¡Ebichu dice!
Historia
Una suave y cálida brisa refresca a los viajeros y caminantes que pasan por éste gran Imperio. Los cerezos florecen, apenas está empezando la primavera y ellos danzan ansioso por mostrar su belleza a todo el que quiera observarlos. La civilización se consuma entre las guerras, los emperadores y las muertes de tanta gente inocente y no tanto. Así se caracteriza el comienzo de la era Tokugawa o Edo, donde destará no sólo por las guerras y el nuevo orden, sino por ésta tendencia en aumento de conseguir esclavos en todos lados. Y entre todo esto, muchas personas toman ventaja de la situación y se especializan en el comercio.
En época en que la guerra y la expansión del imperio es inminente, la dictadura y el poco trato con extranjeros o su mismo desagrado hacia todo lo que no es japonés. Pero, siempre se encuentra la ventaja para vender personas o seres con características maravillosas, como cola y orejas. Algunos, poderosos, se resisten, pero, ya se las han ingeniado para atraparlos sin romperse una uña. Otros, es más fácil conseguirlos, por deudas, apuestas y hasta como rehenes de guerra también, entran al mercado sin ningún problema. Y hay mucha gente que compra esclavos o "mascotas" también llamados pets, entre la jerga comercial. Cotizan muy bien en el mercado y todos están deseosos de tener uno o más de uno. Se los puede comprar de manera legal en muchas tiendas que se dedican a venderlos muy caros pero que los tienen más "presentables". Sin embargo, también se los puede comprar de contrabando (a veces, son simplemente secuestrados y vendidos), aunque se dice que los jóvenes que viven aquí, pasan las peores penurias y no llegan "en buen estado" a manos de sus amos.
Únete a ésta historia, donde la magia, la crueldad y quien sabe, quizás el amor, van tomados de la mano.
Actividades
Foros Hermanos
Crear foroCrear foroCrear foro
Afiliados élite
Última limpieza: 10/08/2017

Agradecimiento (privado)[+18]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Agradecimiento (privado)[+18]

Mensaje por Invitado el Miér Dic 10, 2014 2:14 am

La gente pasaba al mercado y veia los ejemplares, compraba muchas cosas pero aún no a ella, suspiraba, pensaba que no seria gran problema por que es un bello animal, sin embargo al parecer las personas querían algo fuera de lo común. Pasó el día, cerraron el mercado y cuando pasaron a su jaula para darle alimento, saltó y se transformó en humano.
-Sa---yo---na---ra

Se paralizó el guardia al ver eso, Gumi simplemente salio rapidamente evitando ser vista, algo triste por el mal día decidió ir al templo a orar, para que pronto pudiera tener un amo, a quien proteger... servir... amar...

-Siempre me ha gustado estos lugares, tan llenos de paz y tranquilidad... aunque a veces es buena la compañía

Se recostó en el piso de afuera del templo, tomando una pequeña siesta.

Volver arriba Ir abajo

Re: Agradecimiento (privado)[+18]

Mensaje por Lukman el Miér Dic 10, 2014 4:19 am

Debía de encontrar un lugar para descansar, alzo la vista al cielo, el tul azul cubría completamente con una claridad demasiado profunda y esa sensación de calor acariciando su piel era agradecida, un toque del astro rey que le causaba paz, era un sentir mucho más agradecida que la frialdad de aquel mercado negro, ese lugar cubierto de tinieblas, y no sólo por la sensación del vació, era todo el ambiente viciado que gobernaba, era como hundirse dentro de un hoyo negro que no conforme con succionarte se llevaba lejos de ti la añoranza por vivir con liberta, buscaba con profundidad provocar un vació, dominarte hasta que no te resistiera más a las ordenes de otros era por ello que cada vez podía oír que era preferible conseguir un amo que seguir intentando huir pero él no estaba acuerdo con tales palabras, no pensaba sólo renunciar así a lo que estaba acostumbrado aún cuando según sus carceleros no merecía, y sin importar cual fuera su historia anterior a lo que él conocía no pensaba cambiar su pensar.

Virando el mirar se encontró con la presencia alta de un templo, le pareció un buen lugar para pasar el tiempo hasta que se oscureciera antes de continuar su camino, entro al sendero que llevaba hacia el santuario, las escalera labradas en piedras firme era recordar el espíritu de la humanidad, fuerte y firme, no debía de permitir que las grietas apareciera, trabajarla, fortalecerla aun sobre la más pesada gota de agua. Su mirada vio un pedazo de tela, le pareció extraño, no, mejor dicho miro con algo de desconfianza antes de dar otro paso para ver que o quien andaba allí.





Premio:



Sakura Feudal Awards:






Vida...:


Fenix
avatar
Mensajes : 1620
Ingreso : 14/11/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: Agradecimiento (privado)[+18]

Mensaje por Invitado el Miér Dic 10, 2014 5:01 am

Gumi, estaba tranquilamente dormida, tenia muchos sueños que iban y venían, en eso, se detuvo su mente en un recuerdo, aquel en el que era usada en el mercado negro, la forma en que los machos la miraban y como la manoseaban cuando los atendía, ella sin poder hacer nada… como incluso sexualmente abusaban de ella, sin siquiera dejar que se exitara la tomaban e introducían sus penes en cada orificio que pudieran entrar, dos peleándose por la boca y haciéndole que se las tragara enteras, uno metiéndosela analmente y el otro en la vagina, ella sentía como la movían sin siquiera coordinamiento de sus violadores, sus pechos los expusieron, se los arañaban, mordían, chupaban; algunos solo miraban como tenían sexo con la joven y decían cosas como “Se ve que te gusta la verga, Zorra!” y otros se unían a la “diversión” tomándole las manos para que ella los masturbara, llegaban a venirse pero ahí no acababa su tortura, no estaban satisfechos cambiaban de lugar dejando primero que grite y luego ahogarla con el pene. Su respiración se agitaba con ese recuerdo, después siguió con otro y otro sobre esos encuentros tan malos que a final de cuentas hicieron que su cuerpo se acostumbrara, de su vagina comenzaba a sacar lubricante, preparada para ser penetrada, escuchó unos pasos y no les prestó atención hasta que las telas de su ropa fueron pisadas y se despertó muy alerta.
-¿Quién eres?!-dijo algo molesta, pero se percata de que esa persona no es común, sino que era una criatura que manejaba el fuego, era muy notable- Hum… así que eres un fénix, ¿no?- se levanta y lo observa mejor- vaya, criaturas como tu no veo muy a menudo… llegas en muy mal momento jovencito… bueno, deja presentarme, soy Gumi-lo olfatea- ya veo, eso explica mis sueños, vienes del mercado negro, te trata mal allá la vida verdad? –Gumi levanta su cabeza y una especie de fuego azul sale de su boca, lo toma con las manos y lo mete en el pecho del joven- éste es mi aliento, soy un Kitsune, no temas que no te hará daño, mira! Te ha hecho efecto-el aspecto del joven había mejorado- Esa cosa no puede salir si yo misma no la saco, no te alejes mas de 10 metros de mi, si lo haces puedes morir y aunque lo hagas para tratar de sacártelo una vez que renazcas seguirá mi aliento en ti, esperame solo un momento.

Gumi fue y tomo una de las cuerdas con campanas del templo, regresó con Lukman, le tomó de la mano y lo llevó hasta donde las ofrendas se encontraban, agarró la cuerda y amarró con agilidad, los brazos estaban atados a dos pilares de la parte mas baja, los pies también estaban amarrados de los tobillos haciendo obligándolo a que estuviera hincado.
-Si no aguantas lo que te haré, no creo dures mucho en el mercado negro, y te recomendaría que huyeras, si alguien te toma, puede hacer cosas así o peores, creeme! He tenido mis experiencias

Las garras le crecieron, cortó la ropa de la parte superior, comenzó a lamerle el abdomen, los labios de gumi besaban de vez en cuando e iba subiendo, en los pezones se detuvo para chuparlos, y mordisquearlos un poco y mientras se lo hacia a uno jugueteaba con la mano con el otro, mostró sus colas y esta vez arañó la ropa inferior dejándolo expuesto, sin dejar de besarlo empezó a dedearlo del ano, sus colas tan traviesas acariciaban su cuerpo.
-Esta muy bien tu cuerpo… a propósito… sientes mis latidos? Mi aliento late dentro de ti al ritmo de mi corazón, además de que mientras te cura, esparce un calor cómodo, ¿Qué se siente?

Sin esperar siquiera a una respuesta, se reincorporó, se puso a la espalda de Lukman, le levantó el trasero y comenzó a lamerle el ano. Entre más seguía con su juego, mas lubricaba y su vulva espejeaba.

Volver arriba Ir abajo

Re: Agradecimiento (privado)[+18]

Mensaje por Lukman el Miér Dic 10, 2014 6:16 am

Él no era de sentir desagrado por nadie, le daba igual que fuera, no le importaba la raza o nivel social mientras no le molestara, era normalmente pacifico, sólo repudiando a sus captores, y aunque en principio tuvo la idea de ignorar a esa criatura, un par de palabra de ella le dejaba un mal sabor de su boca que estaba sembrando el incienso de disgusto en él, aunque pensando en dejarla pasar, sólo girar en sus talones e irse, era mejor buscar otro lugar ante de lidiar con ella, suspiro, arqueando la ceja en serio un dios empezaba a jugársela mal para seguir provocando su paciencia hasta un punto critico, era como esperar ver el resultado de su calma romperse sin dejar un poco de ella sobre su persona.

Las palabras aunque se oyeran no le prestaba atención era como si las estuviera ignorando o que sencillamente no llegaba hasta sus tímpanos para seguir el flujo de la interpretación, era descortés ignorar una dama, era unas de las enséñales principales que le brindaron sus tutores pero la que estaba allí sin lugar a duda no parecía a una señorita era mas bien como una ramera que esperaba que le prestaran atención o no sobrevivirían, eran en ocasiones interesante pero en este momento no le parecía de tal forma.

Concedió el permiso de que lo manipulara mientras lidiaba con la intromisión en su cuerpo, una ruptura de su espacio personal completa, una molestia sobre otro y sólo se estaba apilando, su facciones apenas mostraron señales de cambiarse, un leve tinte de desagrado que se esfumo como si un borrado firme hubiera eliminado cualquier rastro no apto para aquel momento, una señal de debilidad ceder ante las emociones pero peor aún demostrarla otra lección gravada que aunque deseaba seguirlas tal y como fundía en sus profesores era una forma difícil de lograrlo hasta el final porque su temple no estaba profundamente tallada bajo la cascada de la impaciencia que no movía ni un gramo de su calma, no, aún llegaba a trastabillar en el intento.

Respingo por la sensación en su ano, eso le pareció más que suficiente para soportar por aquella mujer, y aunque prefería no utilizar algo que no tenia bien aprendido brotaron chispas de fuego que se desprendieron de los incienso encendidos pequeñas llamas que crecieron para quemar sus ataduras, respirando hondo al tener cuidado de no sentir el descontrol más allá de su propio calor pues seria fatal aún para su persona. -¡Suficiente de juegos!-, Expreso con voz firme en señal de su molestia cuando aparto de aquella criatura, la empujo hacía el suelo pues no permitiría mayor manipulación de sus acciones. -¡¿Acaso te crees mi maestra?! Ja, no lo creo, tu generosidad no es nada más que una bendita estupidez de tu calentura…. Así como una maldita perra en celo...-

No sabía que le causaba más desagrado si el simple toque de aquella mujer o el hecho de que había roto su propio concepto de igualdad por un arrebato de ira, su mascara, su fuerza en sus sentimientos se había roto así como el control de aquellas llamas que lo liberaron que un lengüetazo dejo caer polvo hirviente sobre las prendas de la mujer para quemarlo. No tenía intensión de seguir aquel juego, una pequeña voz decía que se levantara y se fuera, pero la que ahora despertaba con las llamas aquella que jamás escucho en todo aquellos años decía lo contrario, le pedía hacer arde todo ese templo, dañar a esa que estaba bajo su cuerpo.

Junto ambas manos de su victimario que ahora se volvía victima cruzándola en el toque de su muñeca para sostenerla contra una de sus manos y así liberar la otra que hundiéndose entre las piernas delicada de la mujer sintió el calor suave de ese cuerpo delicado, rozando en ese secreto de telas encontró la intimida húmeda, no parecía notar ni siquiera un impedimento que ocultara tal descaro tibio que allí nacía invitando a profundizar mas los dedos, en sumergirse en la cavidad palpitante.





Premio:



Sakura Feudal Awards:






Vida...:


Fenix
avatar
Mensajes : 1620
Ingreso : 14/11/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: Agradecimiento (privado)[+18]

Mensaje por Invitado el Miér Dic 10, 2014 10:37 pm

Lukman se había desatado, la zorra ya se lo temía antes y se había tardado, lo oía mientras decía por fin algunas palabras, pero lo que no le agradó era que le dijera “perra en celo” detestaba esa forma domestica de animal, en su boca formó fuego, llamas sobresalían de ella, danzando hasta que el color azul se esfumó. Las llamas que tocaron las prendas no hicieron efecto alguno, ahora andaba mostrándose dominante, desafiándola incluso con la mirada.

-Es inútil intentar quemarme, mi elemento básico y dominado es el fuego, mi cabello, pelaje y piel resisten hasta las más ardientes llamas, pelaje que mudé fue con el que hice mi traje…

Al parecer él ya no la escuchaba, la tomó de las manos y ahora a ella la tenía en sus garras, no se opuso a lo que le hacia, incluso se dejó llevar por la fuerza de gravedad quedando debajo de él, esa escena era mucho mejor que la que ella tenía, inconscientemente era lo que quería y su antes victima lo sabía, introdució los dedos en su vagina humeda, se oia como entraban y salían, era interesante oir eso y verlo.

-Tienes razón, tuve mi rato de calentura, pero no quiere decir que no quería realmente brindarte esa ayuda, simplemente llevaba mis siglos sin tener siquiera sexo…… tu aroma me recordó el tiempo que era violada en el mercado negro y mi cuerpo comenzó a reaccionar, razón por la cual actué de esa manera, lo lamento en verdad.

Con un de sus colas acariciaba el rostro de Lukman, y con otras se impulsaba hacia el para besarle sus labios con ternura.

-No me agradan los perros, pero solo tú podrás decirme así sin que me moleste. Te pido hoy seguir, solo por hoy aunque sea, quisiera de nuevo tener algo de semen en mi cuerpo, apodérate de mi en estos momentos, sacia tu sed conmigo…

El aliento de zorro regresó a su dueña de la misma forma que había sido introducida, Gumi se recuperaba algo de fuerza.

-Pero también, sino quieres nada conmigo, puedes ahora retirarte, no te obligaré a más

Volver arriba Ir abajo

Re: Agradecimiento (privado)[+18]

Mensaje por Lukman el Jue Dic 11, 2014 2:39 am

La voz de la mujer tenia un tono que no podía descifrar, acariciaba sus tímpanos con dulzura profunda, ese eco que estaba haciendo cosquilleo con más intensidad que con las palabras anteriormente dichas o incluso más que las propias caricias hacia su cuerpo, ¿Acaso era la profundidad de su experiencias o había algo más?, en un instante se sintió desconcertado y aunque estaba en leve congelamiento de su propia lumbre no termino de dejar el toqueteo sobre aquel cuerpo deseoso de atención, era una brisa caliente que se alzaba desde el suelo tras dar una pisada luego de un caluroso día, uno que podía desprender vapor si se le echaba agua esfumándose tan velozmente que ni siquiera se notaba mojado.

Relamió sus labios que apenas conoció a los de la joven, el calor, la suavidad de los mismo fueron efímero que no podía recordar esa ternura compartida porque era más presente el aliento apartado, esa llama intrusa que se había peleado con la suya desde la invasión, era como el juego constante de la lucha del yinyang que aún siendo lo mismo era en el lecho diferente pero así se aplicaba en ellos ambos siendo del mismo elemento fuego podrían ser tan diferente como lo bueno y lo malo en la misma palma… Ahora esa sensación sólo era un acto fantasmal que alguna vez existió en su pecho, un cosquillear que se iba borrando para dejarle la liberta de sus acciones, la elección del siguiente movimiento, levantarse e irse para seguir su camino dictaría la condura pero ahora ese escozor de desear lo que estaba entregado y al tiempo negado dentro del cuerpo parecía más tentador de lo que cualquiera juzgaría como sueño.

Soltarla, no haría la diferencia no era como si fuera a escapar pero sus dedos dejaba aún la presión en las muñecas por el sentir del crujir, retiro su dedos húmedos de aquella cavidad, los lamió lento, delineando las falanges, el sabor dulce de aquel roció de mujer, el néctar de aquella criatura cubrió su paladar, su pupilas amatistas por un instante apenas reflejaron a la ave natural que era, esa que aun estaba medio encerrada en si a no conocerse ni así mismo.

-Sólo por esta vez la complaceré aún luego del agravio.-, Tomó su látigo que había dado eco en el suelo cuando le manga donde se ocultaba no pudo sostener más el peso del metal, dominándolo enrollo el cuero fino alrededor de las muñecas sostenidas dejando un corto suelto desde la punta del mango, ese frió mental se curvo en los pechos de la mujer, su frialdad deslizo sobre los montes vivos, el que le complaciera no significaba aún que le daría tan rápido lo añorado. En el instante que sus manos se quedaron libres acariciaron los muslo, clara piel, y delicada que se abría ha empujándolo hacia fuera para una mejor vista del monte entregado, su cabeza se oculto bajo esos mantos, el murmura de ellos sólo demostró la profundidad de su acto cuando acaricio la piel de los labios íntimos, el sabor fue la invitación a delinear de ida y vuelta antes de que rozara la punta húmeda la clítoris, jugó en un delicado juego sobre la fresca perla.





Premio:



Sakura Feudal Awards:






Vida...:


Fenix
avatar
Mensajes : 1620
Ingreso : 14/11/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: Agradecimiento (privado)[+18]

Mensaje por Invitado el Vie Dic 12, 2014 12:06 am

Ya estaba cansándose con su aliento de zorro fuera curando a Luckman, pero cuando regresó sus mismas energías volvieron, el joven se veía con un actitud diferente ahora más tranquila. Sintió como metía los dedos aquel joven, primero uno, luego dos… sentía como la parte de su mano que quedaba afuera chocaba un poco con sus huesos pélvicos, pero ahí no se detuvo, siguió hasta tres y luego ya tenía cuatro dedos en su cavidad, dejando solo el dedo pulgar fuera, sus dedos tocaban la sus músculos internos que estaban mojados, pero al parecer no era la única que estaba exitada, se había percatado de ese aroma… esas hormonas inconfundibles y tan agradables que hacían que se le escurriera la baba de su boca.

Por poco iba a soltarse de la sujeción a la cual la tenía cuando él decidió utilizar su látigo el cual le amarró las manos para dejar que su dueño hiciera mejores maniobras, después de eso algo frío se acomodó para rodear sus pechos, una especie de metal, sus pezones le dolían y se ponían duros. Las manos tan cálidas y suaves del joven acariciaron sus muslos, a Gumi le recorrieron unos escalofríos que venían desde abajo y recorrieron por todo su cuerpo. Estaba a su merced, mientras él jugueteaba con su clítoris ella empezaba a temblar, no sabía si de excitación o quizá algo más, ¿miedo? ¿Pero a qué podría ser? Intentaba cerrar sus piernas pero su mente sola rechazaba esas ordenes, quería que siguiera, su respiración aumentaba y él seguía jugueteando, tenía una sensación muy extraña, no recordaba haberla tenido antes y si, a eso le tenía miedo, a lo que venía a esa sensación desconocida.
-Para! Paraaaa!
Gumi forcejeaba pero no había avances para soltarse, se relajó e hizo que sus manos se resbalaran por el latigo y se reincorporó, se arrodilló ante el, su ropa estaba deslizándose suavemente sin que ella lo hiciera a propósito.
-Lo siento, tengo miedo… no se… por que…. Por qué tengo esta sensación… no la había tenido en mis 900 años… normalmente cuando tenía sexo… eso tenía… sexo… ahora… estaba… disfrutándolo… mi cuerpo… lo siento tan diferente… y tengo miedo a lo que pueda pasar…
Su ropa se había caído por completo, se abalanzó hacia él y lo abrazó
-Es extraño, ni siquiera tu nombre se y ya no quisiera apartarme de ti… le vez coherencia? Déjame… también hacerte gozar…
Lo tomó suavemente de la mano y lo llevó al altar, el fuego que salía de ella quemaba varios de los objetos cerca pero eran calidas las llamas que acariciaban al fénix, el altar se empezó a romper quedando como si fuera una banca, lo sentó con algo de brusquedad, se arrodilló, se recogió el cabello y comenzó a chupar ese miembro que tenía el joven en su entrepierna, cerró sus ojos y solo olfateaba en ese lugar mientras jugaba, lamiéndole, besándole, su lengua la resbaló hasta los testículos donde los masajeo en círculos y que también besaba y trataba de tragárselos pero… eran demasiado para su boca, regresó al miembro y ya estaba bastante grande.
-Perdón por lo siguiente que haré…
Lo beso en los labios, se subió al altar y de un jalón se metió el pene de Lukman, su cavidad ya estaba algo seca debido a su preocupación y soltó un grito, de sus dientes se formaban hilos de saliva, pero no quiso detenerse, empezó a mover su cadera hacia arriba y abajo, inmediatamente se lubricó, comenzó ella a gemir, sus tetas subían y bajaban cada vez aumentaba más el ritmo….Derrepente un sacerdote entró.

-PECADORES!!! HIJOS DEL MAL!! ¿COMO SE ATREVEN A HACER TAL ACTO EN UN LUGAR SANTO?!
Gumi se detuvo por la sorpresa…

Volver arriba Ir abajo

Re: Agradecimiento (privado)[+18]

Mensaje por Lukman el Vie Dic 12, 2014 6:34 am

La lengua sensible, un órgano tan habilidoso al cual no le hacía falta más músculo estaba conociendo esa palpitante sensación que se enredaba en su paladar junto al sabor embriágate de la mujer, el movimiento lento, el recorrido intenso que iba y volvía por la vagina de aquella criatura a introducirse en ella, esa asfixiante sensación que iba naciendo desde aquel encuentro, era un calor arremolinado al tiempo que parecía como si el movimiento de su lengua fuera succionado y atrapado, una demanda silenciosa de aquel templo profanado por algo que le llenara con más firmeza una explosión mayor.

Acariciaba sus muslo sintiendo cuando ella trataba de cerrar sus piernas, sus dedos presionaba contra delicada y clara piel para evitarlo, le haría sentir algo inolvidable, le haría conocer verdaderamente el sexo aunque el lugar tal vez no fuera lo más adecuado para tal lujuria pero hasta ese punto parecía de pronto olvidado, un instante insignificante donde ella logro escapar de sus caricias, la miro allí sentada, su prendas caídas luciendo mejor a mostrar sus pechos desnudos, sus pezones rosado erectos, el sabor invitaba a sus labios, se relamió con cierta gula por el agua que se hacia en su boca por desear morder tan bellos botones. -…-, Iba por un segundo soltar palabra pero no podía darle ni una que mostrara un tanto de coherencia a lo que allí iba a pasar, el mismo estaba ya contrariado por lo cual mando todo al diablo por un solo momento de placer así que qué más importaba si no tenia lógica los sentimientos en esos instante si se la pasaban bien.

En su mano libre tomó un par de los hilos plateados de aquella cabellera brillante, el aroma de ellos era diferente al que nacía de aquel lugar tan intimo donde había estado saboreando, sonrió, un curva perfecto en sus labios se reflejo a darse cuenta que su pensar fue como de un viejo pervertido, en ese instante debía de aceptar que de cierta forma había perdido una batalla, una lucha perfectamente diseñada que ni siquiera se tuvo que llevar acabo para se derrotado porque aquel cuerpo que lucio delante de sus ojos fue tan llamativo, sus curvas deseosas de ser acariciada, y el suave prado que delineaba hacia aquella preciosa entrada, era una escultura creada bajo la manos de un dios.

-Hmm.-, Profunda voz se libero por aquella lengua que lo degustaba, su hombría palpitaba, creciendo bajo la fuerza de aquella boca, el calor se junta en aquel punto al sur en ese tensar que mostraba orgullosamente erecto su miembro viril, un cimbrar que buscaba continuar siendo atendido, su mano acariciando la cabeza de la mujer empujándola hacia la atención que necesitaba que le diera a ese lugar caliente como un volcán. El beso mezclaba ambos sabores pero el momento fue llevado completamente con el sentir hundirse en calidad cavidad, estrecha al cerrarse de nuevo al olvidos de sus propias necesidades de placer, y que de golpe su puertas a medio sellar se abrieron para recibirlo, jadeo el gozo pareció más de lo que antes había disfrutado tal vez porque no había tenido mujer en brazos en un par de semanas.

Sintió suavidad, sus manos rozaron contra su palma aquellos pechos que saltaba junto al movimiento de vals que pronto estaban danzando, y la interrupción llego, en ecos profundos y castigadores, el ceño fruncido, en el quebrar de la vena de aquel monje que custodiaba ese templo, una sorpresa que debieron esperar tomando en cuenta donde se encontraban, un mal acto, un pecado que debía de ser corregido, detener la lujuria, dejar aquel delirio de lujuria y sólo soltar esa tierna mujer que se almadeaba a su ser masculino, la suavidad de su cuerpo, la calidez, suspiro, debía de dejarlo pero el juego mezclado ahora arremolinado los dos junto, el tricolor carmesí y el azulado parecían no compartir mucho con aquella idea.

-Tal parece nuestra diversión se ha terminado.-, Profunda voz, su miembro palpito contra la contracción de la vagina, alzo cuerpo tibio para salir de ella pero ni un minuto duro aquella separación, la giró hacia el monje antes de jalarla de nuevo sobre su cuerpo, meter de nuevo su miembro firme en aquel húmedo lugar escuchar el golpeteo acuoso en la embestida a golpear contra su piel también, su trasero a ser un asiento pecaminoso para ella. Le mordió el cuello, y lamió hacia la oreja, acaricio atrás de ella y chupo el lóbulo no tardo en decirle. -Ahora viene una más intensa.-, Le hizo separar más sus piernas cuando la suya propia empujo a la de la mujer que caía sobre ella, y así que luciera mejor donde la unión se profundizaba. -Déjale escuchar tu voz.-, Era un demonio, ahora era así, el paso del monje le era interrumpido por la llama, lo veía allí moverse con horror pero era de humanos también bañarse de lujuria y ese temblar de nervios no sólo era por ello, acaricio unos de los pechos blando de la mujer, su firmeza sentida entre sus dedos, el deslizar en un movimiento circular hacia que la tetilla rozara con cosquillear contra su palma.

Rozó con su nariz el hombro, el aroma crecía más, su olfato se llenaba de la verdadera esencia de la mujer a respirar profundo pesado por el agitar de su corazón, lamió el centro de la espalda cuando aparto aquellos cabellos plateados, y escuchó algunos pasos no tuvo que alza la vista para saber quien era el único que podía dar pasos en esos instantes o hacer susurrar la ropa.





Premio:



Sakura Feudal Awards:






Vida...:


Fenix
avatar
Mensajes : 1620
Ingreso : 14/11/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: Agradecimiento (privado)[+18]

Mensaje por Invitado el Vie Dic 12, 2014 11:10 pm

La lujuria se sentía en todo el templo, los gemidos salían incluso más allá de las instalaciones pero fueron pausadas. Dentro la joven pareja de desconocidos estaban uniéndose en cuerpo encima del altar y un sacerdote los había interrumpido, Gumi pensaba que ahí se acabaría todo, su respiración se calmó y sintió como el miembro del chico salía aún sacando jugo de su vagina, se volteó con intenciones de disculparse y vestirse, pero entonces Luckman volvió a meter su venosa verga en la vagina de la chica, quien veía como los observaba el sacerdote.

-No, espera! Nos está mirando!

La mordida y lamida le había hecho entender algo, ahora no era momento de detenerse, sino seguir con el rito.

Déjale escuchar tu voz

Y como si fuera su deber cumplirle la orden, así lo hizo, gozaba del roce del miembro con ella, disfrutaba sentir las manos de él acariciando sus pechos, sus pezones, sus gemidos volvieron y empezaba a escurrir de sudor, al abrir sus ojos notó como aquel que los había criticado se había exitado viéndolos, se sacó su verga y comenzó a masturbarse enfrente de ella como si quisiera que le callera su contenido en la boca mientras la abría debido a la intensidad de los movimientos. Su cadera se sentía reventar por tal movimiento, abrió el joven sus piernas para todavía penetrarla con más dureza, antes de que pudiera soltar un gran grito, el sacerdote le había hecho tragar la verga. El impulso de Lukman hacia que se la tragara mas profundo…

- Ya que lo andan de todos modos haciendo… hay que darles a los dioses su ofrenda, purificando todo su cuerpo con nuestra leche para que sepa cual es su lugar en este mundo…

Oía esas palabras pero las ignoraba, imaginaba que la verga de Lukman le atravesaba hasta la boca, se estaba entregando completamente a él como ella lo había dicho, si él deseaba que pasara eso, así lo haría… mientras que pudiera sentirse parte de él no le importaba que tanto mas pudiera pasar, incluso al templo por la cantidad de lujuria había entrado a curiosear un perro que al ver tal acto jadeaba y lubricaba, pero la chica seguía sin prestar alguna reacción negatoria, el perro saltó y embarraba el lado lateral de ella de su lubricante intentando también participar, el sacerdote eyaculó en la boca de la chica, quien aguanto todo el semen en la boca y se lo pasó relamiéndose los labios por el acto y seguía disfrutando de Luckman, tanto así que soltó un ultimo gemido y soltando una cantidad grande de su jugo por la cavidad que había sido atendida. Se sentía cansada, era la primera vez que le sucedia eso.

Volver arriba Ir abajo

Re: Agradecimiento (privado)[+18]

Mensaje por Lukman el Sáb Dic 13, 2014 6:43 am

El calor era consumido y encerrado, el templo estaba siendo atrapado de forma borrosa como una visión de ilusión, una falsedad de hervir, ese engaño visual que nacía luego de estar tanto tiempo bajo el sol o donde el calor ardiente del astro rey quemaba el suelo distorsionado la realidad de la lejanía, era así la presencia de ese lugar en ese instante donde aún las puertas, la corrediza que cerraba aquel lugar de oración parecía abrir y cerrarse en compás como si de una ala para darle más fuego al honor se tratara en ese instante. Una nueva ilusión se forma, el oír aquel sacerdote que ni lento ni tonto había hecho lo que deseaba, su presencia se dio a notar enseguida cuando había tomado la cabeza de su compañera, lo escuchaba, esos jadeos que era un disfrute a la lujuria, lo ignoro, uno más uno menos no parecía molestarle a la mujer, y al contrario su interior se sentía contraerse cada que un nuevo acontecimiento sucedía como ver de pronto la sombra de un animal, lo miró, esos ojos de bestia de la excitación parecía oler lo que era aquella a la que poseía, el aroma de una hembra cercana a la de su especie, ese aroma en celo que enloquecía a las bestia de sensible olfato.

Lo que era la esencia del incienso se perdió completamente ahora era un ambiente enviciado, corrupto, y no parecía importarle a nadie ni a él mismo que sólo estaba sumergido en el calor de la mujer, su cadera golpeando contra el de ella, hundirse en tanto calor que la húmeda sólo hacía las embestidas más profunda, fluidas y ferviente, la sensibilidad crecía como eco extenso que hormigueaba por todo su cuerpo para hundirse hacia el hueco profundo del calor, en ese centro del cuerpo donde el brote caliente iba descendiendo naciendo en el orgullo, en el bañar de aquella esencia sobre su miembro su simiente también se vio chocar contra el brote roció, mezclándose su semen en una caricias que iba resbalándose para hacerse notar por ese instante único dueño de aquel cuerpo.

Jadeo profundo con aquel clímax, su cuerpo se pelo en el sudor con la cristalina gota del frió que nació tras el relajar de todos sus miembros por esa explosión caliente, pero, sonrió, el asunto no parecía terminarse de todo, ese cachorro parecía ansioso de probar aquella mujer si importar que ahora fuera de distinta especie ni que decir de aquel que forrado en las oraciones aún parecía tener ganas en el rostro. Agota, se había quedado aquel cuerpo recostado contra el suyo, notando el relajar en su rostro, su mirada nublosa que le decía que estaba cansada dar por terminado eso sería buena obra de su parte pero parecía quedar “resentimiento” del primer instante del encuentro o no, mejor dicho era darle lo que ella deseaba desde el primer segundo.

Salió de su interior resbalándose fácilmente machando sus muslos a dejar fluir sin interrupción la esencia que baño aquel interior que se contraía aún tras se abandonado, siendo evidencia esos sonidos húmedos del cuerpo, acaricio con su dedo la mezcla de aquella vagina y la espesa sustancia fue al hocico del animal, girando el cuerpo de la mujer se la ofreció a los dos intrusos de aquel acto de dos en un principio, era como desear ver un duelo de bestias pero ese animal que no parecía de todo normal pues su conciencia parecía algo más que simple y primitiva tomo a la mujer, en el instante de duda del sacerdote que aún en el deseo seguía en sus tabú y ese simple segundo lo llevo a perder, veía como aquel animal arremetía contra la única hembra de ese lugar, en bufidos escandalizados. En el golpeteo contra el cuerpo de la kitsune hacia que sus pechos suaves y blandos golpeaba contra su sexo que disfrutando de la fricción quedando entre ellos tensándose de nuevo.





Premio:



Sakura Feudal Awards:






Vida...:


Fenix
avatar
Mensajes : 1620
Ingreso : 14/11/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: Agradecimiento (privado)[+18]

Mensaje por Invitado el Lun Dic 15, 2014 7:14 am

EL viento sopla con suavidad por la habitación apenas proporcionando el oxígeno necesario para recuperar las fuerzas de las personas que se encontraban en el templo, no se sabe cuánto tiempo había pasado pero era tan relajante como exitante para la joven zorrita que era presa de los lujuriosos actos realizados en ese lugar, a final de cuentas era lo que ella quería y necesitaba, hace tiempo que no podía hacer esas cosas y lo mejor fue que recibió más de lo que esperaba. Solo pensaba en Lukman, todo lo que le rodeaba le era indiferente, esos ojos que la miraban y demostraba demasiadas emociones a la vez le cautivaban, los labios que le gustaba probar una y otra vez, más sin embargo debía de acabar, justo cuando el perro comenzaba a penetrarle se acuerda que ella debe volver a su jaula si algún día quiere tener amor. La joven figura inocente se estaba transformando en una zorra que parada en sus cuatro patas medía aproximadamente dos metros, ahora era libre de aquellos seres comunes, los ojos de la bestia brillaron, de sus patas corrieron hileras de fuego que fueron quemando el templo.

La madera crugía, cayeron tablas del techo que estaban quemándose, el sacerdote nada tonto se vistió rápidamente pero antes de que pudiera hacer cualquier cosa, Gumi encendió su cuerpo y lo saco todo en forma de un gran halo de fuego azul, todo se iluminó de su espectacular color, el templo fue degradándose, se caía cada pieza de este y al final solo se vio a la Kitsune que había protegido a Lukman de sus llamas ardientes. Volvió a transformarse totalmente a humana, buscó entre los escombros su ropa, se encontraba toda sucia, la tomó y sacudió ensuciándose un poco el rostro, se limpio la cara con su mano y quedó algo peor. Se acercó al joven mientras se vestía, ya no era capaz de hacerlo menos de un metro y tímidamente pudo articular algunas palabras.

-Siento mucho lo ocurrido, no debí de tomar ese tipo de comportamiento, te doy gracias por todo y en verdad quisiera conocerte más pero es mi momento de regresar al mercado, espero volver a ver tu rostro una vez más, bueno… sabes mi nombre… y como soy así que… si algún día me buscaras me encontrarías… hasta pronto.

Se marchó tranquilamente, antes de regresar decidió pasar a un rio a mirar su reflejo, al ver su cara cubierta de hollín se hincó, puso sus manos en el agua fría y tomó un poco para enjuagarse la cara. Ahora si estaba lista para ser presentada, aunque sentía algo de tristeza ya que había conocido a alguien interesante, que por primera vez por siglos, hizo latir intensamente su corazón, que ella aún sentía joven. Regresó al mercado explicando que era la pequeña zorra que se había escapado y mostrando con hechos, le asignaron una jaula con otras especies que tenían que tenían el mismo fin… terminar comprados como esclavos. Ahí en su celda se recostó melancólica por lo sucedido y en espera de su amo.

Volver arriba Ir abajo

Re: Agradecimiento (privado)[+18]

Mensaje por Lukman el Lun Dic 15, 2014 9:04 am

La diversión termino el templo se quemaba con las llamas azules proveniente de aquella mujer, la transformación no le sorprendió, en ese momento ya sería tonto hacerlo, aunque si había sido un desenlace inusual pero era sólo parte de lo que fue un momento, un fugaz instante de lujuria que se iba rompiendo para deslindarse completamente de aquel suceso, bueno ahora era tiempo de seguir el camino, la oyó mientras arregla su prendas, el andar así por allí no estaría bien, bueno, suficiente para encontrar algo que terminara de hacer su huida.

-Hasta luego.-, Se despidió de ella sin una promesa ni nada similar, el destino se encargaría de ver si ellos se encontraban de nuevo o sencillamente quedaba como aquel único recuerdo, lo que veía de ella era aceptación por un amo así que tal vez un día lo encontrara, y lo que era para él, en realidad era nunca desear uno, sólo deseaba continuar y rescata su liberta, eran caminos diferente que por un instante se vieron rozar, era como el viento de norte que se encuentra con el de sur para hacer un cambio climático pero así como llega se va.

Miró una vez más el templo, lo olvido y continuo por el sendero que llevaba por el bosque, seguir al menos hasta el anochecer donde podría adentrase más a lo que seria una vía de escape segura por ahora es mejor estar donde la gente no pasaba.

Escena terminada





Premio:



Sakura Feudal Awards:






Vida...:


Fenix
avatar
Mensajes : 1620
Ingreso : 14/11/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: Agradecimiento (privado)[+18]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.