¡Ebichu dice!
Historia
Una suave y cálida brisa refresca a los viajeros y caminantes que pasan por éste gran Imperio. Los cerezos florecen, apenas está empezando la primavera y ellos danzan ansioso por mostrar su belleza a todo el que quiera observarlos. La civilización se consuma entre las guerras, los emperadores y las muertes de tanta gente inocente y no tanto. Así se caracteriza el comienzo de la era Tokugawa o Edo, donde destará no sólo por las guerras y el nuevo orden, sino por ésta tendencia en aumento de conseguir esclavos en todos lados. Y entre todo esto, muchas personas toman ventaja de la situación y se especializan en el comercio.
En época en que la guerra y la expansión del imperio es inminente, la dictadura y el poco trato con extranjeros o su mismo desagrado hacia todo lo que no es japonés. Pero, siempre se encuentra la ventaja para vender personas o seres con características maravillosas, como cola y orejas. Algunos, poderosos, se resisten, pero, ya se las han ingeniado para atraparlos sin romperse una uña. Otros, es más fácil conseguirlos, por deudas, apuestas y hasta como rehenes de guerra también, entran al mercado sin ningún problema. Y hay mucha gente que compra esclavos o "mascotas" también llamados pets, entre la jerga comercial. Cotizan muy bien en el mercado y todos están deseosos de tener uno o más de uno. Se los puede comprar de manera legal en muchas tiendas que se dedican a venderlos muy caros pero que los tienen más "presentables". Sin embargo, también se los puede comprar de contrabando (a veces, son simplemente secuestrados y vendidos), aunque se dice que los jóvenes que viven aquí, pasan las peores penurias y no llegan "en buen estado" a manos de sus amos.
Únete a ésta historia, donde la magia, la crueldad y quien sabe, quizás el amor, van tomados de la mano.
Actividades
Foros Hermanos
Crear foroCrear foroCrear foro
Afiliados élite
Última limpieza: 10/08/2017

Tú, eres mi trabajo [Priv. Raito Kurosu]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tú, eres mi trabajo [Priv. Raito Kurosu]

Mensaje por Yoh el Lun Mayo 22, 2017 7:18 am

Me habían dado información sobre un sujeto al cual querían que asesinara, no me dieron razones solo me dijeron cuanto me iban a pagar si les traía su cabeza de vuelta y ese fue motivo suficiente para que yo aceptase el trabajo, así que desde hace algunos días lo seguía discretamente solo para evaluarlo al verlo y tratar de descubrir algún punto débil, sin embargo no había dado con buenos resultados pues cada que según yo tenía alguna oportunidad para terminar con su vida, algo me interrumpía o sucedían eventos ajenos a mi e igual me atrasaban en mi labor.

Esa noche lo seguí hasta el pantano pero cometí el error de no usar mis habilidades para silenciar mi alrededor así que en cuanto pise una pequeña rama en el suelo, el crujido llamo la atención de un grupo de bandidos que eran cuatro en total y rápidamente me rodearon desenvainando sus armas blancas, maldito lugar en el cual se escondían las ratas. Así que yo solo me puse a la defensiva cual animalito rodeado por depredadores, fruncí el ceño pues estaba enojado ya que de nuevo me veía interrumpido en mi intento de cumplir con el encargo acordado.

-Lárguense malditos, ¿acaso me veo con cara de dinero imbéciles?- los sujetos solo se rieron y se lanzaron a atacarme, obviamente me defendí con las armas que traía conmigo por ejemplo mi hilo de acero afilado me ayudo a matar a un sujeto y herir a otro pero los otros dos que quedaban me atacaron por sorpresa, uno pateandome por la espalda haciendome caer al suelo y el otro al ver un espacio de ventaja me sujeto del cabello con fuerza para obligarme a levantarme, ante esa agresión yo eleve mis manos para tratar de apartarlo de mi pero no lo logre -¡Suéltame hijo de puta!!- después de reclamarle y quejarme por lo que estaba sucediendo, solo sentí un fuerte golpe en el estomago que me hizo abrir los ojos con sorpresa y escupir algo de saliva, me había sacado el aire aquel impacto tan fuerte. Momentos después siento una patada directo a la cara que me saca volando hasta que mi espalda azota contra el tronco de un árbol, me intente levantar cuando caí al suelo aun estaba respirando algo agitado debido a la golpiza que me habían dado y de mi frente brotaba un hilillo de sangre mientras comenzaba a sacar una pequeña bomba de humo discretamente de entre mi ropa.

Aquellos bandidos comenzaron a acercarse lentamente donde me encontraba mientras tronaban sus nudillos como queriendo terminar finalmente con todo para irse con el botín que según ellos cargaba conmigo, si tan solo supieran que estaba más pobre que ellos tal vez me dejasen en paz, pero supongo que no serviría de nada hablarles pues ese tipo de escorias solo entendían a golpes...lo malo aquí es que yo iba a ser el nuevo saco de boxeo, por lo tanto me encontraba retrocediendo lentamente para ganar tiempo y poder escapar en una pieza de ahí. Lastimosamente había perdido a mi objetivo principal y la razón por la que había llegado a ese apestoso y por igual espantoso lugar.
Amo Deidad
avatar
Mensajes : 65
Ingreso : 15/12/2016

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.