¡Ebichu dice!
Historia
Una suave y cálida brisa refresca a los viajeros y caminantes que pasan por éste gran Imperio. Los cerezos florecen, apenas está empezando la primavera y ellos danzan ansioso por mostrar su belleza a todo el que quiera observarlos. La civilización se consuma entre las guerras, los emperadores y las muertes de tanta gente inocente y no tanto. Así se caracteriza el comienzo de la era Tokugawa o Edo, donde destará no sólo por las guerras y el nuevo orden, sino por ésta tendencia en aumento de conseguir esclavos en todos lados. Y entre todo esto, muchas personas toman ventaja de la situación y se especializan en el comercio.
En época en que la guerra y la expansión del imperio es inminente, la dictadura y el poco trato con extranjeros o su mismo desagrado hacia todo lo que no es japonés. Pero, siempre se encuentra la ventaja para vender personas o seres con características maravillosas, como cola y orejas. Algunos, poderosos, se resisten, pero, ya se las han ingeniado para atraparlos sin romperse una uña. Otros, es más fácil conseguirlos, por deudas, apuestas y hasta como rehenes de guerra también, entran al mercado sin ningún problema. Y hay mucha gente que compra esclavos o "mascotas" también llamados pets, entre la jerga comercial. Cotizan muy bien en el mercado y todos están deseosos de tener uno o más de uno. Se los puede comprar de manera legal en muchas tiendas que se dedican a venderlos muy caros pero que los tienen más "presentables". Sin embargo, también se los puede comprar de contrabando (a veces, son simplemente secuestrados y vendidos), aunque se dice que los jóvenes que viven aquí, pasan las peores penurias y no llegan "en buen estado" a manos de sus amos.
Únete a ésta historia, donde la magia, la crueldad y quien sabe, quizás el amor, van tomados de la mano.
Actividades

Pendiente

Pendiente

Pendiente
Foros Hermanos
Crear foroCrear foroCrear foro
Afiliados élite

El primero de muchos días... [Akane Akigawa]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El primero de muchos días... [Akane Akigawa]

Mensaje por Harusame Endo el Miér Jul 05, 2017 7:20 am

-Prefiero colores sobrios en las prendas que uso, pero gracias por tomar en cuenta el asunto de la vestimenta, ama...- Sonríe ligeramente después de responderle con respecto al tema de la ropa y en verdad le sorprendió el hecho de que su nueva ama cuidase cada detalle de su hogar y de sus sirvientes por igual, eso era algo digno de admirarse.

El lugar era muy lindo a su gusto, digno de una mujer con un estatus como el de Akane, pues él ni en sueños podria comprar algo así ni aunque se dedicara a partirse el lomo casi 14 horas trabajando podría lograr comprarse siquiera un mentado cuchitril para vivir, así que suponía que aquella mujer era de las pocas personas afortunadas en el mundo y mas aun en esa época -Su hogar es acogedor, tiene buen gusto...- quiso dar su punto de vista con respecto a la vivienda de la pelirroja pues para Endo ese lugar era como una especie de castillo por lo amplio y hermoso que era.

El mayor entro después de que la joven pelirroja hubiese ingresado a su residencia pues tenia que mantener su distancia además de que era por educación pues él nunca le adelantaría el paso a la menor si ella había sido quien lo había liberado del mercado negro, así que le debía su libertad y por supuesto su vida.

Volver arriba Ir abajo

Re: El primero de muchos días... [Akane Akigawa]

Mensaje por Akane Akigawa el Miér Jul 05, 2017 8:03 am

-¿Colores sobrios? – Preguntó más que nada para si misma mientras una de las sirvientas recibía la sombrilla que cargaba – Creo que se me ocurre un tono de azul o verde que te quedaría bien. Los sirvientes por igual se apresuraban a inclinar ligeramente la cabeza con cierto temor hacia el nuevo esclavo, pues que este sería más como un acompañante que como un un empleado del hogar y siempre era la misma historia con los que había tenido anteriormente; algunos le miraban con nostalgia esperando que su destino no fuera tan cruel.

Se volteó a la fila de sirvientes que esperaban por sus órdenes y se puso frente a un chico joven, hijo de alguna de las sirvientas, probablemente si no recordaba mal, la cocinera.

-Llama a la señora Yoriko y dile que venga de inmediato, por favor. Y ni se te ocurra tardarte –Le fulminó con la Mirada, ese sirviente le había dado algunos problemas antes y supo arreglárselas, pero no permitiría que siguiera con esa actitud por lo que probablemente terminaría con cena una noche de estas. – Gracias, tienes buen gusto, soy de las personas que les gusta tener en perfecto orden las cosas, ten eso en cuenta. Tú, – Extendió la mano a una mujer ya adulta – tráeme la libreta de  paletas de colores, por favor – La señora asintió con la cabeza, dio una reverencia para retirarse del salón, para al poco rato regresar un libro alargado y entregárselo a su ama. –Veamos… -Se sentó con delicadeza mientras abría el libro y comenzaba a seleccionar tonalidades. – Verde  Eucalipto, Azul Océano ¿Qué piensas tú? – Le extendió el libro al mayor mientras con una pluma blanca escribía en un pequeño pergamino.

Paleta:

Volver arriba Ir abajo

Re: El primero de muchos días... [Akane Akigawa]

Mensaje por Harusame Endo el Jue Jul 06, 2017 12:53 am

No dijo nada cuando su ama le empezó a hablar a sus sirvientes de esa manera pues no tenia porque meterse, sin embargo el hecho de que aquello le pareciera inadecuado seguía presente pues le recordaba el como lo habían tratado a él durante su estancia en el mercado negro, vio a todos a los ojos y a ninguno lo observo de manera despectiva o algo similar pues a su parecer estaba en el mismo rango que ellos, no era superior a nadie en ningún sentido.

Parpadeo un poco cuando su ama le paso la paleta de colores que le había pedido a uno de sus sirvientes -Ohh! si, ahora que veo los diferentes colores, los que usted eligió están muy bien, supongo que esos y el azul marino servirán para hacer buenas vestimentas- la verdad es que algo así buscaba él pues no era ni un niño ni mucho menos un adolescente para estar vistiendo colores mas llamativos, ya era un hombre adulto después de todo y suponía que debía vestirse como tal.

Decidió regresarle la paleta a su ama después de haber revisado aquellos colores que ella le había mencionado, vuelve su mirada donde la señora que había traído aquella paleta y le sonríe ligeramente para después hacer un asentamiento de cabeza -Gracias...- bueno, ahora que recordaba su ama no había sido tan severa con su servidumbre después de todo les había pedido las cosas con un 'por favor' en vez de solo exigirles sin consideración alguna y por esa parte pensó que tal vez había una pequeña pizca de bondad en ella. Aun tenía ganas de asearse pero le daba un poco de pena preguntar a donde tendría que dirigirse para cumplir con aquello.

Volver arriba Ir abajo

Re: El primero de muchos días... [Akane Akigawa]

Mensaje por Akane Akigawa el Jue Jul 06, 2017 1:21 am

Tomó la liberta y la dejó a un lado mientras seguía escribiendo en silencio.

-Bien, por favor lleven al nuevo a los baños y denle un jinbei mientras tanto – Habló mientras dejaba la pluma a un lado y recargaba su mejilla en los rosados nudillos –.  Y recuerden tratar las heridas que tenga, no queremos que se infecten y sea algo peor –suspiró – los cuerpos enfermos llevan sangre amarga.

Los sirvientes asintieron y se movieron en varios grupos, algunos para empezar a poner el agua en leña para calentarla, otros para sacar la henna y el Aloe Vera para las heridas.

-Por aquí por favor – una joven de unos 17 o 18 años escoltó al recién llegado a la parte trasera de la mansión donde había una construcción de madera que era el baño especial para la servidumbre, parecido a una versión reducida de un baño público, puesto que para Akane bañarse en una fuente era falta de educación. – En un momento regreso para curarle las heridas. – hizo una leve reverencia y se retiró.

En cuanto el mayor salió de la sala encendió su pequeña y alargada pipa, ya preparada con una nueva hierva que le había llegado hace poco; dio una calada, comenzaba a tener hambre y tenía dos opciones, salir de caza aquella noche o alimentarse de sus sirvientes, solía utilizar esta última por comodidad e incluso porque sabía que cuidaba la salud de estos para que su sangre tuviera buen sabor, a diferencia de una sangre extraída de un borracho o vago. Esbozó una sonrisa con picardía, probablemente conseguiría un nuevo sabor esta noche.

Volver arriba Ir abajo

Re: El primero de muchos días... [Akane Akigawa]

Mensaje por Harusame Endo el Jue Jul 06, 2017 2:09 am

Vio a Akane con cierta confusión por lo del comentario de la sangre pero no pregunto nada, de todas maneras ya había notado que decía cosas raras de vez en vez, solo esperaba que no las hiciera, al final asintió cuando volvió su mirada donde la mujer que le había pedido seguirla, por fin iba a poder bañarse y por extraño que pareciera no tenía heridas consigo solo muchísimas cicatrices, el camino rumbo al baño le pareció algo largo pero mientras tanto observaba a su alrededor, todo parecía estar tan colorido igual al kimono floral de su ama pues al parecer le gustaban las flores y las tonalidades rojizas como su cabello.

Una vez en el baño no pudo evitar acercarse a la tina y observarla detenidamente pues nunca había visto una -Ohh…esta grande- no sabía si ya tendría que retirarse la ropa o no, pero por algo lo habían dejado solo ahí en el baño, así que se quito la parte de arriba de su vestimenta dejándola a un lado y notándose de esa manera su cuerpo fornido y a su vez lleno de cicatrices, algunas parecían ser quemaduras, esa era la principal razón por la que nadie se había fijado en él antes porque estaba sumamente dañado y la mayoría de los esclavos tenían la piel lisa y prácticamente sin ninguna herida, bueno igual él ya era un sujeto que había vivido incontables guerras y peleado en cada una y aquellas cicatrices que marcaban su cuerpo eran prueba de eso, algunas parecían mortales y de hecho lo habían sido en su momento, incluso en el dorso de sus manos tenia cicatrices grandes, la mayoría de armas blancas pero todas ahora eran un recuerdo que ya no se podía borrar de su piel.

La mujer estaba tardando pero igual ya no podía decirle que no era necesario hacerle alguna curación pues no tenía heridas abiertas solo bastantes cicatrices que había acumulado con el pasar de los años -Bueno, ya se fue ya no pude alcanzar a decirle que no es necesario ninguna hierba…- susurro ligeramente mientras volvía su mirada donde la puerta deslizable del baño, al final recogió su prenda superior del suelo y la doblo para acomodarla cerca de la tina, sinceramente no tenía idea de que hacer ahora pues no quería desnudarse por completo y que de repente llegase la mujer sería algo traumante para ella.

Volver arriba Ir abajo

Re: El primero de muchos días... [Akane Akigawa]

Mensaje por Akane Akigawa el Jue Jul 06, 2017 3:26 am

Mientras Akane se perdía entre sus pensamientos, llegó la tan esperada señora Yoriko, la costurera.

-He escuchado que has comprado un nuevo esclavo en el mercado negro – Habló esta mientras le encargaba sus pertenencias a una de las sirvientas de la casa, tomaba únicamente lo necesario y se acercaba a la dueña de todo aquello. - ¿Ha sido otro de tus caprichos? – Suspiró negando con la cabeza antes las acciones de la joven -, siempre he creído que tus padres te consintieron demasiado.

-No la he traído aquí para que me muestre cosas que sé de mí misma y menos para que parloteé sobre mí como si nada, ya se lo he dicho antes, viene por el trabajo y ya.

La señora castaña asintió con la cabeza mientras tragaba saliva. Hacía mucho tiempo que conocía a la joven, ella confeccionaba la ropa que vestía desde niña y siempre había esperado que se convirtiera en una señorita de admiración, y sí, era fuerte y sabía de negocios y mandatos, pero era testaruda y berrinchuda como una niña pequeña. Sabía que era mejor no hacerla enojar.

-Bien, ¿dónde está el nuevo? – Preguntó mientras miraba a su alrededor.

-Se está bañando, mientras tome un poco de té – Le hizo una seña a una de las sirvientas y le sirvieron la bebida caliente. – Te he dejado los colores y el diseño del traje en esa hoja – Apuntó con la palma mientras miraba a la nada de forma aburrida y daba caladas a su pipa.

-Entendido.

Mientras tanto un joven le llevaba la ropa temporal al recién llegado a los baños, acompañado de la joven curandera. Primero entró el viril para entregarle la ropa y que pudiera ponerse el fundoshi y la parte de abajo del jinbei, y luego la fémina para tratarle.

-Tienes una buena cicatrización –Comentó mientras revisaba  que todo estuviera en orden y no hubiera algo porque preocuparse. – De todas formas se te hará revisión cada dos días por cualquier cosa – Se levantó y recogió sus cosas- la señorita es muy estricta con esta clase de cosas, si tienes alguna pregunta puedes consultarlas con cualquiera de nosotros.

Volver arriba Ir abajo

Re: El primero de muchos días... [Akane Akigawa]

Mensaje por Harusame Endo el Vie Jul 07, 2017 7:17 pm

Justo cuando termino de doblar la parte superior de su ropa para dejarla a un lado de la tina fue que vio como alguien abría la puerta del baño y le entregaba ropa limpia, era un joven así que le agradeció con un asentamiento de cabeza, después entro la curandera mientras él dejaba en un espacio disponible la ropa que recién le habían entregado pues no quería mojarla ni mucho menos -No se preocupe, estoy bien, mis heridas sanan rápido pero siempre queda una marca eso es lo único malo y tal vez desagradable de ver…- de igual forma dejo que lo revisara, pues se suponía que aquella mujer era especialista en revisión y curación de heridas.

Cuando vio que había terminado su labor quiso preguntarle una última cosa antes de que se fuese, pues sabía que su ama no le daría una respuesta exacta así que la buscaría en sus subordinados -Espere, solo un minuto- se dirigió a la señora con un tono de voz tranquilo y a la vez con un volumen un tanto bajo pues podía estar alguien detrás de la puerta escuchando aquella conversación -¿Cuál es la verdadera razón por la que estoy aquí?, es decir, ¿Qué función voy a cumplir?...- necesitaba saber aquella información, si acaso por mera curiosidad pues no pensaba volver al mercado negro y él se había comprometido a ayudar a su ama en lo que fuese pero en sí, aun no sabía que era ese ‘algo’ que ella quería.

Solo hasta que la mujer regreso a sus actividades y cerró la puerta del baño, fue que él termino de quitarse la ropa y se baño finalmente, no se tardo mucho, así que en cuanto termino se vistió con la ropa limpia que le habían preparado, la tela era muy suave y agradable al tacto, él no usaba sandalias así que salió descalzo del baño, igual le encantaba sentir las diferentes superficies bajo sus pies pues así sabia donde pisar y donde no.

Camino de regreso donde Akane y le sonrió ligeramente al verla de nuevo -Gracias por la ropa señorita, es muy cómoda y agradable a la vista y al tacto- pensó que sería más adecuado llamar ‘señorita’ a Akane que ‘ama’, aunque no tenía idea de cómo reaccionaría la menor al no haberla llamado como ella lo había pedido desde un principio.

Volver arriba Ir abajo

Re: El primero de muchos días... [Akane Akigawa]

Mensaje por Akane Akigawa el Vie Jul 07, 2017 9:45 pm

La curandera se quedó quieta por la pregunta del hombre, pero no estaba sorprendida. Luego del quinto esclavo uno se acostumbra. Suspiró y lo miró seriamente.

-No puedo decirte con certeza... es simple diversión de la señorita, sólo sé que la mayoría murieron desangrados por la naturaleza maldita de nuestra ama, otros lo hicieron cuando le acompañaron a una de sus tantas negociaciones... se supone que no tengo que hablar más de la señorita... pero luego de ver tantos cadáveres en esta casa, creo que mereces saberlo. Sólo puedo aconsejarte de que no la hagas enojar, son los que pasan a la otra vida primero. Con su permiso... - Tomó sus cosas y se retiró volviendo a sus actividades normales.

En la sala principal de la mansión Akane y la costurera discutían sobre las telas y acabado, cosas banales. Cuando el mayor enteró a la habitación, la señora Yoriko se quedó sorprendida por la complexión de este, se sentía intímidada. Abrió la boca para comentar algo pero terminó cerrandola con arrepentimiento ante el pensamiento de que sabía la peliroja terminaría callandola o algo peor.

-Señora Yoriko. Él es Endo, el nuevo esclavo

-Mucho gusto, yo seré quien se encargue de tus prendas. Si me permites te tomaré las medidas - Algo temerosa se levantó y dió instrucciones de levantar los brazos o doblarlos, lo necesario para tomar y apuntar las medidas correspondientes del alto hombre. - Listo -avisó una vez terminaba su trabajo ahí - puedes mandar a alguien a mi taller por el traje dentro de dos días.

-Gracias, estaré pendiente - Estiró su brazo entregandole una bolsa con monedas - lo restante se lo mando cuando se recoja el pedido.

-No hay problema. Con su permiso yo me retiró y que tengan linda tarde.

-Acompañen a la señora Yoriko a la salida, por favor. - Indicó a los sirvientes que se encontraban de por junto a la puerta; inclinaron la cabeza y acabaron las órdenes.

La sala de quedó con la presencia de la joven de cabellera roja y el esclavo. Se levantó con cuidado dejando la mesita arreglada y ordenada.

- Espero el baño haya sido refrescante. Ya mandé a preparar tu habitación así que más al rato te la mostrarán.


[Estoy desde el gel y no me es posible editar el texto no verlo completo para darme una idea de su tamaño. Lo siento]

Volver arriba Ir abajo

Re: El primero de muchos días... [Akane Akigawa]

Mensaje por Harusame Endo el Sáb Jul 08, 2017 6:48 pm

Su expresión era de seriedad mientras escuchaba atentamente a la mujer que le había dicho la razón del porque estaba en ese lugar y cuando termino él le agradeció con un asentamiento de cabeza, en pocas palabras estaba ahí para servir como alimento de la menor y si no aguantaba el trato seria un cadáver más, pero no creía llegar a serlo pues sus múltiples cicatrices daban fe de su resistencia al dolor y al maltrato pues él desde joven había estado dentro de ambientes hostiles.

Al llegar al lugar donde se encontraba su ama y ver a la costurera al igual que a algunos sirvientes, pudo ver sus expresiones de asombro, ya sabía que era alto mucho más que el promedio de hombres con los que se había topado así que solo le quedo sonreír ligeramente -No se preocupe Yoriko-san, soy un sujeto tranquilo lo único a destacar es mi altura supongo…- trato de no asustarla más y que se sintiera en confianza mientras realizaba su trabajo, siguió las indicaciones que le daba con toda calma para después quedarse quieto solo observando las formalidades que se daban entre los trabajadores y la dueña de la mansión hasta la despedida, todo era nuevo para él por eso en ocasiones no sabía cómo reaccionar, al final se quedo viendo la puerta por donde la mayoría salió y solo hasta que su ama hablo, volvió su mirada donde ella.

-Si, estuvo bien, muchas gracias- hizo un pequeño asentamiento de cabeza a manera de agradecimiento para luego volverla a ver con una expresión ligeramente seria pues sinceramente no sabía que pasaba por la mente de la menor en esos momentos así que creyó que no perdía nada con preguntar -¿Sucede algo, ama?- al ver que se había levantado y se acerco donde él tuvo curiosidad por saber si algo la incomodaba o si quería que la ayudase en algo, pues ya no había nadie más en esa habitación más que ellos, todos los demás sirvientes se habían ido a acompañar a la señora Yoriko a la salida de la residencia, incluso la puerta del lugar estaba cerrada.

---------------------------

OFF ROL: No te preocupes que te quedo super bien, postea cuando puedas que no hay prisa :3 *-*

Volver arriba Ir abajo

Re: El primero de muchos días... [Akane Akigawa]

Mensaje por Akane Akigawa el Dom Jul 09, 2017 6:55 am

El salón se quedó en tranquilidad y la pelirroja acomodó su kimono asegurándose que este estuviera desarreglado o con algún detalle.

-No realmente – Levantó el rostro mientras aparecía una sirvienta anunciando que el cuarto del nuevo ya estaba listo. –. Más adelante te lo mostraremos, mientras por favor acompáñame.

Sonrió sin sentimientos mientras se encaminaba por los largos y bastos pasillos de la mansión donde en cada lugar por donde pasaban los sirvientes hacían reverencia para luego continuar con sus tareas. Continuaron entre habitaciones hasta llegar a una puerta que deslizó, dejando ver una habitación con un tatami color chocolate y el futón negro, de bordados de esferas rojas al igual que las almohadas, no entraba mucha luz a causa de que el tapis, a diferencia del resto de la casa, era obscuro y la poca luz que entraba no lograba reflejarse. El cuarto olía a membrillos japoneses e incienso, el cual estaba encendido en una de las mesitas de la habitación.

-Cierra la puerta, por favor - ordenaba mientras volteaba su cuerpo hacia el mayor – de aquí en adelante tendrás que seguir mis órdenes o probablemente termines malherido, no quiero peros ni negaciones. Prefiero el silencio, pero no está prohibido hablar, suele ayudar con el dolor. Por favor siéntate en el futón – Señaló con la mano extendida

Una vez el mayor estuviera posicionado, relamió sus labios dando gracias por el festín y se colocó por detrás de él, descubriendo un poco el cuello y el ancho hombre que poseía. Pasó suavemente los dedos y no dudó en encajar sus colmillos en la tersa piel, dejando que el elixir que poseía corriera por su lengua y garganta, explorando un nuevo sabor. Parecido a los libros empolvados, y las palabras de sus padres, a diferencia de la sangre humana esta poseía cierto toque mítico que la hacía más sabrosa. Además del buen olor que emanaba.

Volver arriba Ir abajo

Re: El primero de muchos días... [Akane Akigawa]

Mensaje por Harusame Endo el Lun Jul 10, 2017 4:32 am

¿Tendría una habitación en esa mansión? Eso sí que era algo increíble, por lo tanto estaba un poco sorprendido por aquella noticia pues en el mercado negro lo único que tenía como ‘habitación’ (si es que se le podía llamar así) era una celda horrible y mohosa, por lo tanto no podía estar más agradecido en esos momentos pero nuevamente no dijo nada y solo asintió ante las palabras de su ama, para entonces comenzar a seguirla a un paso moderado, no sabía a dónde se dirigían exactamente pero en esos momentos recordó las palabras de la mujer que le había llevado su ropa al baño para que se cambiara después de asearse, percibió un extraño olor a sangre que emanaba de su ama era muy ligero pero para un olfato tan sensible como el del mayor era algo molesto.

Mientras caminaba a paso lento siguiendo a su ama, observaba a los sirvientes que parecían tenerle miedo a la pelirroja pues cada que la veían bajaban sus cabezas en señal de reverencia o tal vez para no verla a los ojos pues en varias ocasiones su mirada había sido penetrante, sin embargo el mayor nunca dejo de verla a los ojos cuando tuvo oportunidad, él no se intimidaba tan fácil después de todo.

Al llegar a la habitación destinada después de un largo pero tranquilo recorrido y sin ningún inconveniente de por medio, entro a esta después de la pelirroja y cerró la puerta como le indico, el aroma del incienso y los membrillos cubrían muy bien el hedor que había estado desprendiendo su ama desde hace unos minutos, aquello en parte era reconfortante para su sensible nariz pues podría sentir otros aromas que no fuesen solo sangre.

-Esta bien, de todas formas tarde o temprano iba a averiguar cuál era mi función principal, si no era hoy sería otro día…- vuelve su mirada donde ella escuchando sus indicaciones y asintiendo tranquilo, se encontraba algo serio en esos momentos pues aunque le habían revelado la verdad sinceramente no se lo había creído hasta ese momento -Usted me ayudo a salir de un lugar que yo detestaba, así que no tengo una razón por la cual negarme a sus indicaciones- si su sangre podía servir como una especie de agradecimiento hacia su ama, entonces se la daría aunque sabía muy bien que ese era el alimento principal de la pelirroja.

Se sentó en el futón acomodándose tranquilamente para después sentir a la pelirroja atrás de él, la observa de reojo por unos instantes para luego sentir su tacto frío como el hielo aquello le hizo tener un poco de escalofríos pues era como si le hubiesen tocado con un hielo directamente en la piel ya que él era de temperatura elevada al ser una criatura de sangre caliente como la mayoría de los seres vivos, así que el choque de temperatura fue ligeramente incomodo. Siente como le descubre la piel de su cuello y hombro al retirar de esa zona parte de la prenda, sinceramente hizo una pequeña mueca de dolor al cerrar sus ojos con fuerza y apretar su mandíbula pues aquellos finos colmillos perforaron la piel de su cuello sin aviso alguno así que se sentía como si dos agujas afiladas hubiesen entrado al mismo tiempo en su piel, pero solo fueron breves momentos los que duro aquella sensación de incomodidad y dolor punzante, ya que lo que siguió no le dio tanto problema incluso volvió su mirada donde la pelirroja mientras ella se alimentaba, sabía que no podía interrumpirla en esos momentos así que solo se quedo quieto, ahora que lo notaba sus colmillos eran por demás delicados así que suponía que si hacia un movimiento brusco podría lastimarla por lo tanto prefirió esperar a que terminara, no sabía cuánta sangre podría drenar de una sola mordida pero para el mayor no estaba representando ningún problema y ni siquiera se sentía fatigado, era una sensación extraña eso si además de que nunca nadie lo había mordido para drenarle sangre.

Así que posiblemente esta fuese una de miles de veces por las que tendría que pasar por eso ya que ahora entendía que el único alimento de la pelirroja era ese liquido vital que él y la mayoría de seres de sangre caliente poseían en sus venas, es entonces cuando surgió una duda en su mente pues así como se alimentaba de él ¿de esa misma manera se alimentaria de sus sirvientes?.

Volver arriba Ir abajo

Re: El primero de muchos días... [Akane Akigawa]

Mensaje por Akane Akigawa el Lun Jul 10, 2017 6:48 am

Luego de unos tragos separó sus labios de la cálida piel.

-No se te ve muy contento – Rio a lo bajo mientras veía como gotas se escapaban de la herida – No me digas que no te han advertido los sirvientes… es imposible, suelen advertir a los nuevos como tú, aunque terminan más nerviosos de lo que podrían haber estado – Lamió el hilo de sangre que se derramaba – Y si te preguntas si harás esto seguido... Probablemente, soy muy glotona, aunque al final no eres ni serás el único de quien tome sangre. – Volvió a encajar sus colmillos, pero está vez un poco más en el cuello dejando su marca en el hombro. Apoyaba una mano en el hombro mordido y otra en el otro extremo del cuello, cerrando los ojos disfrutando del nuevo manjar. El cuerpo irradiaba el aroma del jabón y el agua, que ahora se mesclaba con la sangra y el incienso.

A pesar de que había estado en el mercado negro hasta hace poco y , sabía que había mala alimentación en esos lugares, la sangre sabía bien ¿cómo sabría con una buena dieta? Se sentía eufórica al pensarlo. Alejó suavemente sus colmillos pintados de carmesí mientras relamía sus labios ahora de un tono más rojo.

-No te preocupes, sanarán rápido. Tienes una sangre deliciosa, espero que sigas como hasta ahora y no tenga que matarte –sonrió levemente poniéndose de pie acomodando su cabello en una coleta alta, alimentarse solía subirle la temperatura durante un tiempo a causa de la nueva sangre viva que recorría por su cuerpo. La energía la revitalizaba, sentía su cabello tornarse con un color más brillante, casi tan rojo como sus ojos en esos momentos. Adoraba la sensación luego de la comida. En la puerta se escuchó un toqueteo – adelante – se abrió la puerta y ahí estaba la curandera.

-Con su permiso – Entró a la habitación a limpiar y cubrir las heridas con una pomada para luego vendarlas. Mientras trabajaba miró al hombre y tragó saliva algo apenada. Una vez terminó se retiró tan rápido como llegó.

-Bien, podemos mostrarte tu habitación y luego podrás cenar, tienes que recuperar fuerzas o quedarás anémico.

Volver arriba Ir abajo

Re: El primero de muchos días... [Akane Akigawa]

Mensaje por Harusame Endo el Mar Jul 11, 2017 9:15 am

Suspira ligeramente cuando su ama aparta sus labios de su piel para entonces responderle a su pequeña burla -¿Usted lo estaría si le mordieran alguna parte de su cuerpo?- decidió verla de reojo mientras le comentaba el porqué de su malestar pero con una pregunta por supuesto, vuelve a escuchar a su ama y fija su mirada al frente tranquilamente -Me dieron pistas supongo…- la verdad no quería delatar a la señora porque pensaba que habría represalias contra ella así que prefirió solo decir eso.

No pudo siquiera responder a lo que su ama le había comentado después, ya que sintió de nueva cuenta sus colmillos encajándose en otra zona, esta vez había atacado su cuello a diferencia de la primera mordida que ya había dejado una marca en su hombro -Ngh!...- esta vez le había dolido un poco más pero no grito ni nada por el estilo solo se puso ligeramente tenso y apretó de nueva cuenta su mandíbula entrecerrando sus ojos por igual, ya que la pelirroja había colocado una de sus manos en su herida anterior la cual aun le molestaba pues era reciente de hace unos momentos atrás además de que su tacto seguía siendo frío como el hielo. Los labios de la menor eran pequeños por lo tanto no le causaba tanta molestia el que se alimentara de él pues no abarcaba mucho espacio y solo dolía al inicio cuando introducía de manera brusca sus colmillos en la piel pero lo que le seguía por fortuna era tolerable.

Aunque solo se pudo relajar nuevamente cuando la menor retiro los colmillos de la piel de su cuello y en esos momentos escucho su pequeña advertencia para entonces responderle tranquilamente mientras llevaba una mano a la herida que tenía en su cuello al menos para cubrirla un poco pues aun la sangre salía de esta, suponía que tendría que esperar a que sus heridas sanaran por si solas -No creo que pueda matarme señorita, mi cuerpo está cubierto de cicatrices de los que lo intentaron y fallaron…- y aquello era verdad, pues incontables veces había estado al filo de la muerte y por una u otra razón sobrevivía, tal vez tenia suerte o simplemente era bastante resistente en ciertas ocasiones.
Vuelve su mirada donde la puerta pues alguien había tocado así que en cuanto ve de quien se trata, retira su mano de su herida y la deja trabajar quedándose tranquilo sentado en el futón, la sensación de ardor aun estaba presente a pesar de la pomada y el vendaje, suponía que solo era cuestión de esperar así que procuraría ser paciente ante eso. Solo hasta que la curandera se retiro del lugar fue que se levanto del futón y asintió a las indicaciones de su ama sonriendo ligeramente -Esta bien, aunque me serviría de mucho para descansar el tener la oportunidad de pasar a mi forma original, supongo que con eso sanare más rápido e ingeriré menos alimentos- quiso hacerle una pequeña recomendación a su ama pues él suponía que si se transformaba en algún espacio amplio ya fuese del interior de la mansión o del exterior, se sentiría mucho mejor pues solo tendría que pastar un poco y con eso tenía para el resto del día.
Se acomodo de nuevo las prendas que su ama le había retirado para poder alimentarse de él, de esa manera también podría cubrir sus vendajes para que no se notaran tanto, cuando termino se levanto y siguió a su ama, sinceramente estaba ansioso de conocer su nueva habitación aunque por fuera no lo expresase abiertamente si no que solo sonreía un poco ante la idea de tener finalmente un lugar decente en el cual poder descansar.

Volver arriba Ir abajo

Re: El primero de muchos días... [Akane Akigawa]

Mensaje por Akane Akigawa el Mar Jul 11, 2017 5:26 pm

-Bueno, por lo menos hoy descubrimos que no eres del todo serio. En fin, vamos a enseñarte tu habitación – Abrió la puerta y salió de la habitación volviendo a los extensos pasillos –Y… en cuanto a lo de la mordida… la sangre de vampiro no es tan deliciosa, pero eso no nos quita el hecho de que haya muchos de los nuestros que muerdan a otros, aunque más que alimento es… más por la sensación que suele causar; nuestros colmillos tienen la capacidad de liberar un estimulante si lo deseamos, cosa que es muy común cuando se usa contra la presa, suele ayudar a que sea más fácil la extracción de sangre, pero como siempre, hay otras maneras de usarlo para el placer– Tocó su mejilla levemente y sonrió de oreja a oreja – Yo no suelo usarlo puesto que la misma producción de este puede ser agotador si se usa de más.


Llegaron ante una de las tantas puertas y la deslizó mostrando una recamara sencilla donde abundaba el color crema y un tono aceituna, a diferencia de su recamara en esta entraba bastante luz y tenía una segunda puerta que daba a la parte exterior donde se encontraba el jardín.


-Supongo que está bien y no tendré que cambiar nada – Miró la habitación ciertamente satisfecha. – Bien, me dices que quieres un lugar abierto no sé si esté bien el patio o prefieras salir.

Volver arriba Ir abajo

Re: El primero de muchos días... [Akane Akigawa]

Mensaje por Harusame Endo el Miér Jul 12, 2017 4:11 am

Siguió a su ama rumbo a los pasillos mientras la escuchaba, ciertamente aquello que le mencionaba era interesante pues no sabía que los vampiros podían producir esa sustancia mientras drenaban sangre, entonces se sentía agradecido de que Akane no la hubiese usado con él pues quien sabe que reacciones tendría en su cuerpo, después de todo cada ser era diferente.

Se detiene un momento cuando la pelirroja toca una de sus mejillas y escucha lo último que dice con respecto a los variados usos de aquella sustancia que producían sus colmillos, así que le es imposible el evitar ruborizarse ligeramente y por igual desviar su mirada hacia otro lado -Creo que es mejor omitir los detalles de los diferentes usos, señorita…- no deseaba preguntar para nada aunque ya se imaginaba para que cosas usaría aquella especie de droga.
El pelinegro ya había pasado bastantes años en abstinencia pues desde que mataron a su mujer simplemente no había deseado estar con nadie por el simple hecho de que no quería que se repitiera la misma historia de nuevo alguna vez. Sumado a que le daba un poco de pena estar sin ropa alguna frente a una mujer pues su cuerpo estaba cubierto de cicatrices y sencillamente todo era proporcional a su altura, así que supuso que lastimaría a alguien sin querer el día que dejase su voto de castidad de lado por lo tanto prefería mantenerse al margen de todo y mejor no tener ningún tipo de interacción de manera intima con nadie pues muchas cosas estarían en juego a su punto de vista.

La sigue nuevamente hasta llegar a la habitación y se impresiona de lo limpio y agradable que estaba el lugar para después volver su mirada donde su ama y sonreírle ligeramente -El patio estará bien, solo necesito transformarme por unos momentos y listo- vuelve su mirada donde la segunda puerta y se aproxima a esta para entonces deslizarla lentamente y salir al jardín, era muy espacioso y agradable por lo tanto una vez ahí, unas enormes alas negras se liberan de su espalda saliendo desde sus omóplatos las cuales lo cubren por breves momentos creando a su vez una ráfaga de viento ligera, cuando sus alas se apartan de su cuerpo este ahora es el de un enorme e imponente pegaso de pelaje oscuro, era por eso justamente que necesitaba un buen espacio para poderse transformar pues era más robusto y grande que un caballo promedio, todas sus cicatrices eran visibles en esa forma, aunque la que posiblemente siguiera llamando la atención era la del puente de su nariz que por igual en esa forma se encontraba en el mismo lugar.

Vuelve su mirada donde su ama y se acerca lentamente donde ella deteniéndose a una distancia razonable, sinceramente se sentía más cómodo en esa forma, lo que sí es que desconocía si podría aparecer nuevamente con su vestimenta encima o no en caso de que decidiese regresar a su forma humana pues ya había pasado mucho tiempo desde la última vez que se había transformado.

Volver arriba Ir abajo

Re: El primero de muchos días... [Akane Akigawa]

Mensaje por Akane Akigawa el Miér Jul 12, 2017 4:35 am

Observó tranquilamente con curiosidad como un cuerpo aparente mente humano comenzaba a tornarse, de una manera algo extraña pero fascinante, en un caballo con unas enormes alas, totalmente cubierto de un color carbón, siempre había pensado que al ser criaturas divinas estas serían blancas, pero frente a ella tenía la conclusión a su error.

Se acercó hasta el umbral hasta que la transformación fue completada, cuando la ciatura alada comenzó a disminuir su distancia ente él y la joven estuvo a un momento de alejarse pero al ver que la medida entre ellos seguía siendo razonable se alivió un poco y se quedó observando con aquella mirada parecida al fondo de mar que daba la impresión que no tenía los pies en la tierra.

-Eres diferente a lo que esperaba, pero… te queda bien la apariencia, se podría decir que tu forma humana se ajusta muy bien a ti –
Inclinó levemente su rostro dejando caer sus ojos en las cicatrices que se notaban a pesar del pelaje – Bastante bien… En fin ¿qué se siente volver a tu forma? No sé cuánto tiempo estuviste encerrado, pero no creo que en esa jaula en la que apenas cabías pudieras tomar esta forma mucho más… abarcadora…

Pisó el césped y se dirigió uno de los arbustos de membrillo procurando rodear al Pegaso, arranco unas flores ya marchitas y las envolvió en su puño.

-Entonces ¿prefieres las manzanas? –
Preguntó volteándole a ver directamente mientras guardaba los residuos de sus plantas entre su kimono.

Volver arriba Ir abajo

Re: El primero de muchos días... [Akane Akigawa]

Mensaje por Harusame Endo el Miér Jul 12, 2017 11:29 pm

Podía comunicarse mediante telepatía con quien quisiera mientras estuviese en esa forma pues si intentaba hablar solo le saldrían los sonidos típicos de un caballo, escucha a su ama y mueve ligeramente sus orejitas mientras le responde ” Mi hermano tenia la coloración típica de un pegaso, era blanco, sin embargo una vez su jinete decidió abandonarlo él se perdió en el mundo de la violencia y las batallas eternas pues tanto él como yo nacimos para pelear, pero yo pude conocer otro tipo de vida lejos de los combates y eso de alguna manera me hizo cambiar mi forma de ser, si mi hermano estuviese aquí, seguro me diría que me volví débil…pero yo no lo creo, de hecho siento que soy más fuerte cada día aunque no haya pisado un campo de batalla desde hace siglos…” levanta su mirada al cielo pues suponía que su hermano seguía surcando estos en busca de nuevas peleas en las cuales seguir manteniendo su espíritu guerrillero a flote, sin embargo Endo ya se había retirado desde hace mucho tiempo atrás, de hecho desde que había conocido lo que era el tener una familia y cuidar de alguien, su vida como caballo de guerra había terminado y eso la verdad le había sentado bien. Una vida pacifica era lo que había estado buscando sin saberlo siquiera.

Vuelve su mirada donde Akane nuevamente al escucharla y le responde resoplando ligeramente pues una pequeña pelusa se había querido colar en una de sus fosas nasales equinas ” Me siento libre, aunque sé que no puedo mantenerme así por siempre pues me sería muy difícil moverme por la casa debido a mi tamaño, señorita” baja un poco su enorme cabeza equina para pastar un poco, solo necesitaba algo de césped y con eso estaría bien, aunque el oír que había manzanas le hizo levantar de nuevo su cabeza y acercarse donde Akane pero por más que quisiera una manzana sentía que eso sería abusar de la confianza de su ama así que decidió rechazar aquella fruta ” Gracias señorita, pero solo con consumir un poco de este fresco césped ya estaré mejor…” de hecho después de consumir ese fresco verdor ya se sentía mejor, así que suponía que sus heridas ya habían sanado, de todas maneras el estar en su forma original le hacía sentirse muy bien pero tal vez ya fuese momento de regresar a su forma humana pues había notado que su ama no se sentía del todo cómoda con él como Pegaso, él pensaba que era por su tamaño pues era un enorme caballo de porte robusto.

”Creo que es momento de volver a mi forma humana así que…¿puedo pedirle un favor señorita?...” hizo una pequeña pausa para luego proseguir ”¿Podría voltearse solo por unos momentos?...es que…no estoy seguro que pueda volver a mi forma humana con mi ropa encima, por lo tanto no quisiera causarle incomodidad alguna” esperaba que la joven vampiro accediera a su petición pues le daría suma vergüenza transformarse frente a ella y que resultara en efecto estar desnudo.

Solo hasta que ella le dio una respuesta fue que se comenzó a transformar después de que su cuerpo fue cubierto por sus enormes alas y tal como lo había pensado hace unos momentos, había vuelto a su forma humana sin prenda alguna pues ya hacía bastante tiempo que no se transformaba por lo tanto había perdido la costumbre, así que en cuanto pudo tomo la ropa que había quedado a su lado en el césped y se vistió, procuro no tardarse para no tener a Akane esperando.

En verdad le había encantado volver a su forma original pero era una lástima que no pudiese mantenerla por siempre pues con su actual modo de vida le sería un impedimento constante para cualquier actividad por más básica que esta fuese.

Volver arriba Ir abajo

Re: El primero de muchos días... [Akane Akigawa]

Mensaje por Akane Akigawa el Jue Jul 13, 2017 12:11 am

Se admiró ante la telepatía que poseía la criatura alada. La petición de acariciar su pelaje pasó por mente, pero se desistió y giró por deseos del hombre y algo avergonzada  por curiosidad “no sana”, no quería que su visión volviera a romper en mil pedazos manchándose de rojo; entró a la vivienda, mirando sus manos con nostalgia hacia un deseo que tenía que reprimir. Si bien cada que le preguntaba ella decía que no era fan de los animales, pero más que gusto era un miedo que arrastraba desde años atrás luego de su dacnis. Respiró disipando la niebla del pasado, levantando el rostro ejerciendo su típica postura. Hasta que escuchó al ahora, “humano” acercase se volteó. Escuchó un “toc toc”  y dio el pase de entrada a un sirviente que llevaba consigo un papel y se lo entregaba. Lo abrió y leyó sin evitar mostrarse molesta.

-Si que la familia Ichigawa no deja las cosas como uno se las plantea, supongo que me toca a mí ir personalmente a poner las cartas en la mesa, ya intenté de la buena forma… -Le devolvió la carta al sirviente y se retiró. –Supongo que te tocará acompañarme a los negocios –Salió de la habitación con cierto aire pesado, se le podía notar cabreada a pesar de su expresión neutral. –Preparen el carruaje –ordenó a los sirvientes que se encontraban fuera de la habitación y rápidamente respondieron a su petición. La pelirroja siguió caminando hasta la entrada principal, pasando por el jardín y abriendo las puertas. Fuera les esperaba una calesa tirado por un par de caballos. En cuanto el chofer le vio abrió las puertas rápidamente para dejarles entrar.

Akane le limitaba a mirar sin mucha atención las calles, concentrada más en sus propios pensamientos. Sonrió de una forma nada amigable y pronto se volvió a borrar sintiéndose un aura más tranquila. Al parecer tendría que derramar sangre que no se bebería.

Volver arriba Ir abajo

Re: El primero de muchos días... [Akane Akigawa]

Mensaje por Harusame Endo el Vie Jul 14, 2017 12:07 am

Sigue a Akane al interior del hogar justo después de cambiarse pues al parecer su ama no se notaba del todo bien anímicamente o al menos esa impresión le dio de todas maneras no dijo nada pues no quería molestarla aun más ni interrumpir sus posibles pensamientos, así que solo se limito a seguirla hasta que la joven le menciono que era posible que tuviese que acompañarla a sus negocios cuales fuese que estos fueran así que asintió -Si, no hay problema yo la acompañare con gusto señorita- sale con su ama rumbo a la entrada de la residencia en donde había un carruaje elegante tirado por dos animales de su misma estirpe pues solo les faltaban sus alas para parecerse a él, los vio solo unos momentos antes de subir al carruaje después de la pelirroja.

Durante la mayor parte del viaje vio el interior del carruaje un tanto sorprendido porque sinceramente nunca había subido a uno de esos medios de transporte y era a su parecer algo espectacular, momentos después vuelve su mirada donde Akane -¿Algo la inquieta señorita?...- no sabía si el preguntar sería bueno o malo, sin embargo ya lo había hecho pues había notado la actitud de la pelirroja y no era la que había estado mostrando durante el poco tiempo que había convivido con ella.

Sabía que había algo que la incomodaba y esperaba que al compartir un poco de lo que le estaba sucediendo pudiese volver a su estado de ánimo normal o bueno lo que el pegaso había estado considerando como ‘normal’ hasta el momento justo antes de transformarse.

Se preguntaba en ocasiones durante el camino, ¿Qué tipo de negocios serian los que manejaba la joven vampiresa?.

Volver arriba Ir abajo

Re: El primero de muchos días... [Akane Akigawa]

Mensaje por Akane Akigawa el Vie Jul 14, 2017 12:44 am

-La familia Ichigawa quiere un gran préstamo –Comenzó a explicar sin mirarle -,perdió su fortuna por no saber manejarla. Y no es que no pudiéramos prestarles la cantidad que desean, pero no nos conviene, puesto que no tenemos formas de confirmar que se nos regrese y no la hagan añicos, además de que hace unos años tenían fama de huir dejando deudas en otros pueblos. Se lo negamos, pero su insistencia es demasiada ahora están ofreciendo a su hija mayor –Sonrió de forma divertida girando levemente el cuerpo para observar mejor al mayor – Los humanos hacen cosas estúpidas por una desesperación que sus propios actos causaron.

No pasó mucho para que el carruaje se detuviera en una vivienda de tamaño medio, pero algo descuidada. El chofer abrió la puerta para permitir bajar a la pelirroja quien llamó a la puerta, nadie contestaba pero sabía que era una fachada y forzó la puerta con su poder. No le gustaba ser maleducada, pero en esos momentos estaba orillada a hacerlo. Caminó hasta llegar a la puerta donde una señora salió algo despeinada y sonriéndole forzadamente.

-Señorita Akigawa, no la esperábamos – Habló tratando de arreglarse – Me disculpará por la falta de sirvientes ¿le puedo ayudar en algo?

-Yo creo que usted sabe perfectamente porque estoy aquí, estoy cansada de recibir cartas, ahora incluso me ofrecen a su hija sabiendo que clase de criatura soy y que mi reputación en cuanto a mis recipientes de alimento no es la mejor. ¿Tan desesperada está? Señora Ichigawa. – Se acercó un poco mirándole de forma sombría y tenebrosa.

-U… usted tiene que entenderme. Estamos desesperados – La señora se veía desesperada mientras se arrodillaba ante la joven – No sabemos que hacer

-Me doy cuenta de eso. – Akane no sentía tristeza al ver a la mayor de esa manera, al contrario, ese tipo de actos que le mostraban sólo causaban que su ego se hiciera más grande al igual que su egoísmo; uno de los tantos causantes por el cual la gente solía evitarle y tratar con sus padres, pero contactar con ellos era más complicado de lo esperado por sus múltiples viajes y la que se encargaba de todo era su heredera.

Volver arriba Ir abajo

Re: El primero de muchos días... [Akane Akigawa]

Mensaje por Harusame Endo el Sáb Jul 15, 2017 7:39 pm

Escucha atentamente a su ama para luego responderle -Ya veo…- suponía que ahora esas personas se tendrían que ver con la cruda realidad de una vida laboral como lo hacia cualquier persona e incluso él en su momento llego a trabajar como herrero para poder sostener a su familia, antes de convertirse en un esclavo y perderlo todo.

Cuando el carruaje se detiene él baja de este después de Akane y se mantiene a una distancia razonable de ella, quiso decir algo con respecto a la forma nada educada de la pelirroja cuando forzó la puerta de la entrada y la abrió, pero al final no dijo nada solo se mantuvo como observador. La dueña de la casa llego apresurada a recibirlos y se arrodillo frente a Akane explicándole el hecho que los obligaba a cometer tal atrocidad como entregar a su hija a la boca del lobo.

Akane parecía no tomarle importancia a aquellas suplicas, él observo por unos momentos todo lo que había en la casa, había muebles, decoraciones que se veían un tanto costosas y cosas de igual valor así que volvió su mirada donde la señora -Por favor, levántese, no necesita tirar por la borda su dignidad y tampoco necesita pedir nada de nadie para recuperar su vida…- se acerca donde la mujer y le extiende una de sus manos para ayudarla a levantarse con cuidado aunque aun se le veía un tanto asustada, de todas formas él la vio a los ojos y le hablo con firmeza más no con enojo -Venda algunas de sus pertenencias, cosas que ya no necesite, después consiga un trabajo digno y si no lo quiere hacer por usted, hágalo por su hija y enséñele a valerse por sí misma, nunca es tarde para volver a empezar desde cero, no necesita ofrecer a su hija a nadie, yo en sus zapatos haría hasta lo imposible por sacar adelante a quien dependiera de mi y darle una vida digna…- esperaba que aquella mujer comprendiera que posiblemente la vida no fuese fácil pero todo dependía de sus acciones, si quería mantenerse con problemas financieros toda su vida o deseaba salir de ese agujero comenzando a trabajar por su cuenta -Vea cuáles son sus habilidades y úselas para salir adelante, si es buena cocinando puede vender comida, si se le facilitan las manualidades puede vender algunos objetos hechos por usted, siempre hay una solución Ichigawa-dono…- la trato con sumo respeto pues todo lo que quería es que aquella persona tuviese ánimos de hacer las cosas, a veces solo se necesitaba alguien que te recordase que eras igual de valioso que cualquier otra persona.

Así que sintió que aquella mujer no merecía que la hundieran aun más, si no que alguien le tendiese una mano y le recordara que aun había tiempo de recuperar su vida o posiblemente mejorarla pero por obvias razones todo tomaría tiempo, mientras tanto él ya había hecho su parte pues conocía bien ese sentimiento de desesperación y de no tener ni un centavo encima, si…ese camino sería difícil de recorrer más no imposible.

Volver arriba Ir abajo

Re: El primero de muchos días... [Akane Akigawa]

Mensaje por Akane Akigawa el Miér Jul 19, 2017 8:17 pm

Miró incrédula la escena. Nunca le había tocado que le desafiaran de esa manera, cruzó los brazos observando como la esperanza renacía y en los ojos de la señora y rompía en llanto por el consuelo del mayor. Mordió su labio inferior encajando sus colmillos, hinchándolo y haciéndolo sangrar. Asqueada dio media vuelta retirándose del lugar quedándose quieta en la entrada. Estaba acostumbrada a que los esclavos se limitarán a ver, por más que la situación les disgustara.
No estaba segura de que pensar, por una parte no le agradaba esa parte del nuevo que le hacía actuar acorde a sus pensamientos, y por la otra se había librado de los problemas de la familia, aunque le hubiera gustado jugar un poco más con ellos. Revolvió su cabello con desesperación y volvió a peinarlo con los dedos.

Se sobresaltó cuando sintió algo recargándose en sus piernas, miró y era un gato acurrucándose. Dibujó una mueca y se alejó de este.

-Lo siento, pequeño pero estás sucio y no quiero pelos en mi kimono – Habló como si el animal realmente le estuviera escuchando, pero el gato era terco y siguió persiguiéndole para acurrucarse y tirarse al suelo panza arriba mirándole con unos profundos ojos azules esperando que le diera comida o le acariciase, no estaba segura. Era de pelaje corto crema con partes anaranjadas y marrones, con una cola pequeña, un típico Bobtail. No era de tratar animales y quería alejarse de este, pero ni loca lo tomaría entre sus manos – será mejor que te alejes –susurró volviéndose a mover a un lado, sin dar un resultado agradable a su persona, el felino seguía acurrucándose en ella.[/color]

Volver arriba Ir abajo

Re: El primero de muchos días... [Akane Akigawa]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.