pensar si quiera un poco en alguien más.

Corrió hacia ella y dio un salto en el aire cuando se dio cuenta de que no era solamente un salto, sino de que podía volar, sosteniéndola en el aire y llegando al suelo con la mujer en brazos. Una mujer de cabellera larga y piel pálida, irónicamente, ese tono en su cabello la hacía ver mucho más blanca de lo que era.

—Lo siento, estaba entrenando ¿te encuentras bien?— Preguntó estoico, mirando a la joven como una inspección rápida. No veía ninguna herida a simple vista, quizás, más que el susto, no tuviera nada más qué decirle al respecto.
Amo Demonio
avatar
Mensajes : 5
Ingreso : 01/08/2017

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.