¡Ebichu dice!
Historia
Una suave y cálida brisa refresca a los viajeros y caminantes que pasan por éste gran Imperio. Los cerezos florecen, apenas está empezando la primavera y ellos danzan ansioso por mostrar su belleza a todo el que quiera observarlos. La civilización se consuma entre las guerras, los emperadores y las muertes de tanta gente inocente y no tanto. Así se caracteriza el comienzo de la era Tokugawa o Edo, donde destará no sólo por las guerras y el nuevo orden, sino por ésta tendencia en aumento de conseguir esclavos en todos lados. Y entre todo esto, muchas personas toman ventaja de la situación y se especializan en el comercio.
En época en que la guerra y la expansión del imperio es inminente, la dictadura y el poco trato con extranjeros o su mismo desagrado hacia todo lo que no es japonés. Pero, siempre se encuentra la ventaja para vender personas o seres con características maravillosas, como cola y orejas. Algunos, poderosos, se resisten, pero, ya se las han ingeniado para atraparlos sin romperse una uña. Otros, es más fácil conseguirlos, por deudas, apuestas y hasta como rehenes de guerra también, entran al mercado sin ningún problema. Y hay mucha gente que compra esclavos o "mascotas" también llamados pets, entre la jerga comercial. Cotizan muy bien en el mercado y todos están deseosos de tener uno o más de uno. Se los puede comprar de manera legal en muchas tiendas que se dedican a venderlos muy caros pero que los tienen más "presentables". Sin embargo, también se los puede comprar de contrabando (a veces, son simplemente secuestrados y vendidos), aunque se dice que los jóvenes que viven aquí, pasan las peores penurias y no llegan "en buen estado" a manos de sus amos.
Únete a ésta historia, donde la magia, la crueldad y quien sabe, quizás el amor, van tomados de la mano.
Actividades
Foros Hermanos
Crear foroCrear foroCrear foro
Afiliados élite
Última limpieza: 10/08/2017

Nunca te fies de una cara bonita [Privado]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Nunca te fies de una cara bonita [Privado]

Mensaje por Atsuki el Sáb Ago 29, 2015 3:52 am

¡Malditos hombres! ¡Malditos vendedores! ¡Malditos cazadores! ¡Maldita humanidad! Odiaba esto, odiaba todo esto. Estaba huyendo porque habían visto su hermosa y esponjosa cola y habían pensado que ella sería una buena mercancía ¡maldito mundo! ¡Ella! ¡Ella que era una mujer hecha y derecha! ¡Que era una maravilla para el mundo! ¡Que era casi como una diosa para todos aquellos inmundos seres inferiores, estaba siendo cazada como animal salvaje! Pero ¡malditos humanos! La muchacha bufo varias veces molesta por ello ¡aun no podía creer que la hayan rebajado a semejante humillación! ¡Mascota, nunca! Jamás iba a permitir ser la esclava de alguien, claro que no. Ella había nacido para triunfar, para hacer cosas grandes, para todas aquellas maravillas que el mundo le tenía en frente, no para estar en una jaula hasta que le mejor postor llegase y la sometiera a las más crueles humillaciones. Ella era una diosa, una poderosa hechicera y de eso, nadie la bajaría ni la quitaría de ése pedestal en el que ella misma se había posado ¡nunca! Pero había perdido su bolsa de materiales, por lo que no le quedaba ningún hechizo rápido de hacer para poder salir ilesa de allí, no tenía muchas opciones más que huir o ser atrapada por aquellos hombres.

Vio los arboles, los ligustres y toda a hierba que había allí dentro ¡era perfecto! Podría perderlos allí, que era su especialidad hacer aquellas cosas, así que se metió en el interior del lugar, corriendo a todo lo que sus piernas le permitían para llegar a perderlos. Lo que no sabía ella desde un principio es que estaba metiéndose en el laberinto y si seguía así, no iba a poder salir. Pero eso no le importó. Sentía las voces cerca, los pasos y sólo se internaba más y más con la intención de perderlos y no volver a encontrarlos. Cansada de correr, se echó contra una pared cayendo al suelo agitada. Habían hecho que la grandiosa Atsuki se agitara y transpirase debido al mal rato ¡y lo pagarían cada uno de aquellos hombres! Pero primero, debía recuperarse para ello, así que se tomó unos minutos sentada en el suelo, recuperando el latir normal de su corazón, acomodando la capa sobre su cabeza para que sus orejas no se vieran debido a que ya había perdido el efecto del contra hechizo para que estas desaparecieran. Debía esperar hasta la noche para volver a efectuarlo, así que lo más seguro era hacer eso: esconderse mientras tanto.

Ya como nueva —o algo similar— se puso de pie y comenzó a caminar ¡pinche laberinto! Y ahora ¿Cómo diablos hacia para salir de allí? Miró a su alrededor y sólo veía posibles atajos que no la llevarían a una posible salida, todos eran potenciales encrucijadas, sin contar que aun debía preocuparse de los cazadores que rondaban los alrededores. Olfateó un poco el suelo y las paredes, intentando ubicar un olor familiar, más, al no sentir cerca de allí el rastro de aquellos hombres, optó por tomar el camino de la derecha, debía de ser algo ¿o no?

Estuvo así media hora. Yendo y viniendo. Entraba en un camino y tenía la maldita suerte de que éste, estaba cerrado y debía volver sobre sus pasos y retomar el curso de nuevo esperando tener más suerte en el próximo que eligiera. Y así, pasó el tiempo y pasó, más a mitad del camino, se detuvo en seco al ver a uno de sus peores enemigos: un lobo.

—Hagamos esto fácil: yo no te agrado y tú no me agradas, así que mejor da la media vuelta así yo pueda encontrar el camino de éste laberinto— la muchacha hizo una seña retrocediendo un paso. Si bien, no era exactamente alguien temerosa, en ése momento, no estaba segura de cuánto podría contener a un lobo sin su magia.
Kitsune
avatar
Mensajes : 78
Ingreso : 19/11/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: Nunca te fies de una cara bonita [Privado]

Mensaje por Invitado el Lun Sep 07, 2015 1:52 am

Spoiler:
Voy a suponer que este tema es para mi XD

No -La voz sonó firme y contundente, como una daga clavándose en su objetivo. A esto, siguió una risa, larga y distendida. Luego hubo silencio- Estoy viéndote, y te dije que no -Las palabras volvieron a sonar, rudas y carente de humor. A esto siguió un gruñido y, otra risa, más escandalosa y musical. Al rumor, ya retumbando rumbo a su desaparición le persiguieron ruidos sordos de pasos apresurados, más risas y gruñidos.

Las figuras se movían rápido, recortándose contra las paredes mientras la oscuridad que les rodeaba se rendía y se resignaba a quedar olvidada dentro de la habitación de la posada en la que, Rihe e Inoue vivían entonces- Oh vamos~ -Mencionó el muchacho de tez pálida y cabellos claros- He trabajado muy duro estos días, me merezco un descanso -Saludo a la dueña del lugar, una mujer flacucha de aspecto enfermizo y salió. Fuera el sol quemaba, a Rihe le pareció una sensación encantadora. Inoue seguía gruñendo- Esa herida -Mencionó sin darle importancia a su alrededor ni a la poca gente que tenía la capacidad de verle- Oh vamos, esta curada, sólo es una gran cicatriz y te recuerdo que fue tu culpa -El muchacho negó con la cabeza y procedió a acomodar su violácea yukata, cubriendo un poco su cuerpo. Su costumbre de estar caminando con medio pecho al descubierto, era a menudo censurada por la reprobatoria mirada del lobo- Disfrutemos hoy y mañana trabajemos -Fue la palabra del muchacho contra la del lobo, pero el animal, al negarse a obtener una apariencia humanoide, no pudo hacer mucho más. Salvo seguirlo y procurar que todo fuese bien.

Y juró ser un día largo, tanto, que para el atardecer, Inoue sólo quería irse a dormir- ¿Como es que tienes tanta energía? -Pregunto al joven que aún sonaba fresco y listo para más corridas. Pero Rihe se aventuro a sólo sonreír, o al menos eso hizo, hasta que fue tomado de un brazo- ¿Has visto a una mujer por aquí? Iba encapuchada -El muchacho observó al grupo de hombres, recios, fuertes, malolientes- No, no he visto a nadie... ¿Es una delincuente? -El hombre admirado por el cabello y la tez de Rihe, soltó su brazo con un gesto agresivo y  grotesco, no respondió. Se limito a alejarse, mirándole con antipatía y renuencia. No era la primera vez que le miraban con cara de pocos amigos, la mujer de la posada decía que era por la aversión a los extranjeros- ¿Crees que debería teñir mi cabello? -Pregunto tomando sus rebeldes mechones con una mueca divertida. Fue en una segunda mirada a su alrededor que al fin lo noto, la entrada al laberinto. Su ilusión se disparo como la de un niño- ¡No puede ser! -Exclamó con ansiedad y emoción metiéndose dentro sin pensarlo una vez, dejando al lobo desorientado y exhausto, aunque aún no acababa el día.

Se quedó sólo y le tocó meterse a buscar al hombre que tenía una misión escondida tras las cintas que abrigaban su cuello. Pero le tiempo paso y Rihe nunca apareció. Y era lógico, el lugar era inmenso y no tenía idea donde estaría aquel molesto pseudo-adolescente- Nunca piensa en nada -Se quejaba, una mezcla entre indignación y resignación- ¿Cómo era antes de ser así? ...Se huele algo oscuro pero... -Entonces se topó con ella, una mujer cuyo olor supuso otro problema- "No puede ser" -Pensó observando a la kitsune. El día lo ponía a prueba- ¿Y si me niego? -Amenazó acercandose a la mujer con su cabeza gacha, como si deseara saltarle a la yugular- Pasaré sobre ti. Ahora -No obstante una risa lejana, que consiguió que irguiera sus orejas, lo dejo parado en su lugar. A escasos centímetros de la muchacha. Extendió su silencio, turnándose entre escuchar y mirar a la joven. Finalmente suspiró- Tienes razón, tu no me agradas, pero hagamos un trato. Me ayudas a buscar un crío y yo te guío a la salida. A diferencia tuya, se como salir de este lugar... Y por tu seguridad, te convendría salir acompañada -Finalizó recordando aquellos hombres del principio, antes que terminara metido allí. Rodeó a la muchacha sin esperar una respuesta y siguió su camino- Sólo a modo de título orientativo, estas yendo por el camino equivocado -Hacia rato que el animal llevaba caminando el infernal laberinto y tenía una idea más o menos acertada de su posición, pero tampoco podía asegurar que no acabara perdido al igual que ella.

Volver arriba Ir abajo

Re: Nunca te fies de una cara bonita [Privado]

Mensaje por Atsuki el Miér Oct 07, 2015 4:03 am

Spoiler:
Sí, el tema era para ti, lo dejé en la búsqueda XD
Coraje no le faltaba, eso era seguro. La muchacha tenía los humos por el cielo, sin embargo, conocía sus limitaciones y precisamente por ese orgullo que mantenía siempre a alturas inhumanas, era que se contenía pues, iba a ser mucho peor ser derrotada de manera vil. Aunque, era sabido que los lobos no le agradaban en lo absoluto, simplemente, pasaba de ellos en cuanto podía, pero ahora, estaba en una encrucijada que ni ella misma podía saber exactamente cómo resolver.

Podría usar algún truco, pensó en mil cosas para llevar a cabo su triunfal escape en aquel momento. Mantenía un pie detrás del otro, en una postura lista para salir corriendo o bien, prepararse para cualquier otra cosa que pudiera salir por aquel momento.

—Si te niegas, así como tú no te contendrás, yo tampoco lo haré—comentó muy segura de lo que decía. Tenía que sonar segura, tenía que verse como siempre, impecable y ya las cosas saldrían sobre la marcha como a veces sucedía. Había logrado perder a aquellos hombres sobre la marcha, podría con el lobo.

Más, al verlo acotar distancias, se preparó para un inevitable ataque. La muchacha dejó ver sus colmillos afilados sobre sus labios. Por supuesto, no eran iguales a los de un lobo, pero de que serían capaces de hacerle un daño era seguro. Más, se llevó una sorpresa al ver que pasaba a su lado. Atsuki miró al lobo caminar pensando si sería un truco o no. Pero ¿Qué posibilidades tenía de salir rápidamente y esconderse una vez más? Si podía recibir ayuda, era una opción ¡No! Era la única opción que tenía de momento. Mordiéndose el labio y habiendo hecho un gesto a modo de berrinche, caminó detrás del animal.

—¿Cómo es el muchacho que buscas?— preguntó queriendo sonar indiferente, pero no salió tal y como ella lo esperaba más, surgió una idea en ella que podría facilitar las cosas y cuanto más rápido estuviera fuera de aquel laberinto, más rápido podría huir de los cazadores, que ella sabía que era una presa fácil estando allí —¿tienes algo suyo? Quizás, pueda hacer algo para encontrarlo de ésa manera— la muchacha mostró una sonrisa, confiada, traviesa, cruzando los brazos sobre su pecho pensando en hacer algo fácil para guiarlos hasta el joven extraviado.
Kitsune
avatar
Mensajes : 78
Ingreso : 19/11/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: Nunca te fies de una cara bonita [Privado]

Mensaje por Invitado el Mar Nov 03, 2015 5:25 pm

¿El muchacho que busco? -El lobo emitió esa misma pregunta con cierto aire de intriga. Como si no acabara de entender a la muchacha- ¿Acaso importa? No sabrías reconocerlo aunque te lo dibujara -Sonaba grosero pero creyó al principio que estaba en lo cierto, después de todo estaba acostumbrado a él. El no tenía manos para dibujar y los rasgos físicos del muchacho no destacaban demasiado, no de cualquier japonés promedio...A excepción de- Su cabello. Es de un atípico tono claro -Casi parecía extranjero y de hecho solían catalogarlo de tal, con lo cual ganaba maltratos. Luego reparó en su altura, en verdad alto. Con 1.85 de altura, destacaba bastante del resto del promedio japonés- ....Y su altura tampoco se ajusta al standard natural, es extremadamente alto -Entonces se pregunto porque si era japonés, era brutamente alto. No tenía sentido. Y sus ojos, nunca reparó en ellos. ¿Por que no le prestaba atención? No eran orbes que se vieran con frecuencia- Hm... Sus ojos son escarlatas -Pero el sabía, que aunque el muchacho se representaba como japonés, la realidad probable era que no lo fuera. Eso, o no lo era uno de sus progenitores- No tengo nada de él que puedas usar pero, si puedo decirte que no tiene un olor natural -Olía a otra cosa que un simple humano, si bien sangraba y tenía las limitaciones de cualquier otro. Para él que no era una criatura mortal ni ignorante, el muchacho era "algo parecido a un humano"

Irguió sus orejas al escuchar un risa lejana- Esa risa es la suya. No se que hace pero esta perdiendo el tiempo, como es común -Así que a eso llegaban, lo único que tenían para guiarse era el olor que desprendía el muchacho- A menos que puedas encontrar alguna hebra de su cabello sobre mi lomo, el desgraciado.... -No terminó la frase, era frustrante para el animal decir que le usaba de almohada o mascota o lo que fuera cuando le venía en gana. Quería largarse del laberinto, antes que la noche o esos hombres los encontraran antes. No sabía que podían estar pensando, pero si lo encontraban junto a una kitsune, se les pasaría por la cabeza la idea de meterlos en una jaula y el no tenía interés en ser esclavo de nadie.

Volver arriba Ir abajo

Re: Nunca te fies de una cara bonita [Privado]

Mensaje por Atsuki el Lun Ene 11, 2016 7:54 am

La muchacha se sentía ofendida de la forma en que el lobo le hablaba. Una fuerte paliza a su orgullo es la que le daba al hablarle como si ella fuera una chica común y corriente. Y todo lo contrario, que Atsuki era mucho, pero mucho más que eso. En su percepción de sí misma, era lo más parecido a una deidad, con todo y magia. Estar con ella, era todo una bendición, por supuesto. Nadie podía compararse a su carisma, a su talento o a su capacidad de aprendizaje. Nadie. Pero el lobo… y es por esa razón que no le gustaban los lobos. Bueno, sería una razón más para que no le gustasen en lo absoluto.

Pero no le quedaban muchas opciones si quería salir de ahí, así que debía aguantar al lobo hasta que llegaran a la salida. Suspiro cansada y siguió el paso de éste hasta escuchar la risa. Lo sentía lejano, pero sus oídos eran lo suficientemente buenos para poder escucharlos.

—¿En tu lomo? ¿Eres su mascota, acaso?— preguntó la muchacha hincándose al lado del lobo con una sonrisa socarrona moviendo sus finos dedos entre el pelaje de él buscando algún mechón que difiriera de color al lobo o fuera algo más largo, incluso, que estuviera suelto. Cualquier cosa serviría para poder hallarlo, tan sólo necesitaba algo que llevase su energía para poder hallarlo, aunque un mechón podría ser poco, ella no era una buena bruja por nada ¡de las mejores que podías encontrar!

Escarbó unos minutos en el cuerpo del lobo, procurando ser minuciosa al revisarlo y también, cuidadosa con ello, no quería confundir un pelo que se le había caído al lobo con uno del muchacho. Hasta que al fin, una fina hebra blanca llegó a sus manos, alzándola con cuidado entre sus dedos índice y mayor, para elevarla con una sonrisa. Ese mechón tenía energía diferente al resto y ella, lo sabía. Aunque era poco, algo harían con ello.

—Lo encontré— mantuvo su sonrisa triunfal y su entusiasmo que desbordaba su rostro gracias a ello —ahora, es sólo cuestión de que me lo dejes a mí— aseguró sosteniendo la hebra en su mano mientras comenzaba a recitar un conjuro, haciendo que la hebra de cabello levitase envuelta en una luz roja y comenzara a moverse, mostrándoles el camino —vamos. Si lo seguimos, llegaremos a encontrarlo— contó ella comenzando a caminar esperando que lobo la siguiera hasta el acompañante de éste, después de todo, ella tan sólo quería salir de ahí, no es como si le importase que estuviera acompañado o no —¿Qué se supone que haces acompañando a alguien que parece ser completamente opuesto a ti?— inquirió curiosa. No había llegado a donde estaba por no serlo y tenían que hablar de algo en el camino y eso, podría ser una buena idea.
Kitsune
avatar
Mensajes : 78
Ingreso : 19/11/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: Nunca te fies de una cara bonita [Privado]

Mensaje por Invitado el Sáb Feb 13, 2016 12:34 am

Movió sus orejas, ciertamente disconforme ante la osadía de la muchacha. ¿Su mascota? Emitió un gruñido separando apenas sus fauces, pero no se movió. Tenía un objeto justo y no permitiría que las bobadas de un kitsune lo desconcertaran. Por fortuna, ella encontró lo que buscaba y comenzó con sus obras. Artes de brujería comunes en los de esa especie, sólo esperaba que ella no los guiara a una trampa con esas dotes desagradables. Inoue y su costumbre de caminar rezagado se hicieron presentes una vez más, pero escuchaba a la muchacha y en cierta forma, comprendió su pregunta. ¿Por que ir con un muchacho con esa esencia? ¿Por que seguirlo? ¿Por que molestarse en cuidarlo cuando se veía a simple vista que el chico no quería ser protegido? Se mantuvo en silencio, siempre moviendo sus orejas, atento. Contarle cosas a un desconocido no era bueno, pero era la primera que percibía en realidad que el joven peli blanco no era un humano normal- Cuando lo conocí, ya era así. Ya tenía esa esencia -Movió una de sus orejas escuchando a la lejanía, preguntándose porque el joven estaba tan silencioso. Rihe no era así- Parece un humano normal, pero a veces habla extraño. Hay ocasiones en que comenta de tener deberes...  No dice para quién o para que sean, se queda serio al pensar en ello -Rememorando, aquellos fragmentos de la primera vez que se vieron, regresaron a su memoria consciente. El como y el porque terminó así, rebotaban en su cabeza- Estoy detrás suyo porque necesita ayuda. Seriamente. Es tan estúpido, que no podría salir adelante, aunque le regalaran casa, comida y abrigo. A veces se comporta como si fuera una cría en piel de adulto -Y no lo decía en broma. A menudo tenía que cuidar aquella distraída espalda. De los aprovechados, de los bandidos, de los antros- Me sorprende que aún no lo hayan capturado los esclavistas.

Giraron una esquina, siguiendo la hebra de cabello. El espíritu hasta se sentía estúpido confiando en un kitsune y un cabello, pero cualquier cosa que le ayudara valía la pena. Y sin embargo parecía que la magia funcionaba, pues a lo lejos pudo escuchar la risa jovial del muchacho- ¿Que hay de ti? ¿Por que tienes forma humana? ¿Que tiene de divertido andar a 2 patas? -Comenzaba a sentir en el ambiente una fragancia natural a la cual estaba habituado. Rihe no solía usar fragancias, ni se bañaba en ningún tipo de agua especial. Pero siempre le recordaba el mar.

Volver arriba Ir abajo

Re: Nunca te fies de una cara bonita [Privado]

Mensaje por Atsuki el Sáb Nov 05, 2016 9:09 am

Aunque lo escuchara del lobo no podía creer que seres tan soberbios e imponentes anduviera detrás de un humano sin importancia ¿en serio? ¿Qué le veían a aquellos seres inferiores? Después de todo, por ellos se había comenzado a comercializar con todo tipo de criaturas ¡incluso ellos mismos! Eran estúpidos, demasiado al particular modo de ver de Atsuki.

—Así que eres la niñera de un crío ¿qué ganas tú con ello? No veo que andar por detrás de alguien que apenas sepa cuidarse tenga un beneficio ¿lo quieres?— sonrió ladina.

Amor, una estupidez creada por los humanos que había llegado a tantas otras especies. Pero no a ella, claro a menos que el amor propio contase.

—Soy hermosa, no importa si voy en dos patas o en cuatro— soltó orgullosa acomodando su cabello delicadamente detrás de su hombro —y es más fácil conseguir maestro de esta forma. Puedo ocultar mis orejas y cola por unos instantes. Si me veo como uno de ellos, confían en mi y me enseñan— sonrió —aprendo lo que necesito. Obtengo lo que quiero y algún día, les probaré que una simple zorrita los humilló con sus trucos. No necesito más que eso. Aunque estos cazadores son una verdadera molestia en cuanto conocen tus disfraces— bufó molesta pensando en el lío en que estaba metida por su culpa —¿el de allá es tu pequeño?— bromeó al ver que el cabello se detuvo y adelante había un muchacho con las descripciones que le había dado riéndose de algo. Lo único que esperaba es que no fuera de los cazadores.
Kitsune
avatar
Mensajes : 78
Ingreso : 19/11/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: Nunca te fies de una cara bonita [Privado]

Mensaje por Invitado el Jue Nov 10, 2016 2:53 pm

Tch… Tendría que ser idiota para estar enamorado de un hombre como Rihe -Confeso el lobo. Amor, sin duda alguna la relación entre ese sentimiento y las personas podía, quizás, ser verdaderamente genuino, de un padre o una madre a su hijo o hija. Era todo- No, lo que me ata a él es una deuda -Respondió con cierto aire de nostalgia. Para poder seguir a Rihe debió abandonar su bosque, su hogar; donde nació y creció. Para Inoue mismo su decisión, si bien la consideraba acertada, era un misterio. Rihe nunca le pidió nada a cambio, ni le importó no obtener más que unas miradas curiosas por lo que se atrevió a enfrentar cuando se opuso a que destruyeran el bosque que el lobo protegía. Era simplemente un tipo extraño.

El lobo movió sus orejas al ver la figura del joven- Si, es mi cachorro –Comentó a la kitsune, acercándose al joven. Sentía un tanto de alivio y otro tanto de indignación, de modo que cuando estuvo lo bastante cerca, le gruño. El joven que se encontraba entretenido, regresó la mirada con una sonrisa cálida, un tanto traviesa- ¡al fin! Ya me daba frío. Es que, ya ha oscurecido. ¿hm? ¿Quién es ella? -La figura de la muchacha llamó la atención del joven stalker, quién en sólo segundos convirtió ese encuentro casual en una verdadera historia romántica- Inoue~ Pillo~ -El lobo se mantuvo estático, firme, la fuerza con la cual sus patas se aferraban a la tierra, indicaba que estaba listo para morderlo- Es una kitsune -Enfatizo, como si ello dejara en claro a Rihe, que siempre sería imposible. Pero claro, estaba el pequeño detalle: Rihe no entendía de problemas raciales- Genial. ¿Cuál es tu nombre? Soy Rihe -Sólo cuando se acercó lo suficiente, puso Inoue detallar que le muchacho llevaba una de sus manos vendadas- Espera, ¿Qué te ha pasado? -El joven levantó la mano, muñeca y antebrazo llevaban la misma venda enrojecida- Oh si… -Con la voz grave que Rihe empleo al referirse a ello, el lobo recordó el momento en que dejo de escuchar la risa del muchacho de hebras plata- Esos tipos de antes, me atacaron los bastardos -Hizo una pausa y levantó un poco a venda cerca de sus dedos- Los he ahuyentado pero, van a regresar -Inoue no podía creerlo, encerrados en un laberinto, en la oscuridad y con la mercancía de esa gente a un lado- Genial -Farfullo el lobo, ciertamente irritado. Las cosas seguirían empeorando si permanecían allí más tiempo- No es genial, creo que nos siguieron. Supongo que no nos creyeron cuando les dijimos que no conocíamos a esa chica -Por supuesto Rihe ni siquiera reparó que Atsuki fuera la perseguida y se limitó a dejar su lugar- Deberíamos regresar a casa, y tu acompaña a tu novia a su casa antes que tengas problemas… ¡Ah! ¿Qué camino? -Preguntó a un fatigado lobo, que acercó y olfateó el lugar por el que habían llegado- Por aquí, aprisa. No quiero encontrarme a esos sujetos.

Volver arriba Ir abajo

Re: Nunca te fies de una cara bonita [Privado]

Mensaje por Atsuki el Miér Nov 16, 2016 11:16 pm

—El amor es idiota— aseveró la muchacha como si eso justifcara haceer idioteces cuands uno se enamora. Quizás, sí lo hacía. Pero ella tampocohabía estado en relaciones largas o estables para decir algo sobre ello, más que su amor propio, no tenía absolutamente nadie más a quién destinar ese sentimiento y no es que tampoco lo quisera realmente.

Más, cuando daba or olvidado el tema, se le crisparon las orejas y la cola a la muchacha de pensarlo si quiera. Miró al lobo on sorna y se sintió mal.

—Jamás me enredaría románticamente con un lobo. Habría de estar muuy desesperada para que eso ocurriera— dijo cruzada de brazos al sentir el escalofrío aun sobre su cuerpo.

Los lobos y los kitsune siempre habían estado enemistado y ella, habino llegado a ser el día de hoy que mantenía un contacto pronunciado con uno de ellos y por necesidad, de ora manera, la muchacha habría rechazado todo contacto con él. Pero como bien dicen: la necesidad tiene cara de hereje.

Y no iba a ser lo único que la preocuparía si no que los cazadores aun la buscaban a ella y hasta habían herido al amigo del lobo. Ella no era de las personas que empatizaban rápidamente on alguien, pero, el lobo parecía ener una gran estima para aquel muchacho.

—¡Aish, qué molestia!— bufó ella buscando entre sus pertenencias y sacó una botella con un líquido rosado dentro de ella y dejándola en la mano del joven —la bebes de tirón, sin respirar o sentirás el mar sabor de ello. Curará tus heridas— y miró hacia otro lado como si no hubiese hecho nada —no me gusta estar en deudad con nadie, así que con eso estamos a mano— e intentó cambiar de tema, acomodando su cabello.

Siguió al lobo sin mediar preguntas ni más palabras que las que había dicho. Atsuki no acostumbraba a hacer esas cosas, ella cobrabra muy ccaro cuanto favor hacía, razón por la que podía vivir tranquila y valerse por donde ella quisiera siempre y cuando no enontrae a algún cazaor de por medio, esos siempre acababan arruinándoles sus planes.

—Igual, me conoces— dijo al final —es a mí a quién buscan. Cuando salgamos, estarán a salvo— añadió ella pensando en el camino a tomar fuera del laberinto. Había terminado ahí por no conocer nada, así que se las debería ingeniar afuera.
Kitsune
avatar
Mensajes : 78
Ingreso : 19/11/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: Nunca te fies de una cara bonita [Privado]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.