¡Ebichu dice!
Historia
Una suave y cálida brisa refresca a los viajeros y caminantes que pasan por éste gran Imperio. Los cerezos florecen, apenas está empezando la primavera y ellos danzan ansioso por mostrar su belleza a todo el que quiera observarlos. La civilización se consuma entre las guerras, los emperadores y las muertes de tanta gente inocente y no tanto. Así se caracteriza el comienzo de la era Tokugawa o Edo, donde destará no sólo por las guerras y el nuevo orden, sino por ésta tendencia en aumento de conseguir esclavos en todos lados. Y entre todo esto, muchas personas toman ventaja de la situación y se especializan en el comercio.
En época en que la guerra y la expansión del imperio es inminente, la dictadura y el poco trato con extranjeros o su mismo desagrado hacia todo lo que no es japonés. Pero, siempre se encuentra la ventaja para vender personas o seres con características maravillosas, como cola y orejas. Algunos, poderosos, se resisten, pero, ya se las han ingeniado para atraparlos sin romperse una uña. Otros, es más fácil conseguirlos, por deudas, apuestas y hasta como rehenes de guerra también, entran al mercado sin ningún problema. Y hay mucha gente que compra esclavos o "mascotas" también llamados pets, entre la jerga comercial. Cotizan muy bien en el mercado y todos están deseosos de tener uno o más de uno. Se los puede comprar de manera legal en muchas tiendas que se dedican a venderlos muy caros pero que los tienen más "presentables". Sin embargo, también se los puede comprar de contrabando (a veces, son simplemente secuestrados y vendidos), aunque se dice que los jóvenes que viven aquí, pasan las peores penurias y no llegan "en buen estado" a manos de sus amos.
Únete a ésta historia, donde la magia, la crueldad y quien sabe, quizás el amor, van tomados de la mano.
Actividades
Foros Hermanos
Crear foroCrear foroCrear foro
Afiliados élite
Última limpieza: 10/08/2017

A place called Home... [Oliver]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

A place called Home... [Oliver]

Mensaje por Ikkaku Nishi el Mar Ago 08, 2017 10:43 pm

Carga a Oliver con cuidado en su espalda y se encamina a su nuevo hogar, una gotita resbala en su sien y luego ve de reojo al menor pues lo había llamado 'anciano' -Oye...no estoy tan viejo, ¿o si?- se pone algo pensativo volviendo su mirada hacia arriba haciendo una mueca un tanto graciosa pues entonces recordó que murió aproximadamente a los 55 años de edad para luego ser resucitado con ayuda de un brujo, todo gracias a la mendiga poción que había tomado un año atrás, recordaba todo hasta su edad en ese entonces y ante ese dato simplemente suspiro ligeramente mientras dos gotitas salían en su sien y un pensamiento cruzaba su mente "Okay...si soy un Oji-san ahora que recuerdo..." avanzaba tranquilamente por las calles lodosas, no le importaba que siguiera lloviendo pues su cuerpo de todas maneras era de temperatura fría, solo esperaba no incomodar a Oliver, después vuelve su mirada donde el menor nuevamente y le sonríe de forma un tanto divertida para fastidiarlo un poquito también -Tu tampoco estas tan ligero que digamos ¿eh?, ¡ohh dios! ¡que pesado estas! es como si cargara un oso!....jajaja!- finge que tiene falta de equilibrio en su andar, como si Oliver estuviese bastante pesado para luego reirse e incorporarse de nuevo en el camino hasta llegar a la casa.

Solo ahí es cuando baja con cuidado al menor para deslizar la puerta de la entrada hecha con papel arroz y cederle el paso -Bienvenido a casa, ponte cómodo- después de que el menor entra, lo hace él para entonces deslizar la puerta para cerrarla nuevamente.

La casa era sencilla pero amplia, de un piso, con tres habitaciones para descansar y dos más destinadas al aseo personal, separadas, una en lo que seria el baño exclusivamente y la otra que seria destinada al aseo del individuo, todo eso ya estaba instalado cuando compro la casa y finalmente la residencia contaba con un patio trasero, ahí se ubicaba un pequeño lavabo de piedra tallada siempre lleno de agua fresca y algunas hierbas de olor, el agua provenía de una tubería fina pero firme hecha con bambú de la cual caía el agua cual cascada pequeña al cuenco de piedra y esta tubería se conectaba directamente al pozo del pueblo, serviría para lavarse las manos después de ir al sanitario y también para limpiar el mismo después de que se usara, la señora que hacia la limpieza tres veces a la semana limpiaba la mayoría de las cosas de la residencia con el agua de esa tubería de bambú que los antiguos dueños habían instalado y que sinceramente había sido de mucha ayuda para el actual residente.

En el patio trasero el pelinegro había montado un pequeño taller al aire libre en el que trabajaba con madera para hacer muebles y utensilios que sirvieran para el hogar pues de eso vivía para poder tener un ingreso decente que le dejara para comprar ropa y darle mantenimiento a la residencia, aunque al parecer ahora tendría que comprar comida humana, pues Oliver no se alimentaba de hojas de hortensia como él.

La mayoría de los muebles que había en la casa él los había construido, tales como mesas, armarios e incluso las tapas que se utilizaban para el ofuro redondo que siempre tenía agua a temperatura media, es decir, más tibia que caliente en su interior, pues el pelinegro no toleraba muy bien el agua hirviendo como cualquier ser humano japones que podía soportar la temperatura del agua a 40°C o más, tal vez cuando estaba vivo si la soportaba pero ahora ni de chiste.

Hizo por igual otra tapa más pequeña especial para el inodoro, simplemente trataba de hacer que la estancia en su residencia fuese un poco más sencilla y cómoda sin gastar tanto dinero en el proceso.

Aspecto de la casa en general exterior e interior, la sala de estar, el pasillo y las habitaciones:



((Esta dentro del pueblo y hay vecinos así que solo imagina que esos arboles y cosas verdosas no están y en vez de eso hay pura tierra y casas al rededor (?) :v ))









Última edición por Ikkaku Nishi el Miér Ago 16, 2017 5:41 pm, editado 7 veces

Volver arriba Ir abajo

Re: A place called Home... [Oliver]

Mensaje por Oliver Roberts el Miér Ago 09, 2017 12:49 am

El pequeño rubio le dio un ligero golpe en la cabeza con la mano que no cargaba con el bulto de tela y frutillas, riendo. –Eso no es cierto, soy muy delgado. Evan siempre me lo dice. –Volvió a agarrarse fuerte para no caerse por el movimiento del mayor –Además los osos son lindos.

Mientras se van acercando a la casa la observa con los ojos bien abiertos con los labios formando una perfecta “o”. Se bajó de la espalda del mayo con sumo cuidado. Caminó posando los pies descalzos en la madera, curioso y emocionado del lugar. Era muy amplio y fresco. Le agradaba. Todavía con la bufanda en las manos se voltea hacia el mayor - ¿Dónde las pongo? –Preguntó apretando los labios de forma infantil. La abrió arrugando la nariz hasta que las bayas color sangre se vislumbraron. Algunas estaban algo aplastadas a pesar del cuidado que el pequeño tuvo durante el trayecto y esto le provocó hace una puchero, inflando las mejillas. Pero para su suerte la gran mayoría se encontraban intactas. – ¿Y vives sólo? –Preguntó en un intento de olvidar su interna frustración de lo de las frutillas.

Seguía en sus propios pensamientos cuando sintió una mano en su hombro. Volteó rostro y al ver al joven de cabellos azabache sonrió y volteó su cuerpo mientras el joven le hacía una seña de silencio. El menos mordió su lengua evitando hacer algún ruido como su compañero de juegos y amado le estaba indicando. La figura caminó atravesando una de las puertas esperando a que le siguiera. Caminó siguiendo la familiar figura, sin apresurarse, deslizando la puerta para encontrarse con su niñero. -¿Viniste a jugar? –Susurró entre pequeñas risas de su parte - ¿Y papá? –Preguntó jugando con sus dedos- ¿Crees que le agrade el señor Nishi? –Su ceño se frunció encajando las sucias uñas en la piel de la mano – Hasta ahorita ha sido amable… pero… -Miró a Evan de nuevo, que se había limitado a verle y escucharle, como normalmente hacía.

- Bye, baby bunting, daddy's gone a hunting, to get a little rabbit skin, to wrap the baby bunting in. – La voz resonó entre sus oídos como el murmullo del viento entre la casa, dedicándole una sonrisa. Una sonrisa que sabía perfectamente era para él y para nadie más. Una sonrisa que sólo él podía apreciar a su forma.

Volver arriba Ir abajo

Re: A place called Home... [Oliver]

Mensaje por Ikkaku Nishi el Miér Ago 09, 2017 10:46 pm

-Pues creo que ya subiste de peso entonces- lo observa de reojo y le saca la lengua a manera de burla, para luego sonreírle de nuevo obviamente eso también lo decía de broma, pues el pequeño era sinceramente más ligero que una pluma de ave.

Al llegar a la casa y bajar al menor con cuidado, entra a la residencia después de él y se retira sus sandalias estilo geta dejándolas a un lado de la entrada para andar descalzo por la casa solo para no ensuciar el suelo.

Escucha al pequeño después de acomodar su calzado y cerrar la puerta de papel arroz para entonces sonreírle tranquilo -Si quieres dámelas para que puedas moverte con libertad, las usare de todas formas para hacerte algo de comer, ya tengo listo un poco de arroz así que seguro combinan bien- toma con tranquilidad de las manos del menor las frutillas envueltas con la tela, para volver su mirada donde estas y luego donde Oliver respondiéndole sin problema alguno ya que no tenía nada que esconder -Si, a veces viene una señora a hacer la limpieza de la casa porque no soy muy bueno en ello pero hago lo que puedo para mantener todo presentable cuando la señora no logra llegar, aunque ahora ya no estaré solo porque decidiste acompañarme Olie-chan y eso te lo agradezco- hace una pequeña pausa para luego proseguir, había decidido acortar el nombre del menor y agregar el sufijo ‘chan’ debido a que el menor tenía una apariencia por demás adorable, solo esperaba que no se incomodara  con ese apodo -Hare lo posible para que te sientas cómodo y si gustas puedes conocer la casa para que vayas familiarizándote con todo, bueno, voy a la cocina un momento, mientras tanto puedes husmear donde quieras- le sonríe amigable al menor para luego hacer un pequeño asentamiento de cabeza y retirarse rumbo a la cocina, que estaba separada de las habitaciones pero a la vez era de fácil acceso pues no tenía una puerta divisoria ni nada por el estilo.
Él se encontraba sacando el arroz que había almacenado en un recipiente de palma para mantenerlo caliente, lo coloca en la mesa de madera y le agrega las frutillas para luego revolver todo con unos palillos hasta que el arroz quedo de color rojizo y con un aroma afrutado proveniente de las frutillas que había machacado y agregado al arroz, no tardo mucho en hacer aquello pues el arroz ya estaba listo -Ohh…solo espero que Olie-chan coma arroz y le agrade esto que prepare- después de decir aquello en voz baja, le sopla al alimento un par de veces pues aun sacaba un poco de vapor debido al calor, es entonces cuando escucha la voz del pequeño hablando con alguien más pues las habitaciones no eran a prueba de ruido, pero….¿con quién sería?, si solo estaban ambos en la residencia, no recordaba haber invitado a un tercero, así que parpadeo algo confundido por ello, decidido a investigar a aquel ‘segundo inquilino’ o más bien colado.

Pone los palillos en el cuenco de arroz y frutillas para luego sujetarlo con ambas manos y dirigirse a la habitación en donde había escuchado la voz de Oliver, con una de sus manos sujeta el cuenco y con la otra desliza la puerta un poco solo lo necesario para ver lo que sucedía al interior de la habitación, logrando ver que el menor hablaba con ¿el aire?.

¡No había nadie en frente de él y hablaba como si estuviese interactuando con alguien como si nada!, así que decidió cerrar la puerta discretamente y solo hablarle desde afuera, tratando de olvidar por momentos lo que había presenciado -Olie-chan, te prepare algo de comer ¿puedo pasar a dejártelo?, tienes que comer para crecer grande y fuerte ¿sabes? - le hablaba tranquilo esperándole atrás de la puerta, pues quería respetar de ahora en adelante la privacidad de Oliver, si esa habitación había elegido como suya, entonces así seria y él no tenía porque meterse sin que el menor se lo permitiera, le daría libertad en todos los aspectos así como alguna vez lo hizo con la peliazul, simplemente quería darle una vida feliz a Oliver sin que tuviese que preocuparse de nada y también trataría de pasar por alto aquello que vio pues cada quien tenía sus traumas y bueno, él simplemente no se metería en esas cosas por respeto al menor.

cocina:






Última edición por Ikkaku Nishi el Miér Ago 16, 2017 5:28 pm, editado 2 veces

Volver arriba Ir abajo

Re: A place called Home... [Oliver]

Mensaje por Oliver Roberts el Jue Ago 10, 2017 1:01 am

No se preocupaba de estar interrumpiendo en una casa ajena, puesto que el mayor le había dado la autorización de recorrerla por lo que no había problema de permanecer un rato en esa habitación. El pequeño rubio seguía hablando con las ilusiones que su mente le proporcionaba, percatándose casi nada o nada de a sus alrededor. Sus movimientos de manos eran exagerados y los gestos y manera de mover la boca, mientras platicaba sobre el juego en la lluvia que había hecho con el castaño, le daba un toque inocente. Lo único que lo sacó de su entretenida charla fue la voz de mayor existente tras la puerta. Se giró y se levantó sacudiendo sus manos y rodillas enrojecidas. Emocionado deslizó con ambas manos la puerta y miró al mayor  -¿Comerás con nosotros? –Le pregunto balanceándose en sus pies, sintiendo a su espalda un par de ojos hechos de gruesa neblina, que a cualquier ráfaga se convertían en el polvo del aire.

Mira el alimento con un vacío en el estómago y relame sus labios de forma lenta, apretándolos -¿Es para mí? –Pregunta tomando el cuenco con cuidado entre sus finas manos. El aroma del arroz y el dulzor de las bayas le abrieron más el apetito. Tomó los palillos con torpeza, no había obtenido mucha destreza durante su tiempo en Japón antes de su cumpleaños, y el haber nacido en un país donde se utilizaban los cuchillos y el tenedor había influido en eso. Mordió su lengua agarrando un par de granos con dificultad y llevándolos a su boca, disfrutándolos así la cantidad que había logrado agarrar fuera escasa. Alzó la vista al castaño, sonriéndole con su uniforme dentadura –Sabe muy rico, gracias – Pasó la lengua por sus dientes volviendo a coger arroz o alguna baya con los palillos que cargaba sin habilidad entre sus dedos. –Humm… - Dejaba salir suaves sonidos en forma de susurrantes quejas. Sentándose en el tatami.

Miró hacia Evan sabiendo que él en realidad no comería, ya no lo hacía. Por lo que no le ofreció, pero ya varias veces le había señalado que prefería verlo comer a él. A lo que normalmente se encogía de hombros no muy preocupado mientras seguía con lo suyo, no es como si pudiera obligar a la ilusión a comer, pues que lo sabía, muy dentro de él.

Volver arriba Ir abajo

Re: A place called Home... [Oliver]

Mensaje por Ikkaku Nishi el Jue Ago 10, 2017 8:09 pm

Espera a que el menor abra la puerta y cuando lo hace lo escucha para luego dirigir su mirada al fondo de la habitación sin lograr ver a nadie, parecía que Oliver estaba solo en la habitación sin embargo  él había hablado en plural como si otro individuo estuviese con él, entonces comprendió que era posible que el menor tuviese un amigo imaginario así que volvió su mirada azabache donde este y le sonrió de forma amable y tranquila -Si me invitan por supuesto, aunque espero no estar interrumpiendo algo importante- él trataba de actuar normal frente a esa situación que se le presentaba pues Oliver seria su protegido de ahora en adelante y el pelinegro seguía a puño y letra la filosofía del Ninpo que se le había inculcado desde joven, décadas atrás.

El Ninpo era para respetar, preservar y  proteger la vida, es decir, tratar a toda costa de cuidar lo que era tuyo llámese familia, amigos o pertenecías y por supuesto a ti mismo para poder seguir el camino del bien, muy diferente de la filosofía samurái del Bushido que solo era seguir el camino del guerrero hasta llegar a una muerte honorable, el Ninpo no,  pues se centraba en cultivar la fuerza y la perseverancia del aprendiz a Shinobi y que así en un futuro pudiese  tener  la fuerza de voluntad para encontrar una mejor forma de vivir.

Él consideraba que era mejor estar vivo para poder proteger de quien necesitase de ti que simplemente morir y dejar todo en el olvido.

Asiente ante la pregunta del menor mientras le sonríe y le pasa el cuenco con el alimento recién preparado, entra a la habitación con el permiso del pequeño para luego cerrar la puerta tras de sí y sentarse en un lugar disponible cerca de Oliver, de todas maneras no había muchos muebles y los pocos que había él los había construido pues su fuerte era la carpintería y gracias a aquellas habilidades con la madera podía hacer sus propios utensilios y demás, cuando no tenia encargos de algunos clientes.

Nota que el menor no logra usar bien los palillos pero aun así lo que se lleva a la boca le gusta y se lo hace saber, así que el pelinegro se acerca donde él mientras le sonríe de forma amable -Déjame ayudarte Olie-chan, es difícil al principio lo sé pero después ya es más fácil, mira…- se sienta justo al lado del menor tratando de no invadir su espacio personal mientras saca de entre sus ropas unos palillos, siempre cargaba consigo un par porque no confiaba mucho en los que daban en los restaurantes o en los puestos de comida.

-Primero coloca un palillo entre la base de tu dedo pulgar y hacia el dedo anular, imagina que estas sosteniendo una pluma de ave o algo así y vas a escribir con ella, y el contrario lo tienes que sostener con la punta del dedo pulgar y los dedos índice y central, y por ultimo para tomar la comida solo mueves el palillo superior, así…- mientras le va explicando al menor como usar los palillos él va haciendo los movimientos para que pueda seguir su ejemplo y al final acerca los palillos donde el pequeño para agarrar la punta de su nariz sin lastimarlo solo para jugar con él y después reír ligeramente -jajaja! ahora inténtalo tu, por lo pronto yo ya agarre tu nariz- le saca la lengua a manera de broma para luego sonreírle, se la estaba pasando muy bien con Oliver en esos momentos.

Manera de sostener los palillos (?):


Después aleja lentamente los palillos de la nariz de Olie para entonces conversar con él pues había notado que venía de otro lado, por su apariencia y su nombre sobre todo, así que sintió cierta curiosidad sobre los orígenes de Oliver -Dime Olie-chan, ¿de dónde eres?, porque por lo que he notado no eres originario de aquí ¿cierto?- estaba dispuesto a conocer un poco más del pequeño y por igual platicarle sobre él para que el menor se sintiera mas en confianza a su lado.

Volver arriba Ir abajo

Re: A place called Home... [Oliver]

Mensaje por Oliver Roberts el Vie Ago 11, 2017 12:43 am

El menor observaba atento las manos morenas del mayor, mientras con las suyas trataba de imitar las posiciones de los dedos y los palillos. Sacando su lengua de forma ladeada apenas predecible, abriendo y cerrando empezando a entender la forma de tomarlos. Aunque no terminaba por preguntarse qué clase de ser malvado había inventado algo tan complicado de usarse, ¿por qué no optaron por un tenedor o una cuchara? Definitivamente eran más fáciles de usar.

Ríe ante el cosquilleo en su nariz contra los palillos ajenos. Frotó su nariz con la palma de la mano, dejándola ligeramente roja de la punta. Intentó tomar de nuevo comida con los utensilios siendo un poco más habilidoso. Sonrió por su pequeño e incompleto triunfo y llevó la baya a su boca, estrujándola con sus dientes hasta que el jugo se impregnara en su legua. Miró al mayor lamiéndose los labios por cualquier rastro del líquido rojo. – Eres muy bueno enseñando, Oji-san – Recalcó lo último de forma traviesa mientras volvía a su comida.

Le miró de reojo por la pregunta y negó con la cabeza de forma energética. –Vengo de Londres, Inglaterra, de donde la queridísima Reina Victoria –Levantó los palillos inflando el pecho, cerrando los ojos con las cejas alzadas y fingiendo una voz más gruesa. Abrió uno de los ojos y le miro entre el rabillo del ojo sonriendo y volviendo relajar la postura. –Es muuuy lejos de aquí –Sus ojos se abrieron mucho al igual que sus brazos, alzándolos, cuidando de no golpearle. Recordando el exhausto viaje que había tenido cuando sus padres decidieron mudarse a Edo. Su voz se notaba emocionada con cierto final nostálgico. Aquel día se estaba divirtiendo mucho, pero seguía sin bajar su guardia, Evan le había dicho que no podía confiar en nadie y se tomó eso muy en serio desde un principio dando inicio a su falsedad. - ¿Y tú? ¿Sí eres de aquí? No digo que un oji-san como tú no lo parezca, pero prefiero confirmar.

Cara(?):

Volver arriba Ir abajo

Re: A place called Home... [Oliver]

Mensaje por Ikkaku Nishi el Vie Ago 11, 2017 11:21 pm

Coloca una mano tras su cabeza y sonríe algo avergonzado mientras una gotita resbala por su sien al oír al menor y sobre todo cuando este le vuelve a decir ‘anciano’ -Etto….pero aun no soy tan viejo…- después guarda sus palillos entre su ropa nuevamente para que no se ensuciaran.

-Que bueno que te gusto lo que prepare, pocas veces preparo comida pero trato de hacerlo bien- le comenta aquello sonriéndole amable pues se veía que el menor estaba comiendo bien sin ningún problema, de hecho el pelinegro solo cocinaba cuando sus vecinos lo visitaban porque él no solía consumir alimentos de ningún tipo, solo hojas de hortensia crudas o en una infusión para té, casi siempre era lo ultimo mencionado pues el té lo relajaba y así sentía que consumía algo diferente cuando en realidad era lo mismo pero preparado de otra forma.

Escucha al menor nuevamente, y la verdad se había fascinado y sorprendido con lo que este le contaba, por lo tanto abrió la boca y sus ojos un poco más -Ooooooh! Suena maravilloso ese lugar!- asiente sonriéndole alegre para después hablarle de nuevo -Yo nunca he salido de Nihon (Japón), porque no tengo mucho dinero para viajar pero por lo que escucho de tu parte es un lugar sumamente agradable, tal vez algún día vaya de visita-  se pone algo pensativo para después compartir sus ideas con Oliver, dejando de lado el hecho de que le había vuelto a llamar Oji-san -Ya se! Comenzare a ahorrar dinero para que un día viajemos al lugar donde naciste Olie-chan ¿Qué te parece?- golpea la palma de su mano izquierda con su puño derecho pero colocando aquel puño de manera vertical dando un pequeño énfasis a su idea un tanto descabellada pues apenas y sacaba dinero con las ventas de objetos de madera tallada para comprar alimento y ropa, aunque si se lo proponía podría ahorrar algo de este, mientras veía con sumo animo a Oliver, pues soñar no era costoso aunque algo difícil de ser realizado.

-Olie-chan, después de comer si quieres puedes descansar un rato o darte una ducha, lo que gustes, recuerda que esta es tu casa ahora así que puedes hacer lo que quieras- el pelinegro solo quería que el menor se sintiese tranquilo y en confianza pues ahora su casa seria la casa de Oliver por igual.

En la habitación de Oliver hay un armario lleno de futones que pueden sacar para dormir (?):



Última edición por Ikkaku Nishi el Dom Ago 13, 2017 1:46 am, editado 1 vez

Volver arriba Ir abajo

Re: A place called Home... [Oliver]

Mensaje por Oliver Roberts el Sáb Ago 12, 2017 6:22 pm

Sorbe su nariz, olvidando que llevaba los harapos, comunes del mercado, mojados, pero poco le molesta o importa, ya estaba acostumbrado a en los días de lluvia volver a su jaula escurriendo un camino de agua. Lo que agradecía es que después de tantas veces que había hecho eso, ya no se enfermaba tanto. -¿En serio? ¡Sí! –Preguntó con los ojos muy abiertos y brillantes, se notaba que le gustaba la idea, aunque realmente también le gustaba Edo, además de que no hacía tanto frío comparado con su lugar natal.

Siguió comiendo son terminar su cuenco de comida, pues para su pequeño estómago acostumbrado a simples sobras aquello había sido demasiado. Dejó el cuenco con poca comida en el suelo a su lado asintiendo con la cabeza –Me parece bien.- Se levantó pasando los dedos por sus ondas rubias - ¿Dónde me puedo bañar? – Le tomó de la mano para, según él, levantarlo. La verdad se sentí algo emocionado y al a vez aliviado puesto que sería su “primer baño” luego de tanto tiempo, ya que en el mercado su “limpieza” eran los cubetazos de agua que les lanzaban cada mañana en grupo.

Se quitó los mojados y sucios pantalones y la camisa, quedando únicamente en la típica ropa interior. Oliver ,a pesar de su forma de ser, era ya un niño de 14 años, lo que se consideraba ya un adolecente, pero debido al trastorno alimenticio que sufrió años atrás su cuerpo no estaba del todo desarrollando, retrasando su pubertad, viéndose un poco más joven y su personalidad ayudaba a esto. Se notaba que era muy delgado, de poco musculo, casi nada. La lechosa piel que poseía desde nacimiento tenía hematomas decorándola con colores violetas y verdes, la mayoría de simples caídas o golpes de los barrotes de la jaula, y debido al tono de su piel estos era bastante notables.

Volver arriba Ir abajo

Re: A place called Home... [Oliver]

Mensaje por Ikkaku Nishi el Dom Ago 13, 2017 4:03 am

Asiente felizmente ante la respuesta del menor -Claro! Ya verás que algún día iremos y te nombrare mi guía oficial porque yo no conozco nada- le sonríe animado para después tomar la mano del menor y levantarse ya que se encontraba sentado con las rodillas en el tatami. Ve el cuenco con poca comida dejado en el suelo por el menor pero no se molesta ni nada por el estilo, solo pensó en que debería recogerlo después de llevar a Oliver al cuarto de baño.

-Vamos para allá- sale de la habitación tomando con suavidad la mano del menor y lo guía rumbo al baño en donde se realizaba el aseo personal para entonces explicarle como debería de hacerlo de ahora en adelante, después de deslizar la puerta y mostrarle las instalaciones y utensilios de aseo -Bueno este es el baño y seguro resulta ser algo nuevo para ti Olie-chan, no sé si en Londres los baños sean iguales que aquí o no pero igual te explicare como usarlo- lo guía donde una tina redonda recubierta de lozas de cerámica y en el interior de madera tallada y se encontraba llena de agua caliente aunque era más tibia que caliente de hecho, suelta con suavidad la mano del menor para así poder quitarle la tapa de madera a esta y comienza su rápida explicación pero por igual trataba de ser detallista en todo pues no quería que Oliver batallara para ducharse -Esta tina enorme y redonda se le conoce como Ofuru y lo vas a usar después de que te hayas enjabonado y retirado el jabón con agua de esta misma tina pero fuera de ella, es para no dejarla jabonosa y que el agua permanezca limpia y sirva para pasar un momento relajante y tranquilo cuando te sumerjas en ella- hace una pequeña pausa mientras deja a un lado la enorme tapa redonda de madera que ya le había retirado al ofuru.

Acerca un banquito de madera tallada y una cubeta del mismo material para mostrárselos a Oliver, en la cubeta había un jabón que olía a té verde y esencias perfumadas, por lo mismo el color de ese jabón era verde claro y se veía que estaba nuevo pues venia envuelto en una delicada hoja de papel washi (papel japonés, parecido al papel china pero hecho con arroz) era demasiado fina que incluso se transparentaba el jabón pero lo mantenía limpio y alejado del polvo que hubiese en el ambiente, también había una toalla de tela blanca para secarse al terminar y una esponja para aplicar el jabón en esta y así usarla -Para hacer tu aseo primero debes ir por agua al ofuru llenando tu cubeta hasta el tope, después te sientas en el banquito dejando tu cubeta al lado y te enjabonas todo tu cuerpo usando la esponja que la frotaras previamente con el jabón hecho de té verde y semillas, al final usas el agua de la cubeta para quitarte los restos de la espuma de jabón y te metes al ofuru a relajarte un rato, y hasta que consideres que ya es hora de salir, usas la toalla de tela y te secas para que no te resfríes ¿está bien?- le sonríe tranquilo mientras le deja el banquito o silla de madera cerca del ofuru y la cubeta sobre este con los objetos de aseo antes mencionados dentro de esta.

Después de acomodar y alistar todo para la ducha de Oliver vuelve su mirada donde él y le sonríe mientras lleva una mano tras su cabeza -Espero haberme explicado bien, si te surge alguna duda o tienes algún problema solo avísame, al final de cuentas las paredes son algo ligeras y se escucha todo- va a verificar si hay suficiente heno y leña quemándose para que el agua permanezca caliente durante el tiempo que estuviese Oliver en la ducha, por lo tanto destapa el segundo agujero de toda la estructura del ofuru que era bastante amplia a decir verdad, aunque ese agujero era más pequeño a comparación de la tina circular, pues su única función era calentar el agua para quien se fuese a bañar, cuando ve que todo está bien vuelve a taparlo.

-Bueno, disfruta tu baño Olie-chan, te traeré algo de ropa para que te cambies al salir, mientras puedes dejar tu ropa en el suelo ya luego yo la recogeré y la lavare- le sonríe tranquilo para luego retirarse del baño y cerrar con cuidado la puerta dejando a Oliver en el cuarto de baño, pues deseaba respetar su privacidad así que ni cuenta se dio cuando este se comenzó a desnudar pues en esos momentos el pelinegro ya le estaba buscando ropa al menor en la habitación que el mayor usaba, seguro le quedarían varios yukatas o kimonos que él usaba pues estos eran de tallas generales al solo atarse con un lazo grueso en la cintura, sin embargo pensaba que sería una gran idea llevar a Oliver a comprar algunos kimonos que fueran de su agrado pues los que el pelinegro tenía eran de colores suaves como verde pastel, gris claro o azul mar sin estampado alguno, es decir eran solo para andar cómodamente por el pueblo o en su casa.

El ofuru o tina de baño circular, el sanitario que esta en otro cuarto y el lavamanos que esta en el patio trasero lejos de todo (?):






Volver arriba Ir abajo

Re: A place called Home... [Oliver]

Mensaje por Oliver Roberts el Lun Ago 14, 2017 2:09 am

El cuarto de baño era bastante distinto a lo que el pequeño rubio había acostumbrado y no tardar en deslizar sus faros añil por cada rincón del cuarto, engulléndolo con la mirada. Asintió con la cabeza cada que le enseñaba alguna parte en específico y su uso. Prestando atención como un niño en alguna clase extraña de la escuela. Alzando las cejas y juntándolas en cada cosa que le parecía extraña.

Cuando la extensa explicación terminó le miró apretando los labios –Está bien, gracias Nishi-san –Puso su mejor cara queriendo borrar esa confusión mientras mentalmente repasaba lo que había entendido.

Se quitó la ropa interior y tomó el balde y, como el mayor le había explicado, llenándola de agua que al tacto era tibia, pero para su cuerpo, helado por la lluvia, estaba perfecta. Tomó el jabón cuidando de que no se le soltara en una de sus torpezas y como se le había indicado, comenzó a lavar su cuerpo con delicadeza para no lastimarse. Se aseguró de lavar bien su cuerpo, pasando varias veces por algunas cortadas de piedras en sus pies. Era el típico niño que no notaba lo lastimado que estaba su cuerpo hasta que se examinaba, no dolían o ardían, sólo se encontraban ahí.

Una vez que consideró que había quedado limpio entró a la pequeña bañera de lisa madera, al parecer llamada ofuru. Sintió como su cuerpo se relajaba entre el agua y el aroma de las hierbas que desprendía su cuerpo a causa del jabón. Abrazó sus piernas y hundió su cabeza. Dejando salir algunas burbujas de aire de su nariz, apretando los ojos y hasta que sus pulmones no aguantaron más sacó la cabeza con un sonoro respiro. Miró sus manos arrugadas por el agua y sonrió levemente.

Las voces le susurraron al oído, dejando pasar una corriente eléctrica en su espina dorsal, erizando sus vellos. Nunca se iría. Le susurraron cosas que para él era verdades y a la vez mentiras. Le susurraron su pasado, presente y futuro. Sus voces eran burlonas mientras algunas de ellas reían sin tapujos. Cubrió sus odios como s alguna vez esto hubiera funcionado, sabía que no pero lo intentaba. Los círculos viciosos eran definitivamente su fuerte, su zona de confort. Quería salir de ellos, pero a la vez no, si algo cambiaba en su monótona vida se terminaría por derrumbar y era lo que más le aterraba.

No tardó mucho en salir y cubrirse con la blanca toalla el mallugado cuerpo.

Volver arriba Ir abajo

Re: A place called Home... [Oliver]

Mensaje por Ikkaku Nishi el Miér Ago 16, 2017 5:12 am

Mientras Oliver se bañaba él buscaba algo de ropa que le pudiese quedar al pequeño, por suerte la mayoría de yukatas eran unitalla pues eran simples batas atadas con un lazo a la cintura aunque igual suponía que le quedaría muy larga o más ancha de lo debido, bueno, ya mañana lo llevaría a comprar ropa que en verdad pudiese ajustarse a su cuerpo.

Logro encontrar un conjunto de color azul claro para que Oliver se cambiara, era una Yukata hecha de algodón suave pues no le alcanzaba para comprar de otro material y ni soñando le alcanzaría para comprar seda así que en parte envidiaba a los que se dedicaban a trabajarla para crear preciosas vestimentas, pues tenían todo ese material textil fino al alcance de sus dedos y seguramente se reservarían algunos conjuntos para su persona, él si trabajase en el ramo textil se quedaría una que otra prenda sin dudarlo.

Acomoda la ropa de Oliver en su habitación por si deseaba cambiarse antes de descansar, ya era de noche al final de cuentas y mañana seria un día un tanto largo pues tendrían que ir de compras para conseguir alimentos y prendas nuevas del gusto del menor obviamente. Cuando termina sale para ver si Oliver ya había acabado de asearse y es cuando le ve salir del cuarto de baño sonriéndole tranquilo hasta que nota aquellos hematomas esparcidos en diferentes zonas de su blanca piel y se acerca donde el menor un tanto preocupado -Ohh! Olie-chan ¿Cómo te hiciste esos moretones?, ven, voy a darte un remedio para ver si desaparecen durante la noche- la verdad no quiso perder más tiempo y decidió actuar, le pondría algún ungüento en estos para ver si de esa manera desaparecían, aunque sea que el color aminorara y el dolor por igual pues suponía que aquello era un tanto doloroso para el menor.

Lo guío donde la habitación que le había asignado, ya había colocado un futón para que Oliver pudiese descansar cómodamente -Espérame un momento ¿sí?, ahora regreso- se apresuro a ir a la cocina para conseguir uno de tantos ungüentos que había comprado en la herboristería mas cercana del pueblo, contenía marihuana pulverizada y extracto de aloe vera, la persona que se lo vendió le dijo que servía bastante bien para reducir inflamaciones y curar heridas aunque esperaba que también sirviese para bajar los moretones del menor.

Regreso con el pequeño bote de ungüento hecho de bambú para entonces acercarse de nuevo donde el menor -Bueno, voy a tratar de curarte esos moretones Olie así que si puedes sentarte en el futón sería lo ideal, solo te frotare un poco de esta pomada en tus moretones y esperemos que se reduzcan, de todas formas dicen que durante la noche el proceso de curación es mejor- solo hasta que el menor accedió fue que el pelinegro procedió a colocarle un poco de aquella pomada, no le ponía mucha solo lo que alcanzaba a agarrar con sus dedos índice y medio para entonces frotarlo con cuidado sobre la piel del pequeño, tomando siempre en cuenta de no lastimarlo más, el ungüento era frío así que era posible que fuese un poco incomodo para el menor, pero estaba seguro que sería el triple de incomodo permanecer con tantos moretones por el cuerpo.

Volver arriba Ir abajo

Re: A place called Home... [Oliver]

Mensaje por Oliver Roberts el Miér Ago 16, 2017 11:45 pm

El pequeño mordió el interior de su mejilla, sosteniendo la toalla con una de sus manos, mientras la otra dibujaba con el índice veinte círculos en el mismo lugar de su desnuda pierna. Miraba la puerta por la que el mayor había salido a buscar un supuesto remedio. Miraba más se encontraba perdido en su mundo mientras ignoraba las voces, centrándose en pequeñas preguntas que se formulaban en las nubes. Imaginaba lindas piruletas rojas que manchaban las comisuras de sus labios y un poco más allá, mientras la luz traspasaba dándole un lindo tono. Imaginaba su pelota de osos rebotar veinte veces en el suelo de algún parque.

Pestañeó rápidamente despertando de su estado automático. Se había sentado y algo frío y cremoso pasaba por su piel, miró los dedos que esparcían la sustancia dejando un cosquilleo. –Está frío –Soltó, no como una queja, si no como forma de decirse a sí mismo lo que estaba sintiendo. –No duelen, pero aparecen muy seguido. No tiene mucho sentido tratar de curarlos –Habló dejando a un los dedos y observando la maraña de cabello castaño frente a él. Bostezó cubriéndose los labios con una mano, y refregándose una de sus cianitas azules. Cerró fuerte y abrió sus abanicos negros un par de veces y volvió a morder su mejilla –Gracias, Nishi-san – Metió sus delgados dedos ente las hebras ajenas, se sentían muy distintas a su cabello, pero era lo que menos le importaba. Sacudió la mano un par de veces, despeinándolo. Se rio ligeramente apartando la mano y colocándola a un lado ayudando a sostener su peso en el futón.

Cuando le fue indicado que había terminado de cubrir los coloridos hematomas con el ungüento, subió y bajó sus piernas, a una medida baja, repetitivamente en un número determinado, podía sentir el aire que chocaba contra su piel al hacer eso y le daba una extraña sensación en las partes cubiertas del aroma describiéndolo como mentolado. Los conejos de su mente movían las orejas y la nariz, oliendo aquí y allá, brincando de una esquina otra y en conjunto le miraron con sus ojos rojos. –Estúpidos –Susurró con un tono apenas  audible incluso para sí mismo. Frunció el ceño algo cansado y miró al mayor ignorando aquellos cristales ensangrentados que apuntaba directamente a su persona. Chasqueó la lengua. –Nishi-san ¿Te gustan los animales? –Preguntó callando todo ruido a su alrededor.

Volver arriba Ir abajo

Re: A place called Home... [Oliver]

Mensaje por Ikkaku Nishi el Sáb Ago 19, 2017 12:34 am

-Lo siento Olie-chan, quien sabe porque estos ungüentos están tan fríos ya veré una manera de ponerlos un poco tibios al menos- le comenta tranquilo al menor para entonces volver a cerrar el frasquito y dejarlo a un lado del futón para entonces sonreírle al menor -Y ya termine, aunque creo que esto de algo ha de servir al menos para desinflamarte un poco- asiente tranquilo ante el agradecimiento del menor para luego sentir sus deditos entre sus cabellos y reír ligeramente cuando este le revuelve sus mechones de cabello con su pequeña mano -jajaja! gracias por darme un nuevo estilo Olie-chan- por igual acerca una mano a los cabellos rubios del menor para acariciarlo pero de forma suave, una vez que Oliver aparta su mano del cabello del mayor, el pelinegro levanta el flequillo rubio del menor dejando expuesta su frente para entonces acercarse y darle un suave beso en esta, se separa un poco y escucha su pregunta sobre los animales para luego sonreírle y asentir ante ello, por fortuna no había escuchado lo que el menor había murmurado pues había sido en un tono muy bajo.


-Si, me agradan aunque mis preferidos son los caballos y después los perros, ¿Te gustaría que tuviésemos una mascota?- quiso preguntarle lo ultimo al menor, pues podría conseguirle un animalito de compañía, después de todo consideraba que sería algo bueno que un pequeño como Oliver tuviese una mascota, todo niño debería tener una ¿o no?.

-Vamos a ponerte tu nuevo yukata para que no te resfries Olie-chan- le sonríe tranquilo para entonces acercarle la ropa y ayudarlo a colocársela con cuidado y sin presiones ni mucho menos.

Volver arriba Ir abajo

Re: A place called Home... [Oliver]

Mensaje por Oliver Roberts el Dom Ago 20, 2017 2:14 am

Sus mejillas estaba ligeramente coloreadas de pétalos rosados, un poco más llamativo que su rubor natural, mientras escuchaba al mayor evitando que su mirada se distrajese a algún punto indeseado. -¿Caballos y perros? –Un par de veces tuvo perros, algunos gatos, conejos e incluso algunas aves por lo que realmente no sabría decir cuál sería su favorito. Probablemente cualquiera que no le molestara. No un egoísta gato. No un aburrido conejo. No un molesto loro. No un ensimoso perro. Probablemente ninguno. Sonrió tiernamente y asintió con la cabeza de forma entusiasta como si aquellos pensamientos suyos fuesen una simple mentira, cuando en realidad era al revés.

Miró el yukata mientras daba sus extremidades para poder colocársela correctamente. Observó el azul de tela que sentía le hacía resaltar sus brillantes océanos, sus mejillas se estiraron formando una amplia sonrisa. –Me gusta mucho, gracias –Formuló con pequeños brincos y movimientos de su parte. Se detuvo abruptamente para mirarle y escudriñar. Llevó su índice a la barbilla –Nishi-san ¿no tienes pareja? –Preguntó con un tono curioso y dulce, más dulce de lo normal. Mojando sus mordidos labios con su cálida lengua. Dio una mirada infantil mientras jugaba con los dedos de sus pies. Normalmente estaba acostumbrado de ver muchas parejas, y el ver a alguien tan amable como el castaño, de cierta forma, solitario le hacía pensar que lo más probable es que no le gustaran los compromisos o tal vez no hubiera encontrado a la “persona indicada”, a pesar de que el rubio fielmente no creía en eso de “indicado” o el destino.

Volver arriba Ir abajo

Re: A place called Home... [Oliver]

Mensaje por Ikkaku Nishi Hoy a las 6:51 am

Le sonríe de forma amigable al menor después de comentarle que animales eran sus preferidos -Entonces te conseguiré una mascota, pero será una sorpresa, así que no sabrás que te regalare- le hace un pequeño guiño para después terminar de ayudarlo a colocarse el yukata y al ver lo feliz que estaba el menor quiso mencionarle lo que harían mañana pues pretendía guardarlo para que fuese una sorpresa pero sinceramente ya no podía esperar para decírselo asi que lo hizo -Te queda muy bien Olie-chan, ¿sabes algo? Mañana te llevare al bazar para que elijas mas de esos yukatas, los que más te gusten y te los comprare hay una señora que vende modelos muy llamativos y coloridos, seguro habrá uno que otro de tu agrado- le comentaba aquello sin borrar aquella sonrisa alegre de su rostro.

No pudo evitar parpadear ligeramente un par de veces ante la última pregunta mientras veía al menor y luego ruborizarse un poco para después llevar una mano tras su cabeza y bajar su mirada aun algo avergonzado, incluso una pequeña risa salió de entre sus labios -jaja!...ehh…no, no tengo a nadie y además dudo que alguien se fije en mi porque no me visto muy bien que digamos…- cuando por fin pudo calmarse un poco volvió su mirada donde Oliver sonriéndole tranquilo -Y ¿Qué me dices de ti Olie-chan?, ¿hay alguien especial en tu corazón?- lo observa con cierta curiosidad esperando su respuesta y a su vez tratando de no ser tan descarado preguntando aquello.

Él recordaba su pasado perfectamente bien, a su difunta esposa e incluso a sus hijos, por igual recordaba a la chica peliazul que estuvo con él hace algunos años atrás pero sentía que no tenía caso alguno comentarlo si en la actualidad estaba completamente solo, al menos hasta ahora que se había decidido a cambiarle la vida a otra persona, así que ahora tenía como compañero a Oliver aunque en el tema de tener una pareja, no estaba seguro si estuviese listo para compartir de nuevo su vida con alguien más si del ámbito amoroso se refería pues ya habían sido dos perdidas las que había tenido y sinceramente no deseaba enfrentar una tercera.

En esos momentos recordó algo que para muchos tal vez fuese irrelevante pero para él sí que era importante -Oh! Es verdad tengo que bañarme también, si no voy a apestar tu bonito yukata, Olie-chan- le sonríe y acerca una mano a su pequeña cabeza dejándole una suave caricia entre sus rubios cabellos -Si necesitas algo estaré bañándome ¿está bien?, procurare no tardarme- se levanto tranquilo de donde estaba, pues había acompañado a Oliver en el futón mientras conversaban y aprovecho para tomar el cuenco de bambú junto con los palillos -Si quieres puedes ir alistándote para dormir Olie-chan, es algo tarde ya, yo mientras dejare esto en la cocina y me iré a bañar- le sugirió amablemente el descansar pues ya era tarde aunque sinceramente Oliver podía hacer lo que quisiera, él no lo regañaría ni mucho menos.

Sale de la habitación tranquilamente rumbo a la cocina dejando los platos sucios cerca del área en donde se preparaban los alimentos, ya los lavaría mañana en el lavabo que estaba en el patio pues si salía en esos momentos seguro se mojaría ya que aun se oía la lluvia cayendo en el exterior, después se dirige donde el cuarto de baño, cierra la puerta deslizable tras de él y se comienza a quitar la ropa para entonces dejarla sobre un estante de madera de tamaño mediano que había en el cuarto de baño justo para ese fin, de otra manera su ropa se mojaría.

A diferencia de la delgada y delicada anatomía de su compañero, él no tenía un cuerpo tan menudito pues se le marcaba la musculatura de su cuerpo aunque sus músculos no sobresalían demasiado, solo lo necesario para considerársele alguien de complexión normal pero fuerte a su vez, sumado a que tenía varias cicatrices tanto en su espalda como en su pecho, en su abdomen, al igual que sus brazos y en uno de sus hombros, no había encontrado una forma de borrarlas y eso que había buscado por todos lados, así que solo le quedaba el aceptarlas.

Toma un jabón limpio que había por igual en el baño y lo coloco en la cubeta, siempre tenía algún jabón a la mano al igual que toallas limpias, todo alejado del ofuru y colocadas sobre el estante en donde había dejado a un lado su ropa. No tarda mucho en asearse con el jabón para después utilizar la cubeta y remover la espuma de su cuerpo con ayuda del agua de la bañera, al terminar se mete al ofuru para relajarse un poco de tal manera que empieza a cabecear, en ocasiones le sucedía eso y terminaba durmiéndose pero por fortuna lograba despertarse aunque en esos momentos sí que estaba algo cansado por lo tanto cerro unos momentos sus ojos estando aun en aquella tina circular con el agua tibia, que en verdad se sentía muy bien.

Volver arriba Ir abajo

Re: A place called Home... [Oliver]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.