Foros Hermanos
Crear foro
Crear foro
Crear foro
Crear foro
Staff
Soah
Web Master
Sharon V. Stokke
Administradora
Sakura
Administradora
Lukman
Moderador global
Afiliados élite
Boku no Hero ROL
Crear foro
Devil Within +18
REDEMPTIO●CITY
Crear foro
Última limpieza: 07/04/2018

Recorriendo el palacio [Privado]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Recorriendo el palacio [Privado]

Mensaje por Nakatsu el Vie Ene 02, 2015 3:47 am

Llevaba tiempo en el palacio con Rigby. Había logrado hacer que pasase desapercibido en el haren pero aun, se sentía insatisfecha a ser sinceros. Ella quería llegar a ser la esposa del emperador y hasta ahora, el emperador aunque mantenía su haren para poder elegir a una mujer de entre todas ellas para lograr ser la emperatriz no había ninguna señal de que fuera a ver a las muchachas de allí para concertar una entrevista con alguna. Y es que no se preocupaba en ganarle a las otras muchachas, ella era mucho más bonita e interesante que cualquier otra mujer que pudiera encontrarse en el haren, por supuesto, pero para conseguir su objetivo, debía llegar hasta él.

—Daré lo mejor de mí para que me note— aseguró saliendo del haren para al fin, poder llegar hasta el hombre que le había quitado el sueño y que aun, lo hacía, por eso, tenía que hacerse notar y ya saben lo que dicen Si Mahoma no va a la montaña , la montaña debe ir a Mahoma y con la idea de verlo en ése mismísimo día, la muchacha emprendió camino. Sabía que no era común salir del haren pues, por lo general, tenían todas las comodidades para poder vivir sin ningún problemas allí, pero Nakatsu quería mucho más de todo aquello, muchísimo más. Ella hasta no salir con un certificado nupcial, no saldría satisfecha.

Se infiltró por las grandes puertas del palacio surcando el jardín. No había nadie por la zona y realmente, no le importaba, si tenía que repartir unos buenos golpes, lo haría como la bella y fuerte dama que era, por supuesto, no se iba a rendir después de haber llegado tan lejos. Llevaba ya varios meses casi un año esperando al emperador y … nada, simplemente, nada. Pero eso no desmotivaba a la muchacha, por el contrario, la hacia alzarse de mucho más ánimos para hacer una locura como la que estaba haciendo ahora mismo.

Se introdujo entre los pasillos. Si sabía que el haren era grande, era mucho pero mucho más grande las instalaciones del palacio ¡Por kami! ¡Demasiado lujo en una sola edificación! Se quedó admirada de todo lo que ella recorrería en cuanto tuviera el título de Emperatriz, pero lo más importante de todo sería que al fin se habría ganado para ella el corazón del Emperador. Realmente, el dinero y los lujos no resultaban nada para la muchacha ante aquel joven tan apuesto e interesante que se la había ganado con una sola mirada, por eso mismo, mientras más pasaba el tiempo, más ansias de estar con él sentía. Y las iba a llevar a cabo así le costase la vida en ello.

Siguió inmiscuyéndose más y más en territorio ajeno, pensando en llegar hasta el lugar en donde estuviera él, así le costase recorrer el palacio entero, lo hallaría, más, sospecho de algo en cuanto vio una habitación custodiada por dos guardias que mantenían la puerta cerrada. La muchacha se sonrió pensando que al fin, después de tanto dar vueltas, había llegado a su destino.

—Buenos días— dijo la joven acercándose a los guardias y haciendo una reverencia, manteniendo sus manos dentro de las mangas de su kimono —tengo un mensaje que darle a su alteza imperial. Permítanme entrar— pidió con anhelo esperando que aquel plan funcionara para poder entrara ver a su alteza ahora, muy pero muy de cerca. Estaba ansiosa de que las cosas sucedieran bien pero ¿sería así?
Amo Humano
avatar
Mensajes : 66
Ingreso : 04/08/2014
field_19

Volver arriba Ir abajo

Re: Recorriendo el palacio [Privado]

Mensaje por Wataru el Vie Ene 02, 2015 7:05 am

Vivir en las montañas le parecía la mejor idea pero recordaba que debía de continuar en palacio, él sabía bien que era una herramienta y en verdad no pensaba en quien culpa, no tenía queja contra su madre quien le dio luz ni contra su abuelo que lo llevo allí, no, no sentía ni un estilo de enfado ni siquiera sentía alguna emoción, en el día que conoció... No, en realidad fue muchos antes donde sus emociones empezaron a distorsionarse, lentamente desapareciendo, siendo demasiado ambiguas como para realmente conocerlo en persona hasta el punto que las olvidaba pero en el fondo de su corazón un profundo lugar de él recordaba ese eco que se desataba de forma impredecible.

Estaba en la biblioteca descansado en medio de cientos de libros, el olor de los papiros llenaba su fosa nasal, aroma agradable, una distracción que lo mantenía a salvo mientras estuviera descansado para que nada saliera de él. No deseando que se vieran sus cuernos ocultos o que sus uñas perdieran su claridad para hacer oscuras, no deseaba ni ver su reflejo para notar la sangre en su mirada, el hervir de su fluir de vida que exterminabas otras como una bestia sin cadena y aún cuando las tenía era utilizado de igual forma así que sólo estaba bien mientras no mostrara que era.

Dormía entre pesadillas, escenas de rió de sangre, cadáveres destrozados, calor que hervía en la piel y el aroma dulce que sólo excitaba más el delirio. Despertó sobresaltado al oír un ruido, miró al guardia que entraba, lo miró con enfado pero se calmo inmediatamente a notarlo dar pasos hacía atrás, se calmo abriendo un libro y pensando lo interesante que sería leerlo otra vez, cuestiono el motivo de aquella visita oyendo la orden. Aceptó, extendió su mano para que le entregaran el mensaje que interceptaron de los espías extranjeros pero no recibió nada, arqueo la ceja al oír las palabras insolentes de aquel personaje, golpeo el escritorio casi rugió al levantarse abruptamente, respiro hondo, relajándose.

Camino hacía la salida de la biblioteca, miró al guardia que estaba en una esquina, le indico de su salida y continuo caminando de forma rápida casi como si escapara de aquello que le venia escoltando, daba la vuelta en los pasillo y pasaba entre los grupo de personas que se movía por los dominios del palacio, pensaba que era libre o eso era lo que quería al menos por ello huía de su perseguidores hasta que llego enfrente a la puerta donde lo solicitaron.

Respiro hondo un para de veces asegurando que su presentación era pulcra y que estaba calmado llamo a la puerta, oyó el permiso, entro mirando al quien lo solicitaba, saludo con respecto sin ni un interés de romper protocolo, oyó inmediatamente sobre los hecho tras del mensaje interceptado, recibió el papiro y lo abrió mirando el contenido, era un poema, un verso sencillo profundo pero encontraba allí el condigo, era romper los carácter de aquel idioma.

-Lo tendré sin contratiempo en un par de hora.-, Indico para iniciar su labor. -Si me permite prefiero quedarme a solas si no desean ni un error.-, Expreso con cierto desdén hacía los concejales. Los miró salir, bajo la mirada cuando paso el sequito principal, y escuchó la puerta cerrase, tocó una de la columnas extendiendo su audición oyendo la orden que le dejaron a los guardias, sonrió, no sabía que era peor en ese lugar.

Tomando un papiro en blanco empezó a sacar los caracteres, uno por uno, era lo primero para poder crear el texto, y estudiarlo de tal forma que no hubiera error en la captura que pudiera costar un buen movimiento de las fuerza del país, estaba entretenido que olvido el paso de la hora hasta que oyó sonido afuera si iban a pregunta si ya había terminado la respuesta sería negativa deseaba más soledad y al parecer allí la tendría por un buen rato al menos hasta que terminara, se levanto al oír la puerta abrirse para ver de nuevo a todo el sequito pero el lugar de ello vio una mujer instintivamente echo paso hacia atrás como si estuviera huyendo de lo mas espantoso del mundo.
Amo Deidad
avatar
Mensajes : 276
Ingreso : 31/12/2014
Localización : Palacio Imperial
field_19

Volver arriba Ir abajo

Re: Recorriendo el palacio [Privado]

Mensaje por Nakatsu el Sáb Ene 24, 2015 6:27 am

Estaba feliz. Al fin iba a poder cumplir su sueño de ver a su alteza de cerca y conquistarlo con sus encantos para que al fin, aceptara ser su esposo. Es lo que más quería y era la única razón por la que seguía en el haren, esperando el día en que el pasara y eligiera a una mujer para el futuro cargo que había de tener en el reino. Aunque esto le importaba poco a Nakatsu, el verdadero premio era realmente el emperador, ningún otro.

—¡Majestad!— dijo con su voz melodiosa y dulce, cantando con ánimos aquella palabra que era mucho más que una palabra. Una melodía que no tenía comparación alguna y un sentimiento que ella profesaba por ese hombre que sólo conocía de lejos y que amaría aun más mientras más lo conociera, era eso seguro. Al menos, así se había mentalizado desde hacía tiempo la joven, más de un año que estaba a la espera, la dulce espera de verlo caminar entre las jóvenes muchachas y elegirla a ella entre todas las otras jóvenes. Era la más bonita de todas, sabía de modales, literatura y hasta de cosas más dedicadas como el ikebana y la ceremonia del té. Era especialista en esas cosas pues, había hecho todo por convertirse en una mujer, una buena mujer que viviría y haría lo que cualquier otra y si tenía que esforzarse mañana, tarde y noche para hacerlo, lo haría. No tendría problemas en ello, pero iba a cumplir su meta pues, para eso vivía.

Entró la joven a la habitación con mucho ánimo, no le importaba con quién tuviera que enfrentarse que iba a irle bien fuera quien fuera. Así que estaba decidida a quitarle toda la seguridad a su alteza para poder tenerlo para ella ésa tarde. No había más qué decir después de eso. Sin embargo, su suerte no era tan buena como ella hubiese querido. Toda la euforia con la que ingresó al recinto se había esfumado al ver a… un simple hombre. No le importaba quién fuera, más, no era el emperador, entonces, le valía. Pero, si no estaba ahí ¿dónde estaría? Se preguntaba la muchacha mientras miraba a su alrededor.

—Tú no eres su Majestad— dijo ella metiendo sus manos dentro de las mangas largas de sus ropajes. Vestía sedas finas, como la de una concubina de altura, por supuesto, no podía andar en fachas cuando el emperador tenía que elegir entre una de ellas —¿Dónde está? Yo quería verlo el día de hoy ¿Tú lo sabes?— se acercó más la joven al hombre que parecía bastante incómodo ante su presencia. Nakatsu lo miró ladeando la cabeza, confundida por su actitud —¿Se siente bien, oji-san? No pensé que iba a asustarlo con mi entrada— se disculpó e hizo una reverencia con la cintura, por supuesto, era una dama, con sólo inclinar la cabeza no alcanzaba —¿quiere que pida algo? ¿Agua, algo dulce? Eso lo ayudaría a estabilizarse— insistía ella sin saber qué había sido lo que le pasaba —parece que vio un espectro— aseguró pensativa mirando hacia alrededor de ella, no había nada, así que seguramente, todo había sido su culpa. No esperaba ese resultado.
Amo Humano
avatar
Mensajes : 66
Ingreso : 04/08/2014
field_19

Volver arriba Ir abajo

Re: Recorriendo el palacio [Privado]

Mensaje por Wataru el Sáb Ene 24, 2015 9:32 am

Gracias a los dioses. El pensamiento voló sin reserva en su mente como si fuera un conjuro que tenía la obligación de completar, no era odio el sentimiento que sentía hacía el gobernante, no tenía estima tampoco, lo único que podía brindarle era la lealtad pero eso no correspondía especialmente a él, sólo aceptaba el papel que le había tocado vivir, los deseo infundados en él desde la cuna maternal, no pensaba tampoco desviar su destino aunque no estuviera feliz porque fue algo que gano con pulso, la dedicación por tener todo los conocimiento fue fácil al entrar en el corazón de toda la nación, en realidad allí era la mejor ruta para adquirir el conocimiento sin ni un contratiempo debido a que no había nada que no pasara por allí así fuera por debajo de los ojos de los dioses.

Dio otro paso hacia en instinto cuando la vio acercarse, busco mantener la postura amable y servicial pero no se lograba si ella se acercaba, la miró mejor cuando la distancia fue justa notando que sus prendas no eran sencilla, el adorno que se ceñía a su peinado tampoco, cada detalle resaltaba el estatus de la mujer, era una concubina, no podía sólo echarla fuera debía de mantener el protocolo hacía ella. –Lo siento, Alteza. El no se encuentra en este momento, sus ocupaciones son varias así que no puedo darle una respuesta clara, humildemente me disculpo.-, Respondió a sus dudas con precisión de darle su lugar, no perdía detalle de que ellas estaban allí por una acción fundamental, el llevar un príncipe o princesa, el respecto hacía ella siempre debía de estar claro, el acercamiento limitado lo cual agradecía porque así no chocaba con ellas, no le gustaba tomarlas como alguien en un nivel más alto que él sólo por el hecho de que pudieran engendrar pero asuntos en los cuales no deseaba expresar preocupación.

Bajo la mirada hacia los papiro, notó que uno no se encontraba lo busco en el suelo viéndolo cerca de su pie así que se agacho para tomarlo, dejó su mente sobre las letras que había escrito viendo los caracteres, la división de los principios ya estaba, el mensaje estaba en la mitad pero con ese inició podía concluir que era el plan. -Agradezco su preocupación, me encuentro bien.-, Mintió, no podía estar bien hasta que ella se fuera aunque, su voz era suave, su aroma dulce pero como que algo no estaba bien allí, aunque si sentía su corazón palpita con prisa no estaba frenético como la mayoría de las veces, se toco la cabeza como esperando sentir algo pulsar para surgir, volvió a mirar a la concubina sin lugar a duda era una de ellas.

-Sinceras disculpas, no deseaba ofenderla, me he perturbado por un mensaje, no se angustie.-, Aminoro la culpa de esa forma por hacer que notara que no estaba bien con su presencia, en cierta forma ahora le tenía desagrado a los guardias de afuera, su deber había estado clara no veía en que acción hicieron tan mal su trabajo que permitieron entrar a esa persona, aunque, lo medito por unos instante, ellos sabían de sobra que no podían permitir ni una mujer cerca tal vez no tuvieran el conocimiento exacto del porque pero sabía que había un motivo, el mensaje que estaba haciendo, se desplazo en un par de pasos pensando.

Detuvo su meditación con una negativa era imposible que hubiera un espía entre los presente de aquella reunión, aunque también podía ser posible pero sería arriesgado. -Disculpe, ¿se encontró con guardias afuera que le informaron que su excelencia estaba aquí?-, Índigo hacía ella, nadie más podía darle la respuesta no había estado atento por perderse en el deber así que tal vez se perdió de algo.
Amo Deidad
avatar
Mensajes : 276
Ingreso : 31/12/2014
Localización : Palacio Imperial
field_19

Volver arriba Ir abajo

Re: Recorriendo el palacio [Privado]

Mensaje por Nakatsu el Jue Mar 05, 2015 3:36 am

Sus planes habían dado un pequeño giro sin que ella se hubiera dado cuenta. Ahora, estaba con otra persona que desconocía para ser sincera puesto que al único que realmente le prestaba atención del palacio era a Su Majestad, los demás, así como estaban podía desaparecer que no iban a ser falta para la muchacha si no estaban ahí puesto que sus objetivos eran mucho pero mucho más altos que sólo eso. Así, estaba dispuesta a todo por conocerlo, hablarlo y quién sabe, llegar a algo más. Sabía que encerrada en el haren no iba a poder lograr mucho con su majestad así que era hora de poner manos a la obra y hacer algo por su futuro brillante y feliz al lado del hombre que amaba.

—No se preocupe, iré por algo ¡No se mueva de aquí, Oji-san!— dijo la muchacha preocupada por lo que había causado. Sabía que había sido su culpa y culpa de la entrada en la que se había metido a la habitación así que lo mejor era ayudar a estabilizar al buen hombre antes que nada. Sin pensarlo, salió corriendo de allí dentro causando la sorpresa en los guardias una vez más ante la actitud de la joven diciendo “dulces, dulces , dulces” mientras avanzaba a toda prisa. Sabía dónde podría encontrarlos realmente pero iba a tardar un par de minutos así que corrió con todas sus fuerzas. No es que fuera algo normal ver a una concubina correr por las instalaciones del palacio todos los días realmente, era algo mucho más que extraño pero, hay que ser sinceros, en Nakatsu no hay nada realmente normal como para poder definir sus conductas en ése estándar. Entró con rapidez a su habitación y tomó una pequeña cajita con dulces de cerezo. Sin si quiera explicarle a su compañera que estaba en la habitación lo sucedido, le sonrió y salió al galope nuevamente para volver con el muchacho que había dejado antes. Se hizo paso entre los guardias, no iba a perder más tiempo del necesario sinceramente, ya demasiado había perdido al tener que salir corriendo de aquella manera.

Entró jadeante pero con la cajita de dulces en mano y con una sonrisa. Su peinado se había desarreglado un poco y estaba segura de que había llamado la atención de los guardias por lo sucedido antes, pero ella seguía como si nada en ése aspecto. Abrió la caja con cuidado aun respirando algo agitada ante lo sucedido y se la extendió.

—Pruebe uno de ellos—entre la agitación de lo sucedido —lo harán sentir mejor. Los hice yo misma el día de ayer. Espero que sean de su gusto y que realmente lo ayuden a sentirse mejor— se disculpó haciendo una reverencia extendiéndole la cajita al muchacho para que tomara alguna de las bolitas rosadas dulces que residían dentro de la caja. Con la ayuda de Hitomi se habían dedicado a hacer esas cosas debido a que estaban sumamente aburridas en el haren y había ocasiones que sólo con hablar no era suficiente, así que había que hacer algo más.

Aunque antes de que dijera algo más, los guardias habían entrado a la habitación al galope después del lío causado por la mujer exigiendo explicaciones por todo lo sucedido.

—Ahí están los guardias de los que hablaba, Oji-san— dijo ella sin mayor preocupación. Dos veces había entrado a la habitación estando ellos en la puerta sin mayor problema. O era muy buena o simplemente, ellos eran unos inútiles.
Amo Humano
avatar
Mensajes : 66
Ingreso : 04/08/2014
field_19

Volver arriba Ir abajo

Re: Recorriendo el palacio [Privado]

Mensaje por Wataru el Vie Mar 06, 2015 7:20 am

Pensó en detenerla para decirle que no era necesario pero ya se había perdido tras de la puerta, la actitud de esa concubina era algo especial, no era como si conociera a las concubinas si difícilmente se acercaba a una mujer, pero, bueno no creía que fuera de esa forma tan particular tomando en cuenta los protocolos del palacio pero no menciono más, se olvido del detalle previo que vio o de los pensamientos si tenía suerte ya no volvería de nuevo y él podía estar completamente tranquilo continuando su deber aunque realmente ya estaba casi terminado pero la situación prefería que fuera borrosa por si primero debía de sacar un sospechoso aunque en realidad eso no le concernía a él.

Bien, era momento de olvidar ese instante previo, pensar que fue un accidente que ya se soluciono, aunque tal vez salir para reprender los guardias sería lo más correcto para asegurarse que hicieran su deber debidamente pero aquello podía indicarle que había terminado, esos contratiempos era un dolor de cabeza, sólo volvió a lo suyo hasta que la puerta se abría de nuevo en el golpe de que entraba rápido, el respirar pesado era claro, volvió la vista notando como estaba regresando, era claro que se había apresurado por regresa.

La concubina se acercaba de nuevo pero algo diferente, el aroma que nacía de ella aunque era dulce en ese desagradable que siempre provocaba un latir en la atracción del sátiro en esa ocasión era diferente, se vio perplejo porque el latir allí estaba pero la sensación era completamente inusual, no podía explicar aquel detalle de pronto parecía no tener ese agresivo sentimiento por mantenerse alejado sólo era indiferencia o algo diferente estaba confundido, no podía comprenderse así mismo en ese instante.

-G-Gracias.-, Dijo para tomar uno de esos dulces, lo sujeto con firmeza en su dedo el tacto era suave pero a la vez como granillos pequeños que formaba aquella esfera, normalmente no comería nada que le entregaran sin antes asegurarse que no tuviera nada raro pero esta ocasión no lo pensó demasiado. El sabor paso entre sus dientes a la mordida, la textura la conoció su paladar en la mezcla de los sabores además que el aroma también estaba impregnado en la delicia de la naturaleza, miró a los guardias entrar con aquella actitud de cumplir su orden cuando había permitido entrar a esa mujer dos veces sin preocupación alguna era más como si hubiera esperado vez ya el charco de la sangre o mostrarse confundidos por notar que la vida seguía en aquella concubina.

Aclaro la garganta antes de hablar hacia los guardias. -¿Cuáles eran sus ordenes?-, Cuestiono de forma firme esperando la respuesta, oírla sólo le confirmaría lo que sabía que no se había preocupado ni siquiera por impedir el paso de aquella concubina y ahora querían dar una visión diferente. -Su falta es inexcusable, ¿Creyeron en verdad que sería el único condenado?, Bien, si no fue un plan fraguado sólo queda la razón de que no están bien entrenados.-, Sabía que la única opción que les estaba dejando era verse como incompetentes que igual seria deshonroso para ello pero esa eso o la muerte por aceptar que es una conspiración.
Amo Deidad
avatar
Mensajes : 276
Ingreso : 31/12/2014
Localización : Palacio Imperial
field_19

Volver arriba Ir abajo

Re: Recorriendo el palacio [Privado]

Mensaje por Nakatsu el Vie Mar 13, 2015 4:13 am

Estaba agitada. Sentía que su corazón iba a salírsele del pecho si seguía de aquella manera, pero sólo necesitaba unos minutos para tranquilizarse y así, poder seguir como si nada ¡había prometido que aquel día iba a hablar con el Emperador en persona! ¡Y qué lo iba a conseguirlo o dejaba de llamarse Nakatsu!

Respiró tranquilamente o al menos, intentó hacerlo al ver que el hombre había aceptado tomar alguno de aquellos dulces que ella había preparado con tanto esfuerzo y casi soltó de gusto al notar que le habían gustado.

—Puede servirse los que guste— le ofreció ella con una sonrisa amable en sus labios sin pensarlo dos veces. Sabía que había sido culpa de ella y su manera de actuar tan impulsiva que había llegado a bajarle el azúcar al contrario, así que lo que menos podía hacer era cuidarlo.

Más, no era lo único que debía preocuparla sino los guardias. ¡Y, ash! Ella había entrado dos veces ahí sin pensar en los pobres hombres que vigilaban la entrada. Se sintió mal por ellos, así que decidió intervenir, después de todo, era parte su culpa por meterse así en la habitación cuando ni sabía si estaba su alteza allí o no. La muchacha se acercó y se disculpó ante la intromisión.

—Tampoco es culpa del todo de ellos— aseguró ella mirando a los hombres algo apenados de que una mujer los hubiese burlado dos veces sin  pensarlo si quiera —yo entré cual huracán aquí dos veces. Puede habérsele escapado una o dos cositas— aseguré —igual, ellos volverán a vigilar la puerta y usted, descansará, ojii-san— dijo ella con afán de dar órdenes, sacando a los guardias fuera de la habitación y cerrando las puertas para luego, llevar al hombre a que se recueste un poco y deje de preocuparse por esas cosas —se sintió mal recién, lo que menos debe estar haciendo por estos momentos es andar renegando por cosas como esas— aclaró ella mientras hacía y deshacía a su gusto. Era de carácter la muchacha y uno bien fuerte, no sólo por lo físico sino que mandaba y hacia a su gusto —usted descanse tranquilo. Yo me quedaré a cuidarlo hasta que se sienta mejor y correré a cualquier persona que quiera entrar a la habitación— aseguró ella con una sonrisa —y le traeré lo que le haga falta. Si quiere un té o algo de comer. Soy buena en la cocina y sé hacer muchas cosas— le iba contando de sus habilidades. Aun se sentía culpable de su malestar así que iba a hacer todo lo posible para compensarlo y no la iban a echar así como así de aquel sitio. No señor, hasta que Nakatsu no diera el visto bueno para irse, a menos que llegara una tropa, no la tendría fácil con ella.
Amo Humano
avatar
Mensajes : 66
Ingreso : 04/08/2014
field_19

Volver arriba Ir abajo

Re: Recorriendo el palacio [Privado]

Mensaje por Wataru el Sáb Mar 14, 2015 12:39 pm

En un instante el rumbo cambio en dirección hacía la concubina, oía atentamente la voz que marcaba una explicación del comportamiento de aquellos guardias dándole salvación, un vals que era completamente de aquella mujer sin ni una preocupación dejando la habitación de nuevo vacía de la presencia de aquellos personajes que se encargaba de custodiar la puerta, el sólo desliz de esta obstruía una vez más lo que en el interior pasaba, él estaba de cierta forma pasmado por aquella fuerza que demostraba aquella persona pero también porque el flujo de las emociones no estaba causando un mal de pronto estaba calmado como si aquella presencia no pudiera significar un mal en su contra eso seguía siendo confuso para él.

-Le agradezco sus atenciones pero no es necesario, no me gustaría importunarla más de lo que ya he hecho, por favor, no se sienta responsable.-, Expreso su gratitud hacia ella pero al mismo tiempo era amable en pedirle que se retirara, aún cuando no sucedía nada con ella cerca, eso era más perturbador que ver despertar al sátiro, aunque…. Antes de ese incidente no había tenido problemas con las mujeres, la convivencia con ellas podía ser normal, bueno, era casi similar a lo que hacía ahora, ignorar cualquier existencia viva, no tenía muchos intereses hacía la humanidad, sólo se dedicaba a sus estudios así que realmente no podía definir que provoco el cambio pero aún así no se sentía de todo confiado estar con una mujer.

Alzó la vista hacia la concubina. -Es usted una mujer de fuerte carácter es admirable.-, Expreso en breve volviendo la mirada hacia los papiro, dejo allí su concentración, sus pensamientos, él no conocía la forma de actuar de las personas en la lejanía por su propia razón pero estaba seguro que la mujeres con aquella fuerza era pocas o al menos hasta ahora no podía mencionar ni una aunque no era porque no se acercara a ellas si no porque sencillamente no había oído de ni una situación tal, y podía ser eso lo que causara que no la viera como un punto de detonación para el sátiro por la fuerza de volunta que demostraba.

Un diente de león, se podía decir que podía mencionarlo como aquella plata, era nacida en el ocaso de la mala hierba, pero, aún así era admirada, un solo soplido desprendía toda su belleza pero ello también provocaba el nacimiento de varias de ellas, en el momento no podía tener una mejor comparación aunque tal vez allí fuera diferente el caso, una persona así podía sólo termina muerta por el anhelo de proteger al amado y se reducía sólo al emperador.
Amo Deidad
avatar
Mensajes : 276
Ingreso : 31/12/2014
Localización : Palacio Imperial
field_19

Volver arriba Ir abajo

Re: Recorriendo el palacio [Privado]

Mensaje por Nakatsu el Mar Mar 31, 2015 5:39 am

Nakatsu sonreía complacida, era muy determinada y aunque había acabado mal la búsqueda del emperador que ella había emprendido, no se arrepentía de conocer gente nueva, por el contrario ¡era bueno hacer nuevos amigos cada vez que se podía! Y ella era demasiado sociable sin contar que tenía un carácter que era realmente, avasallador. Se llevaba todo por delante y acababa haciendo y deshaciendo a su gusto como ya había dado muestra de ello, metiéndose con la guardia imperial sin problema alguno.

Ella se quedó cerca de aquel hombre, iba a hacerlo hasta que ella se sintiera cómoda como para partir.

—No diga más. No me iré de aquí hasta que haya descansado como se debe— dijo ella subiendo un poco el tono de voz pero sin ser maleducada, simplemente, haciéndose escuchar. Sonrió al decir aquello —no tengo más obligaciones por el día de hoy y dudo que el emperador decida tener una entrevista justo hoy que no estoy en el concubinato— aseguraba ella como si nada —así que puedo quedarme hasta que se sienta mejor ¿Quiere otro dulce? ¿le gustaron?- insistió ella levantando la cajita para que tomase otro realmente. Se sentía complacida cada vez que alguien disfrutaba de su comida, más si podía hacerle bien de paso, se iba a sentir mejor, sobre que tenía un ego bastante alto como para alguien pudiera tirárselo debajo de buenas a primeras —pasa mucho tiempo solo aquí ¿no?— preguntó la mujer mirando a su alrededor. Era una habitación amplia, aunque ella también tenía una habitación grande aunque la compartía, ventaja que tenía porque le gustaba la compañía y hablaba hasta por los codos, así que no iba a ser de lo mejor que ella estuviera sola en un lugar así o iba a enloquecer —¿no se siente solo a veces? Incluso, hay poca gente en el pasillo por no decir nadie. Debe ser aburrido estar tanto tiempo encerrado. Yo me aburro si estoy así, no podría vivir entre cuatro paredes sin hacer nada más que mirar muchos caracteres— confesó ella con un tono bastante dramático al pronunciar aquellas palabras. Simplemente, era ella.

Le dejó nuevamente los dulces a él para levantarse e inspeccionar un poco a sus alrededores. Ya que estaba ahí, no estaba demás chusmear un poco y con lo curiosa que era no iba a dejar pasar nada así nomás.

—¿Quiere algo de beber? Preparo un té delicioso— dijo ella metiendo sus manos en la manga de sus ropajes largos  vistosos mientras caminaba con lentitud por la habitación de tanto en tanto, echándole una mirada al hombre al que le había causado problemas anteriormente —pues, una mujer debe tener carácter en una sociedad  en que los hombres dominan— aseguró muy segura de sí misma al decir aquellas palabras, casi con orgullo en la voz —sino, no hubiese conseguido llegar hasta aquí. Hubiese seguido lamentándome del pasado y quizás no hubiese conseguido nada de mi vida de ésa manera. El carácter decide muchas cosas, incluso, el futuro. Si tú no lo forjas, nadie lo hará por ti. ¿Le gusta el té verde, rojo o de jazmín? El jazmín del jardín es sumamente tierno para el té y sabroso ¿le gustaría probarlo?— insistió con lo del té. Nunca se olvidaba de algo ni iba a dejar las cosas así con el albino.
Amo Humano
avatar
Mensajes : 66
Ingreso : 04/08/2014
field_19

Volver arriba Ir abajo

Re: Recorriendo el palacio [Privado]

Mensaje por Wataru el Miér Abr 01, 2015 11:48 pm

-No es así, mi lugar es en la biblioteca, entre los libros y papiro, evito dejar ese lugar esta es una ocasión particular.-, La corrigió de su error, la visión de esa conversación era imposible de pasar por las mente, el ver al erudito hablar con una mujer desde hace años que no se había visto tal cosa al menos desde aquel suceso, no aún antes de aquel tiempo… Pero el pasado se quedaba atrás y dudaba que fuera una curación para su problema era por ello que estaba desconcertado pero no podía cambiar lo que allí sucedía sólo podía inclinarse para encontrar una solución porque el hombre de ciencia no sólo pensaba aceptar aquel hecho sin ni una circunstancia. -¿Es feliz cierto una concubina?-

-Perdóneme por lo que diré pero la duda cruza mi mente ¿Es por ambición?-, Deseaba comprender el porque una mujer desearía estar allí, él siempre imaginaba que era por las riquezas que podía obtener aunque a veces llegaba meditaciones contraría, nunca se había detenido a preguntar a alguien porque no veía realmente una razón para ello pero ahora que se le presentaba la oportunidad deseaba saber, conocer que era lo que pasaba por las mentes de las concubinas, el esperar día a día un hombre que podía bien pasar por su cama o sólo ignóralas ¿Cuál era el sentimiento que provocaba?, La duda era como un medio de investigación.

La miró a los ojos al ver que cuestionaba de nuevo. –Le agradecería si me permite probarlo.-, Acepto la invitación ya que al parecer tendría la pregunta de nuevo si no contestaba, una nueva forma de estudiar el carácter de aquella persona parecía buscar demandar sus acciones hacia su favores, eso era bueno, le ayudaría a sobrevivir aquel lugar pero también podía ser malo, era casi como un arma de doble filo donde al más pequeño descuido podía provocar su propia muerte, era crearse personas que estuvieran en descontento.

-¿No ha tenido miedo de padecer aún sin lugar su deseo?-, Cuestiono para saber que pensaba sobre la muerte aunque uniéndolo hacía el favor de otros pensamientos, en cierta forma esa conversación parecía un interrogatorio de su parte así como haría cuando enjuician una persona que ha cometido un crimen tal vez porque lo veía más natural.
Amo Deidad
avatar
Mensajes : 276
Ingreso : 31/12/2014
Localización : Palacio Imperial
field_19

Volver arriba Ir abajo

Re: Recorriendo el palacio [Privado]

Mensaje por Nakatsu el Dom Abr 19, 2015 4:04 am

La mujer era muy peculiar hasta para estar en el concubinato. Aunque tenía su encanto, eso no se iba a negar. Aquella personalidad avasalladora que arrasaba, hacía y deshacía a su gusto y no cambiaba por mucho que se encontrase a un hombre o a alguien más en frente de ella, incluso, con mayor rango o hasta más fuertes que ella. Era indomable en pocas palabras ¿Sería capaz de seguir una vida de etiqueta como la que llevaba el Emperador? Por el contrario de lo que muchos podrían pensar, ella estaba tan ensimismada en su enamoramiento que jamás había pensado en ése tipo de cosas, sólo contaba algo: estar a su lado.

—Sería más feliz si él se diera una vuelta de vez en cuando por las instalaciones— suspiró risueña entrelazando sus manos a la altura de su barbilla con el brillo en sus ojos más intenso que antes. El sólo pensar en él la hacía elevarse más alto de lo que debía —¿Ambición?— aquella palabra fue como un baldazo de agua fría a la mujer, fácilmente para devolverle los pies a la tierra y seguir conversando con aquel hombre que había conocido por esas vueltas que tiene la vida —¡Por supuesto que no!— dijo exaltada ante tales pensamientos —él es un hombre maravilloso— exclamó cambiando el tono de voz a uno más dulce así como entrelazando sus manos nuevamente mirando a un punto en el techo casi como si pudiera proyectar su imagen en ése mismo momento —y eso no lo hace el dinero. No, no, no. Un hombre bueno es bueno hasta en la pobreza. Sí, señor— seguía hablando haciendo algunos movimientos con sus manos de tanto en tanto —yo simplemente lo amo— suspiró risueña ella. No había tenido mayores contacto con él pero había sido suficiente para cautivar su alma y llevarla por aquel camino —desde aquel día que lo vi, fue amor a primera vista. Aunque por ese entonces no sabía qué era el emperador e hice todo lo posible para poder llegar a ser una mujer digna de él— aseguró con firmeza en cada palabra que pronunciaba. Estaba convencida de que era amor lo que ella sentía y mucho más aun, que era el hombre indicado para ser su futuro marido, como la ley mandaba —y llegué a ser una concubina y de las mejores que hay, modestia aparte— rió con gracia sosteniendo como de costumbre hacía, parte de sus mangas en sus manos para acercarlas a su rostro y cubrir media sonrisa.

Miró al muchacho y casi un destello apareció en su mirada cuando terminó por aceptar su invitación a hacerle un té. Tanto que había insistido y al final, había conseguido que aceptara su presencia después de todo.

—Perfecto ¡enseguida buscaré todo para hacer el té! ¿O quiere acompañarme? Seguro le vendría bien tomar un poco de aire mientras buscamos el jazmín—
lo invitó ella galante y alegre como era siempre, tan típico de su persona que lo hacía casi sin darse cuenta de ello —no tengo miedo de mis deseos— aseveró con una sonrisa —he vivido durante mucho tiempo por algo así ¿por qué habría de tenerle miedo ahora?— preguntó ella curiosa ante semejante pregunta —¿usted le tiene miedo a alguno de sus deseos?— indagó un poco más sobre él que parecía no decir mucho sobre sí, más era ella quien hablaba a diestra, siniestra y hasta por los codos.
Amo Humano
avatar
Mensajes : 66
Ingreso : 04/08/2014
field_19

Volver arriba Ir abajo

Re: Recorriendo el palacio [Privado]

Mensaje por Wataru el Dom Abr 19, 2015 10:06 am

La mirada que tenia aquella mujer no podía comprenderlo aunque sabía que se trataba de algún sentimiento profundo, ese brillo no era algo que se viera todo los días, la dilatación de su mirada demostraba el gozo que le daba a los pensamientos, en libros había leído también sobre ellos se trataba del sentimiento llamado amor, aunque, en lo personal él pensaba que el amor de las concubinas no podía ser realmente real... Al menos era la mejor forma de verlo porque al final de cuenta era desear alguien que no se podía tomar por completo si no se desposaba, sólo terminando como una mera compañera aunque eso era su labor a final de cuenta, pero, tal vez por un instante podía simpatizar.

“Que tu amor jamás este ligado con tu deber… Acuna a la mujer que sea el escudo de tu amor como la dueña de tu casa pero que sea por alguien que nunca puedas derramar una lagrima, el sacrificio es lo que te llevara a proteger lo atesorado.”

Aquellas palabras del pasado llegaron hasta su memoria de forma fuerte, el eco fue perfectamente claro que podía pensar que aquella persona se encontraba en su lado, era una realidad maligna pero un hecho que muchos hacían, las obligaciones marcadas por los apellidos sólo se limitaba a ser una cortina de humano, en casas distante se ocultaba aquellos que no deseaban que fuera heridos aunque en ocasiones ni así podían ser salvados realmente pero en un punto aquellos tampoco importaba. Era por ello que el erudito tenia cierta indiferencia con los sentimientos, los repelía, no era afectuoso hacia ni un ser vivo que fuera ajenos a la madre naturaleza porque así cuidaba su propio corazón allí quedaba el único afecto que quería proteger.

¿Cómo podía amar alguien que sólo había mirado una vez?, Se cuestiono, los libros podían dibujarlos como destino pero eso era irreal, una ilusión era más bien algo que se cierra como el sueño perfecto pero aún con esos pensamientos no interrumpió todo el relato de aquella mujer que ya para ese punto no le molestaba su genero, la veía sólo como un habitante más, se podía decir que lo relacionaba con un animal, aunque aún no le daba forma lo dejaba con aquel sentimiento.

Dudo por unos segundos en la respuesta pero acepto, su trabajo había terminado allí, aunque podía se reprendido pero no estaba en el cuidar los errores de los otros, sólo lo había hecho por se orden de aquel hombre y nada más por eso. -Si.-, Acepto mirándola a los ojos unos instantes para desviar su mirar hacia la puerta. -Le tengo miedo a todos mis deseos.-, Suspiro, le permitió andar primero tras acomodar los papiros de tal forma que no fueran tocados, dejando sólo el contenido en su mente para quemar donde había escrito el significado de los caracteres compuestos.

-Tal vez si fuera pasivos como el suyo sería diferente pero mis anhelos sólo puede causar dolor…-, Sus pensamientos se fueron al lejano pasado. -Ya alguna vez herir por retener aquello que deseaba pero eso sólo hizo que lo perdiera.-, Una muy suave sonrisa figuro en los labios del erudito apenas como un fantasma gesto de tristeza.
Amo Deidad
avatar
Mensajes : 276
Ingreso : 31/12/2014
Localización : Palacio Imperial
field_19

Volver arriba Ir abajo

Re: Recorriendo el palacio [Privado]

Mensaje por Nakatsu el Lun Mayo 11, 2015 5:19 am

No había sido tan malo equivocarse de puerta después de todo. Haría otra de sus incursiones por el palacio para hallar al susodicho, pero sería otro día, por ahora, disfrutaba de la compañía de aquel hombre llamado… y ahí quedó ¡no sabía el nombre de aquel hombre que acompañaba! Casi sobresaltándose por éste detalle, decidió presentarse ella para poder iniciar una buena relación con su acompañante. Había pasado tanto en tan poco que ella no se había dado cuenta de que había pasado eso por alto.

—Soy Nakatsu— dijo ella como si nada —se me ha pasado presentarme entre tanto ajetreo y correr de aquí para allá— explicó ella moviendo sus manos haciendo un gesto para indicar el aquí y allá —¿Cuál es su nombre?— indagó en el contrario. Sabía que ella había cometido una descortesía al no darse a conocer antes, más, quedaba como un pequeño percance considerando todo lo ocurrido.

Se adelantó caminando un poco más, intentó mantenerse a la altura de su acompañante. ¿Qué tan malo podían ser sus deseos? Y no sólo lo pensó, sino que así, tan suelta como era aquella mujer, lo largó fuera de sus labios.

—¿Qué tan malos pueden ser sus deseos?— preguntó. Aun no se imaginaba una forma de que un deseo pudiera destruir a alguien, pero, aquel hombre les temía ¿por qué? Se sentía con el bichito de la curiosidad picándole a cada momento para que le sacara información que pudiera salvar sus dudas en algún momento.

Pronto veían los arcos que le daban paso al jardín. La muchacha se encaminó hacia el puente que cruzaba el estanque de aquel hermoso lugar. Se tomaba su tiempo, después de todo, estar en aquella calma que se había forjado en el interior del palacio era algo realmente maravilloso.

—¿Le gusta el jardín? Es un lugar muy bonito. Es tranquilo y muy vistoso. Siempre quise tener un jardín como éste, aunque me gusta más encargarme de las plantitas—
comentó ella como para suavizar un poco la conversación creyendo que había tocado temas demasiados turbios como para seguir por ése lado, más, ella tenía mucha labia y tema de conversación no le faltaba nunca —mire, ésta es la planta ¿le gusta el perfume? El dulce y suave— se acercó casi al trote rozando suavemente con sus manos la planta de jazmín, tomando entre sus dedos una de las flores sin arrancarla todavía. Le gustaba deleitarse con el aroma de aquella planta. Era tan perfecta y delicada que era un equilibrio maravilloso. Flores blancas y pequeñas con una suave fragancia de las cuales, se podía hacer un té delicioso —¿Qué clase de fragancias le gustan?— preguntó. Ella adoraba los perfumes dulces, más, sobre gustos, no había nada escrito ¿no?
Amo Humano
avatar
Mensajes : 66
Ingreso : 04/08/2014
field_19

Volver arriba Ir abajo

Re: Recorriendo el palacio [Privado]

Mensaje por Wataru el Lun Mayo 11, 2015 6:24 pm

-Un placer.-, Acepto la presentación de la concubina, no había reparado en que desconocía su identidad tal vez porque no deseaba verla más que una mujer del emperador, una extensión más de aquella persona o porque sencillamente seguía siendo desconcertarte en ver como aquella persona no sacaba al erudito de su interior, era una circunstancia que no podía imaginar como normal pero lo agradecía porque así podía estar en paz por primera vez con una persona aunque no era que le importara, los silencioso profundos estaba bien para él, sólo el eco de la naturaleza le era suficiente pero allí tenia una oportunidad de convivir con un ser vivo así que sólo acepto. -Wataru.-, Correspondió con dar su nombre, no era como si pudiera hacer algo con él.

Abandonando la habitación los pasos de los guardias no tardaron en resonar a la distancia, una cosa era permitir que alguien entrara a la habitación otra que él abandonara sin seguridad alguna, aunque siempre con la mala intensión de resguarda a otros pero no a él precisamente, pero se basaba en el engaño de las apariencia, miro el jardín cuando se presento, la armonía perfecta, el danzar de las mariposas se notaba sobre algunas flores, las aves también andaba por el verde de aquel suelo alzando el vuelo cuando su presencia interrumpió su calma escondiéndose en altas ramas.

-Me gusta la naturaleza, es un lugar que me da paz, pero, no me creo capaz de cuidar un ser vivo.-, Acepto mirando la flor que le mostraba. -Mis obligaciones me mantienen ocupado tanto como para no permitirme una distracción.-, Así que sólo podía admirar la belleza que brindaba la naturaleza pero eso suficiente, no necesitaba nada más, sus manos manchadas con sangre no podían dar vida, sólo podían causar la muerte así que no intentaría jamás sembrar algo.

Miró alrededor notando pequeños incestos, era tan pequeños pero aún así atraídos por el perfumen, su vuelo apenas eran notados en comparación con otros seres. -No tengo un perfume favorito.-, Camino hacia unas pequeñas flores que apenas y se notaban entre otras, su presencia era tan diminutas que distinguía el color amarillo sólo si prestaba demasiado atención, un brote que los pétalos parecía estar inflados. -En la naturaleza aprecio todos, es verdad que unos son más notable que otro, pero, cada uno tiene su toque especial así que no puedo elegir.-
Amo Deidad
avatar
Mensajes : 276
Ingreso : 31/12/2014
Localización : Palacio Imperial
field_19

Volver arriba Ir abajo

Re: Recorriendo el palacio [Privado]

Mensaje por Nakatsu el Miér Jun 10, 2015 4:48 am

Su día intentando acaparar la atención del emperador no iba a tener cabida ahora, estaba demasiado ocupada con aquel hombre de carácter amable como para dejarlo solo, más sabiendo que había sido causa suya todo aquel alboroto, pero no iba a flaquear en sus objetivos ¡claro que no! Nakatsu era una mujer admirable en el sentido de que no se daba por vencida y había llegado muy lejos como para llegar a hacer algo semejante ¡era hora de demostrar quién era a toda costa!

—¿En serio pasa todo el día encerrado en aquella habitación? ¿No se aburre? Yo sentiría que me faltase el aire llegado el caso ¡En serio debe hacer cosas más relajantes y divertidas de vez en cuando!—
le sugirió la muchacha —vendré a visitarlo más seguido— agregó ella como si nada al pensar en que podría sentirse solo —seguro, podría conocer a Riguby y Hitomi. Ambas son una dulzura— pensó en voz alta con un brillo especial en sus ojos —Riguby hace poquito llegó al palacio. Fue divertido. Es una muchacha muy simpática ¿Siempre ha vivido aquí? ¿Nunca ha pensado en salir de viaje y conocer otros lugares?— siguió preguntando como si el mundo fuera a acabar y las cosas sólo debiesen suceder en ése momento. Nakatsu se entusiasmaba y no había quién la parase y eso, sus compañeras lo sabían de primera mano, en especial, Rigby que había lidiado con ella en dos ocasiones bastante violentas para el muchacho entre peleas y alguna que otra huida ¡correr era lo suyo!

Cortó algunas flores, tomándolas con delicadeza entre sus manos mientras continuaba hablando ¡era una máquina de emitir palabras! Si fuera por ella, hablaría todo el día con  alguien, aunque no siempre había con quién hablar, como el día de hoy en que había cosas mucho más importantes qué hacer como para entablar platica, pero como siempre, los planes cambian cuando se planean tan meticulosamente. Pero no se arrepentía de ello.

—Creo que son suficientes— comentó la muchacha sujetando aquellas flores contra su manga y pecho para que no cayeran, habiendo cortado una buena cantidad de ellas para hacer un té por demás aromático y concentrado —¿le gusta el té fuerte?— preguntó volviendo la mirada hacia el hombre de largos cabellos —¿quiere que vayamos entrando? Sólo me falta conseguir un par de cosas para preparar el té y podríamos volver ¿Cómo se siente? ¿Le hizo bien tomar aire?— siguió largando pregunta tras pregunta sin darse tiempo a tomar aire o hacer una pausa, como siempre, con aquella mujer era a todo o nada, no había puntos medios.
Amo Humano
avatar
Mensajes : 66
Ingreso : 04/08/2014
field_19

Volver arriba Ir abajo

Re: Recorriendo el palacio [Privado]

Mensaje por Wataru el Miér Jun 10, 2015 5:57 am

¿Aburrirse?, En lo personal no lo hacía sólo necesitaba un buen libro para distraerse, se había acostumbrado a estar en un solo lugar tan pequeño y sin detalles que la habitación era como existir con muchos lujos, aunque aún así en ocasiones si que tenia deseos de salir, irse donde las paredes no existiría, en un lugar donde sólo se rodeara del verdor de los árboles pero eso no era posible aún había mucho que lo ataba hacia aquel lugar, aunque él no sintiera especial afecto hacia las personas, no sólo podía tirar todo lo logrado para existir de una forma libre así que debía de soportar un poco más.

-Me he acostumbrado.-, Acepto con tranquilidad hacia aquella mujer, la miraba moverse, siguiendo cada unos de sus gestos, el reflejo de su presencia en su mirada aún le tenia desconcentrado, el ver que con ella podía estar bien, era un alivio pero al mismo tiempo era centro de conflicto, el pensar en los porque de aquella situación, era un acto complicado por si mismo. -Mi nacimiento fue fuera de palacio, llegue años después, he salido de palacio ocasionalmente.-

Guardo un momento de silencio. -Pero... No siempre el salir significa disfrutar de un buen momento, en ocasiones es preferible sólo estar en un lugar y no conocer más, cuando ves más allá de los muros de un lugar sólo anhelas más aquella liberta.-, Acepto lo que podía estar en sus pensamientos, en la mente del sátiro que siempre buscaba volar mucho más lejos de lo que sus cadenas le permitía pero debía de aferrarse sólo hacia ese lugar porque más allá del horizonte seguro que no encontraría lo que buscaba, sólo sería un viaje inútil.

¿Pero que era lo que realmente buscaba? ¿Qué era lo que necesitaba su corazón para estar en paz? ¿Qué significaba verdaderamente un descanso? En su mente podía surca muchas dudas referente al asunto pero la verdad es que sus ojos sólo seguía un fantasma que hace mucho había desaparecido, uno deseando la muerte mientras otro deseaba sólo saber que estaba bien, eso, era sólo una mentira de una existencia que alguna vez conoció.

-Me ha hecho bien.-, Agradeció sus gestos de preocupación. -En este instante yo debería de disculparte, le he causado más problemas de lo que su entrada significo.-, Aceptaba el contratiempo llevado, aunque, sólo fue una situación inesperada, una razón mucho más distante de lo imaginado, pero, era un asunto arreglado momentáneamente así que podía dejar las consecuencias atrás ya ni importaba lo que intentaron hacer los guardia o cualquier otro, eso se arreglaba allí por ahora aunque en el futuro tendría mucho más cuidado.
Amo Deidad
avatar
Mensajes : 276
Ingreso : 31/12/2014
Localización : Palacio Imperial
field_19

Volver arriba Ir abajo

Re: Recorriendo el palacio [Privado]

Mensaje por Nakatsu el Sáb Dic 12, 2015 5:18 am

Le gustaba ello a Nakatsu. Se sentía a gusto ayudando a los demás. Le gustaba sentirse útil y saber que podría hacer las cosas para hacer sentir a gusto a alguien. Desde que tenía memoria, había intentado ello. Y como dama que era, necesitaba estar a la altura de la situación y de cualquier imprevisto que sucediera. Era lo ideal, era lo que ella necesitaba. Se sentía feliz de aquella manera.

—Entonces ¿Le tiene miedo a la libertad? Es curioso que diga eso pensando que hay tantos que lo buscan con anhelo— preguntó con sorpresa después de escuchar con detenimiento las palabras del contrario. Nunca había pensado que alguien pudiera sentir ese miedo. Ella por el contrario, tenía todo para sentirse a gusto tanto fuera como dentro. Se adaptaba con facilidad a la situación volviéndose alguien sumamente flexible para enfrentar cualquier problema que se le apareciera en frente, aunque a veces olvidaba un poco su femineidad, era lo de menos.

Ya teniendo todo lo que necesitaba para preparar el té, ella le ofreció volver al interior para que se pusiera con el brebaje y las preparaciones correspondientes.

—Debo decirle que soy muy buena con la ceremonia del té—
comentó ella mientras se dirigían dentro sin modestia alguna, por el contrario, era buena en ello y le gustaba que sus habilidades fueran apreciadas, más si era algo tan importante como el té —y no, no tiene qué disculparse de nada. Me gusta ayudar a las personas. Además, fui la que le causó esto, así que tampoco podía quedar indiferente. Y por sobre todo, he pasado un muy buen momento. Necesito un mortero y algunas otros instrumentos ¿Quiere que vaya por ellos a buscarlos? Me llevará tan sólo unos momentos volver al harem— sonrió alegre como siempre. Sólo necesitaba algunas cositas mínimas para poder volver y preparar el sabroso té que había prometido. Esperaba, fuera del agrado de su anfitrión que, después de todo, había llegado a irrumpir su calma, así que debía buscar alguna forma de retribuirle todo, aunque fuera tan sólo un poco de ello. Ya luego del té, podría pensar en volver al harem y hablar con Rigby de todo lo que había pasado aquel día.
Amo Humano
avatar
Mensajes : 66
Ingreso : 04/08/2014
field_19

Volver arriba Ir abajo

Re: Recorriendo el palacio [Privado]

Mensaje por Wataru el Sáb Feb 27, 2016 12:51 am

-No.-, Negó casi de inmediato pero no pudo evitar meditarlo por unos segundos. -No es a lo que realmente le temo aunque puede sonar de aquella forma.-, Decidió decirle un poco más pero sin profundizar demasiada en sus palabras, no podía decirle nada más allá de lo que le había dicho, el compartir alguna debilidad o sólo un secreto eso podía ser una daga que luego te apuñalara cuando menos lo esperaba, en ese frió palacio donde todos buscaban una posición y sobrevivir, sólo lograba que fuera más siniestras las relaciones.

Miró hacía un punto sin ni una razón sólo miró un hueco delante de su mirada. -A veces hay mucho más de lo que podemos expresar, el saber lo que podemos y lo que debemos de tener son dos factores importante para no perdernos en un camino equivocado.-, Eso era, el perder era un asunto demasiado fácil, él lo experimentaba de primera mano, el sátiro le hacía saber que tan voluble podía ser los caprichos, y que tan fácil era perder algo que realmente atesorabas, un simple segundo podía destruir toda una vida.

La oyó al parecer no era una mujer modesta, no sabía si eso era bueno o malo, particularmente bajo las normas del comportamiento eso la hacía una mujer de mal ver delante de los ojos de los demás pero para él en ese momento le pareció aceptable, no era igual que las demás mujeres, no sólo se debía a su actitud si no por él hecho de que su aroma no le provocaba un descontrol, eso hacía que estuviera confundido pero al mismo tiempo relajado porque significaba que tal vez podía lograr algo contra el sátiro sólo debía de saber de que forma.

Volvió su vista hacía su acompañante. -Puedo mandar por los utensilios así no será necesario que vaya, le he hecho dar muchas vueltas.-, Expreso al recordar momentos previos cuando le llevo aquellos dulces, aunque también parecía que nadie podía detenerla al pensar en una decisión, ¿Cómo podía existir una mujer así? Se cuestiono por unos breves segundos. -Pero si usted desea ir puede hacerlo.-, Le concedía el permiso aunque supiera que no lo necesitaba.
Amo Deidad
avatar
Mensajes : 276
Ingreso : 31/12/2014
Localización : Palacio Imperial
field_19

Volver arriba Ir abajo

Re: Recorriendo el palacio [Privado]

Mensaje por Contenido patrocinado

field_19
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.