¡Ebichu dice!
Historia
Una suave y cálida brisa refresca a los viajeros y caminantes que pasan por éste gran Imperio. Los cerezos florecen, apenas está empezando la primavera y ellos danzan ansioso por mostrar su belleza a todo el que quiera observarlos. La civilización se consuma entre las guerras, los emperadores y las muertes de tanta gente inocente y no tanto. Así se caracteriza el comienzo de la era Tokugawa o Edo, donde destará no sólo por las guerras y el nuevo orden, sino por ésta tendencia en aumento de conseguir esclavos en todos lados. Y entre todo esto, muchas personas toman ventaja de la situación y se especializan en el comercio.
En época en que la guerra y la expansión del imperio es inminente, la dictadura y el poco trato con extranjeros o su mismo desagrado hacia todo lo que no es japonés. Pero, siempre se encuentra la ventaja para vender personas o seres con características maravillosas, como cola y orejas. Algunos, poderosos, se resisten, pero, ya se las han ingeniado para atraparlos sin romperse una uña. Otros, es más fácil conseguirlos, por deudas, apuestas y hasta como rehenes de guerra también, entran al mercado sin ningún problema. Y hay mucha gente que compra esclavos o "mascotas" también llamados pets, entre la jerga comercial. Cotizan muy bien en el mercado y todos están deseosos de tener uno o más de uno. Se los puede comprar de manera legal en muchas tiendas que se dedican a venderlos muy caros pero que los tienen más "presentables". Sin embargo, también se los puede comprar de contrabando (a veces, son simplemente secuestrados y vendidos), aunque se dice que los jóvenes que viven aquí, pasan las peores penurias y no llegan "en buen estado" a manos de sus amos.
Únete a ésta historia, donde la magia, la crueldad y quien sabe, quizás el amor, van tomados de la mano.
Actividades
Foros Hermanos
Crear foroCrear foroCrear foro
Afiliados élite
Última limpieza: 10/08/2017

¿Y si le quitas lo feliz al final?

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¿Y si le quitas lo feliz al final?

Mensaje por Invitado el Miér Ene 20, 2016 12:44 am

Silente
Cauteloso
Curioso
Hambriento


La noche era optima para deslizarse entre ella, abrazo la soledad de algún paraje donde la presencia de color y algarabía parecía prohibida. Aquel que pudiera fijar su atención en él lo descartaba de inmediato, a menudo pensaba que el paso de los años le había hecho invisible ante los seres vivos, se asemejaba al aire frio de la madrugada que acariciaba un rostro y lo entumecía pero enseguida el calor del torrente sanguíneo aliviaba la incómoda sensación.

Su aciago andar se detuvo en uno de los lugares que más tirria le producían, incluso el aire se sentía distinto, los sentimientos que ahí se guarecían poseían un afable tinte e imperecedera fuerza. El amor era un buen alimento, una comida que podía darse el lujo de rechazar si tenía la suficiente carga almacenada para sobrevivir.

Estiro una de sus manos para tomar varias flores en botón, las admiro unos segundos teniendo el pensamiento de lo fugaz que era su existencia, alegraban por unos cuantos días y luego se convertían en polvo. De un tirón desprendió unas cuantas rosas haciendo que los pétalos se desparramaran por el lugar. La ausencia de la luna le brindaba relativa comodidad, ojala fuera invierno para que todo ese "arcoíris floral" terminara por morir.

Issei solía visitar ese lugar, no muy seguido y más que nada por recomendación de los sirvientes ya que Nanami gustaba de la época en la "las sakuras" florecen y se riegan por el pasto simulando una gran alfombra rosa, realmente que ridículo recuerdo...esa mujer corriendo por encima de los pétalos para alcanzar a su madre y padre, le significaba algo simple y  gris pero engullirlo le trajo un pequeño cosquilleo en el rostro.

Su silueta alcanzo el puente, los grillos y otras pequeñas criaturas incordiaban su carácter neutro con múltiples "melodías" que retumbaban en su cabeza. Con su capucha puesta el fulgor azul de ojos no era notorio o por lo menos eso le mostraba el reflejo en el agua. Había muchos rastros de recuerdos, dos más frescos que otros...las yemas de sus dedos podían casi palparlos, había inseguridad y duda....que divertido poder provocar un efecto tan contrario al que se busca.

Esos pedazos de carne llamados humanos se ahogaban en las cursilerías que llamaban sentimientos, para una entidad tan "pura" como él eso era similar a algún ataque de hambre no saciada, si lo comparaba el diagnostico era casi lo mismo...doliente, cabizbajo, respiración agitada, dolor en el pecho...ausencia de deseo de vivir, era tan simple como llenar su estomago y todo lo amargo desaparecería.

Sus uñas rasguñaron la madera del puente mientras descendía de el, fijo su vista en un montón de hojas secas de tamaño mediado, era adecuado iniciar un pequeño incendio...algo que llamara la atención de uno o dos objetivos que deambularan por la noche, así podría tener un alimento rápido y regresaría con más calma a la residencia...los sirvientes tenían una ataque de pánico cuando su amo no tenía la fuerza necesaria para levantarse y por más alimentos que le proveyeran no obtendrían el resultado deseado.

-Tan cálido el amor, como braza hiriente...en el rojo intenso quémate.- arrojo su maldición apenas para generar una chispa, de no conseguir su cena por lo menos el espectáculo de ver tan lindo espacio convertirse en cenizas sería suficiente.



Última edición por Issei Matsushita el Jue Feb 11, 2016 1:37 am, editado 1 vez

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Y si le quitas lo feliz al final?

Mensaje por Chen Zi Yang el Lun Feb 08, 2016 4:32 am

Y había mucho del mundo qué conocer y qué aprender. En el mercado, la habían empilchado perfectamente bien para que sea ‘comercial’, un término que no terminaba de entender pero sabía que quien la comprase, la llevaría de allí. Pero fácilmente, podía escaparse cuando los demás no mirasen, era una luciérnaga después de todo ¿no? Y la libertad era esencial para ella aunque el mundo fuera tan extraño.

Así, se fue infiltrando entre los árboles, los arbustos y demás follaje que iba encontrándose sus pies descalzos en el camino. Cuando se dio cuenta, no sabía cómo volver a su hogar, que era el mercado, pero poco importaba. Con una noche tan linda y una brisa tan fresca fuera era algo que debía aprender a disfrutar. Volver a hacerlo, que hacía mucho tiempo, desde que había dejado el palacio que la muchacha no tenía tanta libertad y podía ver la naturaleza tan de cerca.

Sin saber bien a dónde iba o qué es lo que iba a hacer en esos momentos, la muchacha corría, saltaba y reía como si no hubiese un mañana. Era demasiado inocente, no tenía mucho en qué pensar sobre el peligro, sobre la maldad o cosas similares ya que no había llegado a aprender esos conceptos y apenas manejaba algunos que podrían serles útiles. Le faltaba conocer mucho más el mundo y la única forma de que eso sucediera iba a ser cuando ella comenzara a tratar con éste y con la gente. Más, Chen no tenía problema alguno en hacerlo ¡le encantaba ello! Por sobre todo, la curiosidad la podía en todo momento, haciéndola meterse en más de un problema sin que se diera cuenta de ello.

Más, en su camino, se vería detenida por algo. Aquellas llamas de color brillante y que emanaban calor y un olor extraño que llegaba a sus fosas nasales. Más, al ver qué es lo que quemaba, la muchacha dio un grito fuerte y se acercó hasta allí, intentando salvar las hojas, las flores y quemándose en el proceso al hacerlo, haciéndose hacia atrás y cayendo sentada al no saber por qué se había lastimado de esa manera. Las manos le dolían.

—No debe hacer eso. Se pondrán tristes— le dijo la muchacha compungida entre el dolor de la vegetación y el que ella misma sentía en aquellos momentos en que la piel le ardía a más no poder. Era una sensación que nunca había experimentado hasta ahora.

Spoiler:
Espero no molestar <3

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Y si le quitas lo feliz al final?

Mensaje por Invitado el Jue Feb 11, 2016 1:53 am

Una zaeta azul apareció de pronto para apenas sosegar el inicio de la chispa que tanto trabajo le costo crear, su energía es muy valiosa pues de ello depende su vida, aquel que se interpone en sus planes se vuelve en automático su enemigo y mas dando argumentos tan sentimentales como el que escuchaba.

Le juzgo inquisitivamente sin procurarle ayuda alguna, al contrario le dio prioridad a ocultar su rostro para que en la memoria de la chica no existiera más que un encuentro con algún extraño de esos que ya se ven asiduamente por aquel país.

-¿No?.- que divertida criatura, tan pequeña he insignificante tratando evitar lo que seria antes o después, el orden carecía de importancia.

Hizo una inspección más ha detalle de la joven que tenia enfrente.

Descalza, sola en medio de la noche y diciendo incoherencias


-La tristeza existe para ser aliviada por lo que ustedes llaman felicidad, entonces es justo provocar tristeza si no la misión de la felicidad nunca se llevaría a cabo y terminaría por desaparecer.

Dio espacio entre ambos para posar una de sus manos en un tronco cercano, ignoraba que intenciones tenia la recién llegada y muchos más el tipo de provecho que podría sacar por la curiosidad que había manifestado por asuntos ajenos a ella misma. Había algo en ella no terminaba de gustarle una especie de destello alrededor de cuerpo que bien podría ser solo una alucinación de su parte.

Spoiler:
Adelante, gracias por responder.

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Y si le quitas lo feliz al final?

Mensaje por Chen Zi Yang el Miér Nov 09, 2016 5:52 am

Estaba adolorida y afligida por aquello que estaba presenciando. El fuego nunca había sido algo de su particular atención hasta que lo había visto de aquella manera. Tan sublime y poderosa que la había llevado a hacer una tontería tal como quemarse las manos por salvar a aquellos que ardían en las llamas, proclamando gritos y pedidos de ayuda hasta extinguirse en un crepitar incesante.

Miró sus manos al intentar tocarlas, sintió el dolor de las ampollas que saldrían momentos más tarde por los impulsos estúpidos que ella tenía en esos momentos. Pero se concentró en algo más que el dolor y en esta ocasión, le sonó particularmente rara una palabra.

—¿Cómo la felicidad podría aliviarlo? ¿Es algo de magia?—
preguntó ella sin entender realmente el concepto con el cual estaba lidiando.

La vida de las luciérnagas era mucho más sencilla que la de los humanos. Vivian para ellos y alumbraban el camino que debían seguir una comunidad sin tantos problemas ni debates filosóficos ni sentimentales como los que ella escuchaba de los humanos, pero no por eso la dejaban indiferente. Por el contrario, la muchacha quería aprender.

—¿La felicidad me aliviará?— preguntó ella señalando sus quemaduras —si es sólo eso, sólo debo salir a buscarla ¿Es de algún color y forma en particular? ¿Cómo la reconozco?— preguntó con entusiasmo. Si era cuestión de buscar, no había nadie mejor que ella que seguramente, acabaría hallando aquello que la podría ayudar.

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Y si le quitas lo feliz al final?

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.