¡Ebichu dice!
Historia
Una suave y cálida brisa refresca a los viajeros y caminantes que pasan por éste gran Imperio. Los cerezos florecen, apenas está empezando la primavera y ellos danzan ansioso por mostrar su belleza a todo el que quiera observarlos. La civilización se consuma entre las guerras, los emperadores y las muertes de tanta gente inocente y no tanto. Así se caracteriza el comienzo de la era Tokugawa o Edo, donde destará no sólo por las guerras y el nuevo orden, sino por ésta tendencia en aumento de conseguir esclavos en todos lados. Y entre todo esto, muchas personas toman ventaja de la situación y se especializan en el comercio.
En época en que la guerra y la expansión del imperio es inminente, la dictadura y el poco trato con extranjeros o su mismo desagrado hacia todo lo que no es japonés. Pero, siempre se encuentra la ventaja para vender personas o seres con características maravillosas, como cola y orejas. Algunos, poderosos, se resisten, pero, ya se las han ingeniado para atraparlos sin romperse una uña. Otros, es más fácil conseguirlos, por deudas, apuestas y hasta como rehenes de guerra también, entran al mercado sin ningún problema. Y hay mucha gente que compra esclavos o "mascotas" también llamados pets, entre la jerga comercial. Cotizan muy bien en el mercado y todos están deseosos de tener uno o más de uno. Se los puede comprar de manera legal en muchas tiendas que se dedican a venderlos muy caros pero que los tienen más "presentables". Sin embargo, también se los puede comprar de contrabando (a veces, son simplemente secuestrados y vendidos), aunque se dice que los jóvenes que viven aquí, pasan las peores penurias y no llegan "en buen estado" a manos de sus amos.
Únete a ésta historia, donde la magia, la crueldad y quien sabe, quizás el amor, van tomados de la mano.
Actividades
Foros Hermanos
Crear foroCrear foroCrear foro
Afiliados élite
Última limpieza: 10/08/2017

Oasis sideral [+18]

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Oasis sideral [+18]

Mensaje por Wataru el Dom Abr 26, 2015 5:31 am

Recuerdo del primer mensaje :

Día o noche, los tiempos se detenía, el camino era diferente ahora, la vida se había sumergido en un tiempo distante apenas y se daba cuenta de ellos, era que aún no lo digería de forma correcta, no podía comprender lo que paso con su mascota, lo que paso día después, lo que pasaba en esos momentos de distracción y sólo se creaba aquellas formas de diversos colores, era tanto en lo que su mente debía de pensar, no podía ser que de un estado u otro su mundo pasara a sentirse aún más terrorífico que con el sátiro era como doble intención de destrucción o como aquella sed lo consumía con más fervor de forma constante ya no estaban los tiempos normales donde solía pasar ahora eran mucho más frecuente.

Salió ese día silenciosamente sin que nadie lo notara, no le dijo a su sirviente confiable, aunque sabía que el continuaría guardando silencio si sabía que no le pasaría nada malo, era de las pocas personas con las que podía confiar, aunque sólo era eso, un sirviente, no le dio más estima que el de ese papel por miedo de una nueva traición, las heridas del pasado jamás se desvanece, aunque el dragón le había explicado en esa ultima vez que se vieron no cambiaba los sentimientos ya tallados y tampoco deseaba que salieran otros del pasado.

Camino, siguió sus pasos por sendero perdido, cruzando los valles, llegando hasta las profundidades el bosque allí donde las cuevas se abrían tras cortinas de maleza o de agua, sus pasos lo llevaron hasta la más oscuridad profundidad donde sólo se veía una cortina verde, era sólo piedras cubiertas de maleza nada interesante, era eso lo que hacia un lugar seguro, paso aquella cortina sin preocupación ocupándose de la soledad cuando una cueva mostró su bocanada de aire desde allí, camino con la mano contra la fría roca para seguir andando por ese lugar que perdía la luz.  

Destellos brillosos, una forma de nacer lento hasta el punto donde se veía un remolino estelar, se separo del camino de la cueva para ir más al fondo, en ese lugar donde el eco de las corrientes de agua del subsuelo caían en pequeñas gotas haciendo un cúmulo de ese elemento fresco, se sentó allí sólo observando aquel techo iluminado en medio de aquella oscuridad dando una imagen digna de los dioses, eso le hizo sentir cierta ironía en el asunto.

No cerro los ojos pero a su mente llegaron imágenes del pasado, los recuerdos de su niñez donde jugaba con un… Amigo… No podía darle otro nombre, un día de tantos donde lo llevaba hacia los caminos que él decidía terminaron cayendo en esa cueva, no recuerda como, sólo tropezaron con ella, la oscuridad los acompaño hasta aquel lugar que una vez admirado por sus ojos los sentimientos cambiaron al menos lo suyo si, el titubeo de sus pasos se hicieron firme así como el sujetar de aquella mano, pero… En ese tiempo nunca imagino que un día la soltaría para siempre.


Última edición por Wataru el Mar Mayo 12, 2015 7:53 pm, editado 1 vez
Amo Deidad
avatar
Mensajes : 245
Ingreso : 31/12/2014
Localización Palacio Imperial

Volver arriba Ir abajo


Re: Oasis sideral [+18]

Mensaje por Ryuu el Lun Mayo 11, 2015 12:38 pm

-El punto es que no lo tienes, así que no pienso caer de nuevo- declaró alegremente haciendo caso omiso de la lógica de sus palabras, de la contradicción de las mismas o de el hecho de que estaba disfrutando demasiado del simple hecho de actuar neciamente con Wataru “discutir” con él… algo que nunca siendo pequeño se sintió capaz de hacer… después de todo, su amigo era el que lo conocía todo, ahora posiblemente, el erudito supiese muchas cosas más que él, sí… pero eso ya no le detenía para hablar o discutirle y encontrarse divertido con ello.

-Mi piel…- gran parte del carisma que desarrollo cuando adolescente se derivaba de sus múltiples juegos y conversaciones con el sátiro, mucho de sus juicios morales cuando llegó a China, mucho de sus sentimientos ya formados y esa personalidad que tanto llegó a encantar a sus más allegados había sido intervención directa de ese chiquillo curioso, serio y severo. Admiró la piel de su antebrazo, brazo… el dorso de su mano haciéndolo girar hasta que la piel de la muñeca brillase por el reflejo de la luz de afuera que accedía a la cueva de algún resquicio en su estructura… no le parecía dulce, si deslizaba su lengua por ella encontraría más un regusto a sal muy suave… pero era cuestión de percepciones… además, sabía de cierto que al menos su sangre era calificada como “dulce” al menos por una persona, sonrió mirando a su antiguo amigo ¿en qué cosas pensaba justo ahora? Seguramente en aquel encuentro, aquel intercambio de obsequios y tesoros.

También lo atesoraba en su corazón, bien lejos de cualquier persona que tuviese interés en su pasado… era una ventana que sólo a él pertenecía, y sólo él podía abrir para mirar en su interior y recordar aquel momento, aquella promesa, aquella unión que aunque no reconociese en voz alta, fue la primera y única en su género que tuvo cuando era pequeño, aquella elección de cercanía que tuvo siendo libre por primera vez. Conservarla suya era un deseo egoísta, el único que se permitía conscientemente… era suya y de Wataru, y en ese pedazo de universo, de memoria o recuerdo, no existía espacio para nadie más.

-Lo entiendo…- se llevó la mano hasta el pecho donde deslizó los dedos sobre aquel medallón, gesto que hacía cada vez que necesitaba recordar o pensar o calmarse… invariablemente su mano seguía la misma ruta que le unía a ese preciso momento en el tiempo. –Es como si fuese ese momento, el centro verdadero de todo lo que vivimos… el corazón, por compararlo con un ser vivo…- el núcleo de todo, ahí donde se formó el lazo que les unía, debiese existir o no, en esa tarde se había forjado con una fuerza inocente, y por ello… terca.

Se permitió hacer un recuento de ese momento y el presente… los cambios en Wataru, en su voz, su cuerpo y sus acciones… había sustanciales cambios de tamaño, era más alto, mucho menos desgarbado… en realidad ahora ambos eran de complexiones relativamente parecidas… una similitud que no existía antes… continuó con ese ejercicio de comparaciones mientras le miraba… conocía más de él que lo que la ropa ahora mismo dejaba ver e imaginaba que el cuerpo que antes había sido en extremo delgado ahora tendría los músculos propios del varón… así como él había dejado atrás ese estado de larva infantil y desprovista de forma, y ahora guardaba músculos y líneas naturales en los hombres… el tiempo tiene sus formas, sus maneras de dejar el pasado atrás.

-Tú también has cambiado…- comentó de pronto al notar que no era el único observando en silenciosa reflexión, y sonrió preguntándose si seguirían siendo tan torpes ahora… por su parte estaba seguro que no… un maestro muy entusiasta se había encargado de que fuese de ese modo. ¿Y Wataru? ¿Conservaría aún ese temblor en las manos, esa suavidad en los toques e inseguridad al momento de entrar que había hecho todo tan delicado y en su momento, tan sincronizado? Volvió a sonreír apartando la mirada, no quería ser atrapado recordando esa entrega porque cuando lo pensaba invariablemente sonreía y se sonrojaba recordando los errores propios de la edad no con frustración… sino con ternura y buen agrado –estás más alto… y has entrenado mucho más de modo que ya tienes músculos… claro que un erudito, se dedica enteramente a desarrollar su mente, su sabiduría… es posible que ahora sea más fuerte yo…- susurró bromeando en un intento de disimular los otros cambios que imaginaba en el cuerpo ajeno.
Dragón
avatar
Mensajes : 363
Ingreso : 28/01/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: Oasis sideral [+18]

Mensaje por Wataru el Lun Mayo 11, 2015 6:42 pm

Sonrió, no, era propio decir que una leve risa broto entre sus labios apenas un fantasma de un sentimiento que no era entregado con facilidad, no siendo sincero en el nacimiento del erudito por el contrario del sátiro que gustaba de reír con siniestras intenciones, miró a su amigo en la negación de su mirada, las sombras cubrían su rostro pero podía asegurar que leve sonrosa se adornaba en las mejillas como pensamientos que se acunaron en la mente, los propios que él había tenido, imágenes pasada de tanta inocencia entregada.

-Continúo entrenado aunque no más con los soldados.-, Declaro con tranquilidad, claro que no podía seguir el entrenamiento con la guardia imperial, eso sólo sería declarar abiertamente que deseaba acabar con ellos más ahora que tenia fijos en sus mente que era una persona que no dudarían en matar así que no podían saber su potencial o no dudarían ni un segundo envenenar su comida o un ataque desde las sombras para acabar con él jurando que era por el bien del emperador. -Un día tal vez desee ver tus nuevas habilidades.-, Una promesa futura que bien nunca podía cumplirse o tal vez bajo un suceso al cegarse los ojos de los dioses podía llevar acabo.

Extendió su mano logrando alcanzar la ajena, los dedos se rozaron, las yemas de los dedos trasmitieron calor de ambos, era una persona que no soportaba las dudas, los conocimientos debían de ser completos, los misterios que estaba al alcance de su mano debía estar resuelto y allí se encontraba una incógnita que podía resolver, jalando con tranquilidad de un maestro hizo que andará esos pasos que faltaban para que la cercanía fuera clara. No se levanto, tampoco hizo para que su amigo se acomodara, se sentara en su costado, lo había atraído de tal forma que lo abrazaba por la cintura, el pliegue de la prenda prestada podía moverse, en un cercanía de sus labios contra el vientre de aquella persona.

Aroma de aquella piel acaricio su olfato, su aliento tocaba contra aquel cuerpo, rozando en la cercanía pero aún así la distancia era marcada, estrechar sus brazos con más firmeza hacían que sus labios por fin tocara el calor ajeno, ese leve abrir de su boca que podía aspirar igual que su nariz, su lengua sutilmente asomándose acaricio en una primera prueba, en una nuevo intento de aquello que deseaba ajustar en sus nuevas memoria, no sustituir porque aquel recuerdo primero era el único que no tendría comparación donde todos eran ignorantes de tales actos y aún así se fundieron en tal aventura.

Morder el ombligo podía tomar un camino nuevo, guiar aquella persona así como en el pasado que aún falta de experiencia, sólo conocimientos teóricos jugo de una forma propia de los adultos, su lengua ahora no era tan inocente, no por él si no por aquel lado oscuro, pero se deslizaba con una única memoria clara.
Amo Deidad
avatar
Mensajes : 245
Ingreso : 31/12/2014
Localización Palacio Imperial

Volver arriba Ir abajo

Re: Oasis sideral [+18]

Mensaje por Ryuu el Mar Mayo 12, 2015 3:53 am

-Los eruditos no deben entrenarse con toscos hombres de batalla…- murmuró pretendiendo una desaprobación, aunque en realidad, incluso siendo él un designado guardia durante sus entrenamientos… la verdad también en momentos había sido instruido por el ministro, leyó más libros de los que hubiese imaginado a la par que su entrenamiento encrudecía con los años, aunque prefería la presencia pacífica, el fuego dentro de su ser solía dominarle fácilmente estando en una batalla… eso claro, a menos que fuera contra su amor de la infancia.

-Tal vez un día las veas… pero seguro lo imaginas… ahora soy un dragón grande y fuerte… no es fácil someterme…- aceptó sin reparo mientras le miraba y mantenía aquella presumida broma, delicada, a medias cierta, a medias fanfarronería graciosa… conocía el demonio que habitaba el cuerpo de su amigo, y Wataru había visto alguna vez el ser que se escondía bajo su carne y piel humana… enfrentándose ambas existencias o mostrándose una a la otra… invariablemente tratarían de destruirse, no porque fuese lo correcto, no porque el mundo sería mejor de acabar con el otro… sólo porque se atraían invariablemente al fuego de la muerte… y claro, no estaba seguro de ser más fuerte que él. Cuando creces mirando la espalda del otro, admirándole, mirando hacia arriba… es difícil imaginarle más débil que tú incluso con el paso de los años.

Al sentir el roce de sus dedos en los propios, ser atraído nuevamente hacia él… anduvo calmadamente hasta deshacer los pasos que le habían apartado un poco de Wataru, mirando sus ojos notaba ese mismo brillo de cuando le arrastraba de un lado a otro sólo para buscar alguna de las cosas que había leído en un gran libro y que deseaba ver y tocar y comprobar por sus propios sentidos al costo que fuese.

Terminó contra el cuerpo de Wataru… no había resbalado, sólo había seguido siendo atraído a él sin pausa alguna… su culpa… pero no reclamó nada porque al sentir el peso de su rostro contra su cuerpo… más debajo de lo que debería… sus manos se sostuvieron primero de la roca a espaldas de su amigo, luego de sus hombros conforme la nariz y la boca parecían deslizarse lentamente por su piel…

El calor le invadió de golpe, su cuerpo normalmente tibio se tornó cálido y acogedor para su percepción, jadeaba un aliento confortable que incluso dibujaba nubecillas de vapor en el ambiente naturalmente frío de aquella cueva… sus ojos se entrecerraron y un suspiro escapó sin permiso de sus labios al sentir la humedad de su lengua y el reflejo le hizo cerrar las manos en el cabello ajeno… suave… delgado y largo. Un escalofrío culposo se placer se deslizó por todo su cuerpo mientras notaba las perlas del sudor aparecer en su piel como si de pronto estuviesen en unas aguas termales.

Silenciando la conciencia y el resto de sus pensamientos adecuados sonrió mientras elevaba el rostro ladeándolo sólo un poco a la par que sus manos delineaban el contorno de las orejas ajenas y su cuello… -Y bien… ¿sigue siendo dulce?- preguntó en un hilo de voz delicado y terso.
Dragón
avatar
Mensajes : 363
Ingreso : 28/01/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: Oasis sideral [+18]

Mensaje por Wataru el Mar Mayo 12, 2015 8:02 pm

Alzo la vista hacia los ojos de su amigo. -Lo es.-, Fue la tonalidad clara de aquella confirmación, el tensar de aquel cuerpo, el tacto de la lengua contra la piel era viejos recuerdos pero que avivaban con ese sólo toque , el calor también paso sobre su cuerpo como si empezara a padecer de fiebre, esa sensación de oleaje que venia como justas olas del mar, surcando contra su cuerpo de una forma imparcial sin ni un ritmo cuerdo pero armonioso aún contra de lo que pudiera sentirse, era, no comprendía aquel sentir pero que últimamente parecía nacer de forma demasiado fluida como si fuera parte de los cambios que pasara por su cuerpo desde aquella lucha junto a todo lo demás que se hubiera presentado.

El nuevo dominio del que se veía participe parecía querer escapar pero allí con su amigo no sólo se trataba de eso, era sensaciones, pensamientos ocultos que también participaban como una memoria, debía de ser honesto el erudito pero sólo lo hacía en sus propios pensamientos sin deseo de comentarlo más allá de sus mente, no era algo que compartiera en palabra pero aún así en sus acciones se dictaba como en el pasado que sólo marcaba el camino con sus propio andar pero nunca señalaba hacia donde pensaba ir. Así mismo en ese momento su sendero se vio marcado por el saborear de su lengua, el deslizar de la húmeda por aquel cuerpo más hacia el sur de aquel primer contacto que había hecho, la inocencia tímida sólo se iba poco a poco esfumando dejando esos atesorados recuerdos de nuevo en su cofre.

Desheredar aquel abrazo para pasar sus manos por debajo de la tela, sus dedos acariciar la piel calidad que no había vuelto a sentir desde más allá de los contactos tímidos de las manos, ahora, era la espalda la que se acunaba bajo la palma, subir y descender por aquella caricia que delinear el cuerpo, no tener más otros pensamientos que aquel momento que se coronaria de nuevo como un simple recuerdo ocultado en una parte de su memoria, sólo sería uno más entre todos lo que atesoraba que aún cuando sonara en un numero tan intenso comos la estrellas sólo era un insignificante digito en comparación pero con un valor mayor que esas brillantes en el cielo.

El erudito no quería tomar en cuenta que estaba pecado hacia su promesa de dejar aquellos caminos hacia el olvido, no deseaba pensar en un razonamiento lógico como el que siempre era llevado en alto deber, un peso que cansaba más que carga el propio mundo así que sólo lo olvidaba por esos instante para seguir en su propio reconocimiento.

Deslizarse la lengua sintiendo el tensar de aquel miembro viril donde ahora surco su camino, el roce que acompaño el camino de su serpenteante legua que parecía recoger migajas de un alimento que no había podido saborear más tal vez esa debía de ser la señal para olvidar tal sendero pero en lugar de hacer atención sólo ignoraba la circunstancia.
Amo Deidad
avatar
Mensajes : 245
Ingreso : 31/12/2014
Localización Palacio Imperial

Volver arriba Ir abajo

Re: Oasis sideral [+18]

Mensaje por Ryuu el Miér Mayo 13, 2015 3:52 am

Era un buen halago… le miró a los ojos y sonrió mientras liberaba lentamente el cabello ajeno para deslizar sus manos por los hombros… lo adecuado sería apartarse un poco y cerrar el haori, y aunque lo sabía, ni cuerpo ni mente parecían cooperar en ese preciso instante, notaba el calor que ya no sólo estaba en él, ahora se dejaba sentir en Wataru… posiblemente efecto de su naturaleza que al contacto con el otro le contagiaba, se transfería como si su amigo fuese una extensión más de su propio ser.

El roce de las manos ajenas, la cercanía del aliento hicieron surgir de nuevo las memorias de aquel inocente encuentro, cuando eran la mitad de altos y el doble de inocentes… y la mano que debía apartarlo apresaba con mayor fuerza sus hombros al sentir la humedad de su lengua abandonar el sitio relativamente seguro de su estómago y hundirse entre la tela y la piel… cerró los ojos inclinándose hacia él mientras sus uñas dejaban marcas de delicados surcos en la piel ajena… notaba sus manos, cada roce de los dedos en su espalda delineándole con certeza, con precisión… completamente distinto a ese recuerdo infantil… no era la sombra de aquel pasado, no era la imitación de ese momento… en realidad parecía el reflejo en el presente de aquel momento… como si se repitiera la escena pero con actores diferentes… con otros seres en el cuadro principal, y eran ellos hundiéndose de pronto en un pozo acogedor y cálido… hecho mitad de memorias o visiones y mitad de sueños.

-Uhmmm Wataru!-

Pudiera haber sido un simple resbalón, sólo unas caricias suaves, nada demasiado personal… nada demasiado tangible… pero su lengua llegó hasta el centro mismo del deseo estremeciéndole completamente por la sensación inmediata, excitante y prohibida… una parte de su ser se quejaba provocándole destellos de dolorosa queja en su cabeza… pero el resto de su cuerpo se movía como magnetizado a las acciones del sátiro, acostumbrado a la sensualidad con el paso de los años sus caderas se movían delicadamente en un seductor ondear hacia él mientras sus brazos rodeaban su cuerpo encorvándose sobre el mismo, cubriéndole el cuello con sus jadeos tibios, apartando el cabello hacia un lado del rostro y deslizando las manos y las uñas dentro de las ropas del erudito paseándose libremente por su espalda, notando los huesos bajo su piel, la carne suave, la tensión de los músculos…
Dragón
avatar
Mensajes : 363
Ingreso : 28/01/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: Oasis sideral [+18]

Mensaje por Wataru el Miér Mayo 13, 2015 7:14 pm

El sátiro podía estar reclamando en el interior pero el erudito no deseaba escucharlo, la sombra que albergaba en su corazón no deseaba tenerla presente en ese momentos, los pensamientos de contradicción podían sumergirse con volunta pero cual ignorante fingía no comprender sus significados, no deseba tener esa pulsación de que estaba cometiendo acto indebido, en su vida, en propia existencia deseaba creer que eso estaba bien, no en la visión de otros si no en la propia, en sus ideales únicos por el concepto que estaba creando en el mundo que allí se ocultaba en aquella cueva como uno solo compartido para dos habitantes.

Acariciando la calidez con la húmeda de aquel órgano sensible percibía los sabores, deslizando en el acto sin mayor pensamientos que la experiencia de experimentar, un acto tan meticuloso en el deseo de aprender como en el pasado que ocultaba con sinceridad las verdaderas razones o pensamientos, sólo debía de escudarse en esa razón, existir sólo por esos recuerdos hasta el momento que llegara un final si es que aún era posible, sólo esperaría ese instante donde llegara a suceder.

Los labios se separaron permitiendo la entrada de aquel miembro viril hacia su boca, cerrar alrededor, no se creía experto en eso porque sólo pasaba a ver, esos mismo recuerdos de lo que el sátiro dejara, las experiencia de aquello que había ocurrido en su cuerpo, era hacerlo en otro, muy diferente a lo usual pero el mismo principio para aprender a hacerlo, cuidando el roce de sus dientes, procurando mantener aquel movimiento suave por la hombría, el roce contra su lengua que se agitaba por la intromisión, era casi como si todo fuera un brote diferente, el brindar servicio al recibirlo, pero esa experiencia parecía bastante enriquecedora más allá de lo fantasma del ayer.

Toco su garganta en su sensación que raspo, pero, le dio un nivel para saber como moverse, haciéndolo con una pausa diferente, en ese aprendizaje, en ese mover que iba casi con el agitar de las cadera, la sensación de calor que iba extendiéndose desde el toque de aquellos dedos, era como una combinación de todo lo que iba pasando a su alrededor, lentamente, no en la misma torpeza que sólo busco una unión, era un brote mucho más intimo de tener una memoria mucho más profundo de todo lo que podía conocer de aquel cuerpo.

Su boca se humedecía pareciendo tener un bocado de cual se sentía orgulloso en su paladar, dejando que el paso fuera fácil del juguetear con aquel cuerpo, acariciando los hilillos húmedos por la comisura de su boca, acariciando aquellos rastro con sus propios dedos humedecieron esto, para hurgar aquel lugar que una vez torpemente había hechizado con el tentar de los errores, esos que ahora parecían indicarle mejor sus actos a seguir.
Amo Deidad
avatar
Mensajes : 245
Ingreso : 31/12/2014
Localización Palacio Imperial

Volver arriba Ir abajo

Re: Oasis sideral [+18]

Mensaje por Ryuu el Jue Mayo 14, 2015 3:23 am

Cediendo a los pensamientos el lugar más recóndito de su ser se permitió dejar al mando sólo a las sensaciones que tan naturalmente desataban sus recuerdos de tiempos pasados con el encanto de que ese lugar los volvía presentes, tangibles como un solo tiempo vivido, como un simple presente que se alargaba a través de los años o los siglos. Su cuerpo reaccionaba como había aprendido con el paso de los años resonando con la provocación y las caricias.

La sensación húmeda y cálida se expandió al ser acogido por los labios del otro… una sensación conocida y extraña al mismo tiempo porque el aroma que invadía su nariz era el de un Wataru adulto, diferente al niño que recordaba, diferente al otro aroma que su cuerpo tenía tan profundamente registrado… un olor nuevo agradable y adictivo, sus cabellos resbalaron hasta formar una cortina que ocultaba su mirada y buena parte de su rostro, excepto los labios que se habían puesto rojizos y se mantenían abiertos dejando escapar jadeos breves y el sonido de la respiración agitada.

Sus movimientos eran mesurados pero precisos delatando un conocimiento que adquiría rápido, probaba y se movía repitiendo, acompasándose al movimiento suave que su cuerpo hacía por su cuenta para apegarse más a él… las piernas empezaban a fallarle y poco a poco se encontraba más y más sobre su amigo. Una serie de deseos se instalaron en su cuerpo como respuesta a él… sus manos deseaban adentrarse más buscando la piel que se mantenía oculta de su vista entre sus ropas, y se tornaba desesperante el deseo de sentir el peso de su cuerpo sobre el suyo.

Se separó lo suficiente al sentir sus manos buscando a tientas, húmedas y tibias aquellos rincones conocidos por su cuerpo muchos años atrás. Mirándole s los ojos se sacó el haori dejándolo sobre la roca dura que era el piso en esa cueva a hincándose en el suelo muy cerca de él le atrajo hacia su cuerpo en un abrazo cálido y suave, inundando el lugar con el aroma fresco de su cuerpo, viento, tierra húmeda y hierbas calentadas por el sol… buscó los lazos y dobleces que unían aquellas ropas al cuerpo ajeno sin apartarlas todas pero liberando la piel de su torso, la de sus brazos mientras repartía besos lentos sobre sus mejillas, nariz y la comisura de los labios, tirando de él para llevarle sobre su cuerpo hasta quedar recostados uno al lado del otro sobre la piedra y el haori prestado.
Dragón
avatar
Mensajes : 363
Ingreso : 28/01/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: Oasis sideral [+18]

Mensaje por Wataru el Jue Mayo 14, 2015 7:05 am

Desenvolviéndose como historia ya narrada, se deslizaban el acto como caída de pétalos que en descenso armonioso surcaba la brisa en paisaje único a la vista de los que admiraban la bellaza, la sensación fue danzando de igual modo como aquella primavera donde los brotes se abren en bellas flores para una exhibición de vida, las caricias carmesí del nacimiento del cerezo que iba en contra de las demás, un instante donde todo el esplendor bañaba con gozo de admiración de las miradas antes de sólo dejarse caer como nieve en la lentitud de la admiración de un breve vida.

El sabor había dejado sus labios cambiado el deseo por un nuevo camino, atraído por aquellos brazos que lo llevaron hacia el propio suelo donde hizo de asiento pero ahora volviéndose en un lecho, encontrándose contra aquella pulida roca que se acuno tan profundamente para tapizar la tierra fresca, sólo rodeando de eco las palabras que no eran pronunciadas pero que estaban siendo representadas por cada unas de las acciones, el torso había quedado desnudo, la piel fue tocada, en una calidez diferente al abrigo de la prenda pero ahora percibiendo otra tan lejanamente familiar.

Caricia sobre los muslo a pasar entre las piernas, la visión fue expresada en el carmín de la mirada, el roció rubí no venia sólo de su mirada si no también de aquella piel que parecía tintarse con cada atención que le daba, sus labios se pegaron hacia el pecho de su amigo, dejando esas caricias en comparación con las que recibió del propio joven, no, ambos eran ya adultos aún cuando no lo aparentaras, sus cuerpos mostrándose en una edad errónea de la que realmente poseía llenándose de una belleza lentamente consumida.

Un botón fue apresado entre sus labios, la sensación húmeda de su boca fue captura de aquella tetilla, los labios movieron contra el pezón en un succionar suave, en un probar que delineaba la sensibilidad de sentir una reacción, en el brote de su manos al delinear aquel cuerpo, en sentir cada tacto, y músculo esculpido de una forma perfecta, un tallado delicado aunque reflejo de un entrenamiento brutal aún así el cuerpo se ocultaba fino aún bajo el hechizo de la mirada. Reflejo, sólo en su propia acción llevada hacía el otro pezón, en el jugueteo que estaba aprendiendo en ese momento, en ese cuerpo, el experimentar de lo que pasaba por su mente como imágenes borrosas que se cubrían por la recién plasmada en su memoria en ese instante, abandonado tal deguste y tomando los labios rojizos contra los propios, un beso entregado, un silencio pactado, un secreto que sería sellado dentro de aquella cueva.

El camino puro se hundió hacia zona intima, los dedos se deslizaron hacía lugar calido, el paso fue lento en el primer abrir de aquel digito, en un andar lento en la profundidad de su dedo por aquel lugar que se abrió hacia su intromisión en el leve hurgar que fue acompañado tras un distante tiempo donde busco jugar con dos, en un abrir de aquellos pliegues, y en mover de aquella forma ahora instruida.
Amo Deidad
avatar
Mensajes : 245
Ingreso : 31/12/2014
Localización Palacio Imperial

Volver arriba Ir abajo

Re: Oasis sideral [+18]

Mensaje por Ryuu el Dom Mayo 17, 2015 11:21 pm

Dejó que paseará sus manos sobre la piel que lo recibía bien, sin dejar de atraerlo hacia él sobre el improvisado lecho, las acciones se parecían tanto a las de años atrás que por un momento creyó estar reviviendo más bien un recuerdo excepto por el lugar… excepto por la edad de ambos, excepto por el brillo rojo en la mirada ajena que se esforzó por ignorar por completo, dejándolo del lado de esas cosas que no invocaba ahora, como toda su vida en China, como el centro de su ser… como el mundo y el tiempo que corrían fuera de la cueva, continuando sin ellos.

Le miró con la mirada oculta por sus pestañas, sintiendo su boca acariciándole el pecho, deslizándose a besos por la piel que había conocido alguna vez, la sensación placentera y peligrosa crecía al mismo tiempo en ambas direcciones… alertándole y excitándole casi al mismo nivel… sus manos querían continuar el camino y descendieron hasta la cintura ajena quedándose ancladas ahí en lentas caricias circulares sin atreverse del todo a continuar pero clavando las uñas sin notarlo en la piel del otro al sentirse apresado entre sus labios, jugado por la lengua suave y los labios húmedos, senderos fríos de cosquillas corrían por su espalda ante cada sonido de succión que escapaba de la boca de Wataru mientras paseaba por su torso en despreocupadas caricias.

Le recibió en sus labios reaccionando inmediatamente al sentirlos contra él y abandonando sus caderas enredó los dedos en su cabello largo presionando el rostro de Wataru contra el suyo, respondía a los movimientos lentos apresurándolos por momentos, deslizando su lengua suavemente contra la ajena y retrocediendo cuando parecía haberla incitado a salir, mordisqueaba su labio inferior con los colmillos mientras le tiraba sobre su cuerpo completamente.

Separó las piernas al sentirlo juguetear más abajo con sus dedos, hurgando en sutil intromisión, flexionó las rodillas elevándolas hacia su pecho gimiendo entre los labios ajenos cuando entró y comenzó a mover sus dedos, como lo hacía lentamente no resultaba doloroso, pero conocía la rutina… continuaría, y no serían solamente delgados y hábiles dedos los que se colasen en su interior, notaba cierta parte de su cuerpo endureciéndose por las atenciones y la serie de subsecuentes escalofríos corriendo por la espina dorsal, sus caderas se movían suavemente al encuentro de aquella intromisión para sentirlo más, invitándole inconscientemente a seguir.
Dragón
avatar
Mensajes : 363
Ingreso : 28/01/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: Oasis sideral [+18]

Mensaje por Wataru el Lun Mayo 18, 2015 8:29 pm

Imagen bañada en los sietes colores de la visión entre las sombras de la sexualidad podía atraer hasta el sátiro pero el dominio era del erudito aún así en la ventana hacia su alma tal vez alguien pudiera ver la fiera que se ocultaba allí, encadenado en fuerte eslabones que se tensaba hacia su espalda, cruzando en su pecho, la tensión, la búsqueda por ser libre llevaba los brazos hacia atrás, jalando el torso hacia delante lastimando los hombros por el anhelo de destruir esa prisión de brillo latente contra su oscuridad, de la brisa de la alegría contra su desprecio, deseando capturar sólo la consciencia de Wataru para que olvidara sus instinto tan salvaje, sumergiéndolo hacia la luz para que atrás quedara las sombra de todo aquello que había estando echando de lado pero que se dio en consciencia propia y demandaba su propio lugar.

Las caricias, los besos eran como poemas ya recitados, hablados en un nacimiento torpe pero ahora expresado con devoción de los sentimientos, no dejando atrás esas tonadas altas de las emociones que perdidos en la inocencia, en la timidez, fueron silenciados en un brote de roció que sólo quedo en simple botón de colores oculto en el verde de la vida, se separaba su capullo de nacer para dar paso a esos colores vivos de los nacimientos del arcoiris así como si un dio bajara esa fraga para tintar un lecho blanco y darle la forma más ideal en brillo de explosión.

Cedió la invasión de esos dígitos, abandonaron la calidez de cual se vieron apresados, su sencillez, su deleite, las manos acariciaron los muslos, entres las prendas ya olvidadas, el calor de ambas pieles podía tocarse, un cuerpo sobre otro, provocaba que la hombría del erudito rozara con intensión de continuar, un paso que no se vería en una marcha atrás, sólo las caricias, el abrir el camino en el flor del sentimiento, el rozar contra la entrada conectando sus cuerpos, ese sentir olvidado y recordado, aquella unión que sólo una vez paso a ser suya.

¿Cómo era posible destruir tantas memorias de oscuridad? Eso era una pregunta que resonaba en el temblar del sátiro que podía verse en peligro de desaparecer o tal vez en dominio de ser todo, la separación siempre llegaba como el amanecer al anochecer, la oscuridad a la luz, sólo se necesitaba volar alto para caer con más peso, justamente con la dolencia de sus alas a aparecer, era así que podía aguarda en la rebeldía que se sumergía en el alo mas oscuro de esa mente, esa bestia oscura podía esperar para abrir sus ojos y destruir los nuevos caminos destruido, ahora sólo sería tiempo del erudito para disfrutar el calor.

Jadeos que abandonaba los labios al verse rodeado con aquel calor, el palpita apresado, el cosquillear subiendo por su cuerpo así como el latir vivo de su corazón contra sus pechos que parecía resonar en todo su cuerpo, hasta sus oídos, era como si se volviera sensibles a esos sonidos, fino para apreciar todo de aquella unión.
Amo Deidad
avatar
Mensajes : 245
Ingreso : 31/12/2014
Localización Palacio Imperial

Volver arriba Ir abajo

Re: Oasis sideral [+18]

Mensaje por Ryuu el Miér Mayo 20, 2015 5:58 am

Echó el cuerpo hacia atrás, la roca le parecía extremadamente cómoda y de su garganta surgieron sonidos de agrado marcado, gemidos bajos y suaves, un constante ronroneo que correspondía más a su garganta y los huesos de la espalda tronando con cierto deleite mientras se acomodaban al improvisado lecho dispuestos a una entrega que comandaba el instinto que se había dado a sí mismo el permiso de tomar las riendas del encuentro, de los movimientos de su cuerpo que respondían ajustándose con simplicidad y naturalidad a él.

Le rodeó con sus brazos el cuello mientras le miraba con el resplandor sutil de sus ojos clavados en su rostro como si buscase memorizarlo, encontrar en esos gestos, en ese cabello y labios aquel que había sido su universo completo muchos años atrás –Uhmmm- cambió la sensación cuando aquellos dígitos abandonaron su interior y algo más caliente y duro se deslizaba por su cuerpo en suave comunión, buscando lentamente el sitio adecuado, se encontró experimentando de nuevo los nervios de aquella primera vez, el sudor frio en su espalda, el deseo torpe y que le desbordaba que le enturbiaba la mente y le hacía temblar de ansiedad, deseo y algo de temor… aquella vez había sido tan pequeño… el temblor ahora correspondía más al placer, esa sensación adictiva que le corría entero.

Se deslizó dentro y su cuerpo le acogió presionando completamente, como intentando apresarlo, hacerle suyo y no permitirle retirada alguna, abandono alguno… se sentía bien… así como esa vez, extraño, cosquilleante… y bien… caliente, apreciablemente caliente para venir de alguien que era siempre tan frío en su actuar hacia él. Le abrazó y su cuerpo pasó a mecerse elevando lentamente las piernas para rodearle la cadera con ellas, la pelvis ondulaba haciéndole salir y entrar a intervalos regulares, subiendo y bajando sobre el haori como si danzara contra su cuerpo. Cerró los ojo y se perdió a la unión dejando que su cuerpo, hábilmente amaestrado hiciera suyo el momento.
Dragón
avatar
Mensajes : 363
Ingreso : 28/01/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: Oasis sideral [+18]

Mensaje por Wataru el Jue Mayo 21, 2015 12:16 am

Llovía, lejos del "cielo" de aquella cueva, las nubes cubría el manto azulado dejando caer sus gotas tan silenciosamente hasta que chocaba contra alguna hoja y formaba un canto, un roció de armonía al paso de la brisa que le hacia columpiarse de una rama a otra, olvidar todo justo en ese instante donde se encontraba en unión con aquella persona que significo una amistad profunda, no, probablemente más que ello, un sentimiento conocido pero sin bautizar por miedo, pero, era como si cada que estuviera con él todo fuera mucho más claro, las emociones, los sentimientos de la naturaleza, sus sonidos, sencillamente todo, era un sentir confuso pero agradable.

Se borraron los sonidos del exterior, el camino cubrió sólo con la voz de aquel que estaba bajo su cuerpo, esa persona que le daba un calor intenso que lo rodeaba en el placer, que hacía que sus corazón palpitara fuerte, su aliento se agitara en un voz profunda, ronca llena de aquel sentimiento lujurioso que ni siquiera podía decirlo de aquella forma, acariciando su piel, sintiendo el cosquillear debajo de sus dedos, el vaivén de sus caderas, en el profundo embestir donde era consumida la unión en cada golpear palpitante.

Compartieron besos en el silencio que no era tal, los ecos llenaba en el susurra de las prendas que se agitaba por el danzar de calor de los cuerpos, el palpitar de sus corazones que eran como fuerte ecos, el golpetear de los tambores que marcaba la marcha. Saborear los labios ajenos, mezclarse los alientos calidos, en un cosquillear de aquel vals íntimos entre sus labios, era como el nacer de un manantial que aparecía apenas con breves señales de su presencia pero una vez que alcanzaba todo su auge desaparecer tomaba tiempo.

Beso el hombro del Ryuu, subiendo por ese surco por su cuello, donde dejo caricias de besos, la piel no era marcada de forma colorida, pero, allí estaban los besos como colándose por debajo de la piel en una marca que pudiera dura más que aquellos que se tintaba de color. Su cuerpo se tenso hacia aquel momento donde el calor golpeteaba con mayor fuerza, en el mismo sentimiento sostuvo el sexo del su ahora amante, deslizando sus dedos por tan marcada excitación, el vaivén fue con compás de aquella masturbación sintiendo más el calor que estaba llegando con fuerza en su cuerpo. En una embestida, acariciar aquel interior, no sólo su sexo si no también su simiente, era una mezcla que parecía gobernar más que un sentido o un pensamiento pues era quedar en blanco sólo con la imagen de Ryuu.
Amo Deidad
avatar
Mensajes : 245
Ingreso : 31/12/2014
Localización Palacio Imperial

Volver arriba Ir abajo

Re: Oasis sideral [+18]

Mensaje por Ryuu el Jue Mayo 21, 2015 6:05 am

La certeza de la cercanía, no simplemente estar a su lado, algo con lo que había sido suficientemente feliz cuando era pequeño… no, ahora se trataba de rehacer un lazo, un nudo creado años atrás en una invocación inocente a la madurez cuando eran pequeños ambos… el mismo acto, posiblemente no el mismo significado… pero maduro, movimientos certeros, sin temblores ni dudas, conocimiento puro, de ambos… no evitó el preguntarse cuándo o con quién había estado Wataru, pero no hurgó demasiado en esa posibilidad, le importaba muy poco mientras se abrazaba a su cuerpo y lo sentía moverse en su interior llenándole de calor, de jadeos, deseo y una mezcla de culposo deleite.

Toda la cueva se había convertido en extensión de ellos mismos entregándose en el suelo frio de roca, la misma cueva respiraba, gemía placenteramente y dejaba caer gotas en el agua formando una melodía armónica y natural… un erudito y un guardia con alma de dragón… dos seres que se conectaban profundamente con la tierra, al momento de unirse uno al otro regresaban a su origen olvidado… perdido en algún punto del camino.

-Wataru…- le gustaba decir su nombre, con el poco aire que era capaz de retener en los pulmones y robarle a los jadeos, le gustaba como sonaba y se sentía en su lengua como una caricia aterciopelada en garganta y paladar. Buscaba sus labios para besarlos por momentos, para robar su aliento, deslizaba sus manos por los hombros y la espalda, le apresaba el cuerpo presionándolo entre sus muslos… le gustaba sentir sus besos en el cuello, calientes y cuya huella parecía hundirse en su piel hasta tocar las venas y colarse por la sangre… como un elixir, como una magia o un dulce veneno que le intoxicaba, estaba ahí cálido y húmedo, retorciéndose bajo sus manos que se colaban entre ambos, que acariciaban, tocaban y provocaban ese deleite explosivo de luces y gritos haciéndole venirse entre sus estómagos, provocando los espasmos que se apresuraron apresándolo entre sus paredes mientras él llegaba en su interior con aquella última embestida profunda… entregándose completamente de nuevo, segunda vez en esa vida...

Con los ojos cerrados se quedó pegado a su cuerpo, sintiendo las gotas de sudor resbalar por su frente, por la espalda y los muslos… sintiendo el calor de su simiente dentro de su cuerpo y las fuerzas que se escapaban de su ser… bajó las piernas liberándolo de ese abrazo constrictor pero no apartó sus manos de él atrayéndolo contra su pecho para besar la frente, acomodar sus largos cabellos detrás de su oreja, acariciar los lóbulos ajenos entre las yemas de sus dedos.
Dragón
avatar
Mensajes : 363
Ingreso : 28/01/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: Oasis sideral [+18]

Mensaje por Wataru el Vie Mayo 22, 2015 1:07 am

Ambos compartieron sus nombres en ese alo de sentimientos puros, en las caricias de dos corazones armonizados, sólo podía tener ese momento como… Los tesoros eran algo que no deseaba evidencia de existir tenían varias forma y colores, engañosamente los avariciosos los dibujaba de color de oro, pero, para alguien con verdadero ser en el sentimiento de aquella palabras lo ocultaba aún de sus propios ojos pues no era una forma que alguien más pudiera arrebatarle por ello existía dentro de la ilusión del propio universo pero con mas valor que cualquier mental que diera precio entre los humanos.

La calidez fue abandonaba, dejando aquella unión romperse pero no se aparto de todo de la calidez, en un abrazo compartido en uno, era allí donde se quedo, entre los brazos de su amigo, no se dijo ni una palabra, sólo su cabeza fue acunada para oír aquellos latidos que se escondía en el pecho del pelinegro, oía cada palpita, dejando que el sentimiento lo acompañara mientras cerraba sus ojos, un deseo podía pedirse a las estrellas que ese día, que ese instante, que ese segundo jamás se terminara pero al abrir sus ojos el adiós debía de empezar.

El sátiro se había quedado atrás en un dormir pasivo, no lo escuchaba más, no oía su ira en su violento vibrar, pero, sabia que regresaría, una vez más lo escucharía pero al menos en ese segundo no así que decidió sólo no decir nada que rompiera la armonía que ellos dos habían creado, su manos se movió acariciando el rostro del Ryuu, alza la vista y mirarlo era lo que deseaba, pero, no lo hizo por no desear apartar de allí de donde oía el corazón.

Toda la vida se pensó de una forma, en ocasiones los pensamientos giraban hacia creer que ocupaba el espacio de alguien más, en el pasado, había visto tantas historia, leído tantos libros que giraba hacia entorno de aquel ritual. Inocencia. Si debía de confesarlo, diría que siempre supo que era una forma de amarrar a alguien mucho más que cualquier otra promesa, aunque, con ellos no funciono porque se separaban aún cuando los corazones podían estar en el mismo unísono.

Alzo la mirada, paso sus cabellos platinado hacia atrás para que su mirada quedara libre, ver a su amigo, notar sus facciones, el cambio, los años inevitablemente hacia dejar rasgos atrás y atrae otros que destacaba la edad ya madura. Él sin importar cuando madurada, nunca podría decir palabras tan sencillas que muchos otros sin diría con tantas facilidad, rozó los labios de su compañero, sólo así deseaba dejar aquello que se silenciaría por siempre.
Amo Deidad
avatar
Mensajes : 245
Ingreso : 31/12/2014
Localización Palacio Imperial

Volver arriba Ir abajo

Re: Oasis sideral [+18]

Mensaje por Ryuu el Sáb Mayo 23, 2015 5:38 am

El coro de caricias continuó, incluso de su pecho escapaba un sonido armónico y peculiar, como el ronroneo propio de los gatos, sólo que era un poco más profundo… se sentía bien, tibio y cuidado, con el peso de un cuerpo conocido y cálido sobre el suyo, le permitía respirar con mayor tranquilidad, quien sabe por qué sucedía ello. Pensó en los armónicos recordando que eran aquellas cosas que vibraban juntas y producían un sonido al unirse ¿era eso lo que estaba escuchando entonces, o sólo estaba vibrando por su cuenta ahora que se sentía tan relajado?

Con los ojos cerrados dejó a su corazón danzar al ritmo que deseaba, calmando aquel frenesí lentamente hasta que se convirtió en el sonido constante de un golpeteo dulce, casi calmado mientras le acariciaba con la misma ternura con la que lo haría un padre con sus crías… recordaba en ocasiones en suave tacto de su padre acurrucándolo, cuidándolo… y era casi tan agradable como permanecer en ese momento, perdido en esa cueva sólo con él.

Sonrió y suspiró agradablemente sintiendo sus manos deslizándose por el rostro como en un reconocimiento de ciegos… en lazo forjado por ambos en inocencia y terquedad, el mismo que la casualidad o el destino se habían encargado de romper cuando les arrebataron la infancia… ese que había sido enviado de vuelta al universo parecía crearse nuevamente, sólo por un momento, sólo en ese lugar, como una pequeña falla en el destino temporal, en el espacio… en los hilos rojos del destino que se enredaban hasta tensarse y amenazar con romperse.

Sintió pronto la certera despedida, el cierre, la conclusión de ese momento maravilloso que se encargaría de guardar en lo profundo de su ser el tiempo que hiciera falta para mantenerlo como un día del pasado exclusivamente suyo, de esos que recordarás solamente en soledad y silencio conforme vaya pasando el tiempo. Le besó con ternura, suavidad y nada de prisa deslizando sus manos por el rostro, jugando con su lengua a acariciar la ajena hasta llenarse nuevamente de su sabor… notaba algo tibio deslizándose por sus muslos y como el calor se juntaba en su estómago y poco a poco iba bajando.

Pego su frente a la de él durante un rato que se le antojo necesariamente largo, luego beso su nariz y se enderezó un poco sobre el maltratado haori sobre la roca que ya no estaba fría en lo absoluto –Déjame quedarme con este haori…- susurró dulcemente, deseaba conservarlo de algún modo morboso o tierno, quería mantener un recuerdo quizás tan tangible como aquella cadena que colgaba de su pecho.
Dragón
avatar
Mensajes : 363
Ingreso : 28/01/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: Oasis sideral [+18]

Mensaje por Wataru el Sáb Mayo 23, 2015 8:15 am

La despedida era silenciosa pero existía de una forma, el crear nuevo puente para que el pasado continuara en un presente o en un futuro era sacrificio sobre sacrificio, un acto que no tenia pensado hacer, el erudito era demasiado gentil para su propio bien por el deseo de no destruir el camino de liberta de su amigo pero tal vez el sátiro buscara hacer aquella distinción, destruir lo que amara el dragón para mantener aquellos caminos unidos aún cuando se aferraran y se hilaran por el odio, el aceptar sería una opción que sólo se trenzaría en el error.

-Puedes quedártelo.-, Acepto dárselo, se separo de él, dejo el calor de aquel cuerpo, se levanto, no era la visión más honorable en ese instante al verse los rastros de aquel encuentro claro como la brecha de aquel estanque interno, poner en orden sus prendas, una sobre otras, arregla desde el pliegue más intimo hasta el ultimo que representaría la visión de todo, era como cubrir su corazón de nuevo, ocultar los secretos de sus emociones tras tanta frialdad que nadie podía derretir.

El dios que los creaba debió de poner más egoísmo en él en lugar de darles toda esa emoción a los humanos que sólo daba la destrucción de la naturaleza pero era ya demasiado tarde para desear, él no caminaría hacia esa persona y esa persona no caminaría hacia él así estaba escrito por lo cual seria respectado, aunque, los deseos tal vez podía fundirse con mayor anhelo si realmente fueran profundo sentimientos, el aferrarse con todo aquello que se deseaba sin importa más pero allí estaba la lógica que le decía que sólo se trataba de una amista, una gentil y patética forma de llámalo para así no lastimarse más con el error que se vio en el pasado.

Tener al amado resguardado como un tesoro pero presenta a cualquiera para que sea el sacrificio de los enemigos, nunca revelar el punto débil. Eso no se trataba de ser honorable, el tener al que se amaba como la concubina, era sencillamente un afecto que no podía cumplir, sólo se aceptaba el hecho de que debía de cumplir como parte de su familiar, el dar un heredero al nombre, sólo seguir aquel sendero aún sin no tuviera verdadero interés en hacerlo, sólo era dar su semilla para que naciera aquel niño que se deseaba aunque… seguramente nunca podría sentir amor por ese niño.

Desvió la mirada, en verdad se parecía aquel hombre, ya cuantas veces había cruzado ese pensamiento en su mente, era últimamente bastante cotidiano tal vez porque sabía que ya era tiempo para eso, no podía prologar aquello que debió de cumplir hace tanto tiempo atrás tal vez aquel encuentro fue justamente para recordarle eso, en dejar de soñar con un pequeño que tuviera aquellos ojos o ese color de cabello que buscaba entre las personas.

-Mis pensamientos siempre se encuentran lejos.-, Expreso hacia las palabras que le pareció escuchar. -Es el pago por tener más conocimientos que otros siempre desearas encontrar una razón para tener todo pero te das cuenta que no es posible.-, Volvió la vista hacia su amigo. -Es imposible desde tu naturaleza.-
Amo Deidad
avatar
Mensajes : 245
Ingreso : 31/12/2014
Localización Palacio Imperial

Volver arriba Ir abajo

Re: Oasis sideral [+18]

Mensaje por Ryuu el Dom Mayo 24, 2015 6:32 am

Sonrió imaginando lo curioso que podría resultarle a quienes le conocían la presencia de ese tipo de ropa tan tradicional a Japón, y que no era habitual en su estilo, pero no le importaba, le llevaría consigo en el apartado silencio con el que solía manejar las cosas como su collar, mientras Wataru se apartaba y acomodaba discretamente sus ropas, hizo lo propio, notaba la humedad del encuentro aún evidente sobre su cuerpo, pero el silencio que se extendía entre ellos le invitaba a no profanarlo con palabras que pudieran romper aquella burbuja de espacio que habían formado, frágil y temporal, cuando salieran de esa cueva, cuando se apartaran que sería pronto, ese pequeño universo temporal desaparecería para siempre, con el sonido de la tierra y el canto del agua, con la unión compartida vibrante y pura arrastrada y perdida desde la infancia.

Arregló su cabello y ocultó bajo su ropa el collar que delataba la relación que habían tenido y que repitieron en esos momentos, uno mucho más adulto, uno completamente distinto… no se arrepentía, sentía el calor de su abrazo aún sobre su cuerpo y su aroma impregnado intensamente en su piel.

Se levantó y anduvo hasta una de las rocas que podían usarse como una banca, era momento de partir, admiró atentamente el rostro de perfil de Wataru, era hermoso a su manera, con el cabello largo y aquella resplandeciente luz que emanaba de todo su ser… le gustaba, lo quería y el colmo de los sentimientos que ese hombre desbordaba en sus recuerdos haciéndoles llegar hasta este presente tan comprometido le invadió de lleno.

-¿En qué piensas Wataru?- preguntó de pronto sorprendiéndose de ese deseo egoísta de poseer aquel hermoso pensamiento que se escapaba de su entendimiento… le sonrió y fue hasta él rodeándole el cabello con los brazos y besando suavemente, una última vez sus labios ahora fríos –Será la naturaleza de los eruditos que buscan el conocimiento… algunas razas sólo lo recibimos y lo resguardamos…- pegó su frente con la de él notando la frialdad que le iba invadiendo.

-Sé que debo partir ahora… o no me desearé marchar de este lugar…- susurró bajo, demasiado bajo como las confidencias que le haces únicamente a un amante momentos antes de despedirte de él... –Te voy a querer siempre…- añadió demasiado bajo dándole un último beso esta vez en el dorso de la mano su voz sin dejarse escuchar del todo, mucho más baja de lo normal así que posiblemente ni el atento Wataru podría escucharlo… conocía la salida, la había sentido cuando unidos como uno todo el conocimiento de aquella cueva y de todo lo que les rodeaba se hizo evidente, real, tangible; así que se marchó caminando hasta encontrar aquella entrada que daba directamente al bosque… no era precisamente una despedida desagradable, no era fría… posiblemente para siempre, pero el calor de la unión seguía dentro de su cuerpo confortándole.

[Cerrado]
Dragón
avatar
Mensajes : 363
Ingreso : 28/01/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: Oasis sideral [+18]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.