Foros Hermanos
Crear foro
Crear foro
Crear foro
Crear foro
Staff
Soah
Web Master
Sharon V. Stokke
Administradora
Sakura
Administradora
Lukman
Moderador global
Afiliados élite
Boku no Hero ROL
Crear foro
Devil Within +18
REDEMPTIO●CITY
Crear foro
Última limpieza: 07/04/2018

This is not the end

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

This is not the end

Mensaje por Invitado el Vie Dic 05, 2014 10:17 am

Soundtrack:


Después de horas corriendo, tratando de huir de los dueños del mercado negro y de derribar unas cuantas jaulas de gallinas en su huída, Mizumi sale de su escondite cuando ve que todo ha vuelto a lo que parecía ser normal en aquellas calles. Sus ropas sucias, con plumas de gallina incluso entre los hilos del tejido y su cabello que antes estaba recogido ahora está alborotado y amenaza con quedarse suelto, no le dan el mejor de los aspectos; pero la joven unicornio ignora esto y por primera vez observa la civilización que hay a su alrededor: gente yendo de un lado para otro, algunos hablan entre ellos, niños que juegan en grupo para ver quién es el mejor lanzando peonzas, puestos de comida que realmente huelen bien.... estos últimos hacen que la boca de Mizumi se humedezca y su estómago, silenciado antes por el miedo, empiece a rugir. Se lleva una mano, temblorosa como se encuentra aún por los nervios, al estómago tratando de apaciguar aquel rugido con una expresión triste y resignada; escucha entonces un tintineo y al elevar el rostro ve que una pareja de geishas murmuran entre ellas mientras la observan a una distancia prudente, una de ellas se acerca y pregunta a Mizumi si se encuentra bien y ante la repentina pregunta desinteresada y dulce, la primera que le hacen tras todo lo que ha pasado, no puede evitar que de sus ojos escapen las lágrimas en silencio mientras aprieta en un puño la mano que tenía en el estómago.

La geisha mira con pena a su compañera que se acerca también. Le preguntaron entonces su nombre, de donde era y si podían ayudarle en algo y Mizumi baja el rostro tratando de ocultar sus lágrimas, lo que no pudo ocultar fue de nuevo el rugir de su estómago que al oírlo las mujeres lanzaron unos murmullos conmovidas por aquel hecho. Hacen llamar a un señor mayor que parecía esperarlas junto a un carro del que él tiraba y le ordenan comprar algo de comida caliente del puesto más cercano a donde se encontraban; al volver con unas raciones de takoyaki y tras un gesto de una de ellas, el hombre se las ofrece a Mizumi, que con sorpresa vio aquello como el gesto de bondad y amabilidad más pura que un humano había tenido con ella hasta entonces. Pensó que las mujeres humanas definitivamente parecían distintas a los hombres y se llevó uno de los takoyakis a la boca. Tras masticar y tragar aquello que le pareció ser un manjar, miró a las mujeres y con dificultad esbozó una sonrisa ante lo cual las geishas también sonrieron, una de ellas emocionada al borde de las lágrimas.

El hombre las apremió recordándolas un compromiso al que debían acudir y con reticencia y pena en sus corazones se despidieron de Mizumi tras estrechar sus manos entre la de Mizumi, mientras lamentaban entre ellas no poder hacer más por la joven y prometían volverse a encontrar algún día , en un futuro que esperaban no fuese muy lejano.

Mizumi observa a las mujeres marchar entre los tintineos de los bira-bira de sus tocados y piensa que además son las mujeres más gráciles y hermosas con las que se ha topado, pudiendo ser verdaderas diosas a su parecer. Una vez se han marchado Mizumi empieza a caminar hasta quedarse junto al puente mientras come con prisa la primera de las raciones, hambrienta como está casi no puede percibir el delicioso sabor por lo que con la última ración come más pausadamente, apreciando aquel sabor intenso. Al terminar observa los palillos tras haber pelado la poca carne que había en ellos y un amargo pensamiento recorre su mente: "si muriese ahora, podría morir feliz al menos". Su respiración se agita y piensa que prefiere morir antes de ser capturada y volver a aquella jaula, también piensa en su hermano, preguntándose donde estará.

Le tiembla el pulso con más violencia conforme acerca la punta de los palillos a su garganta y cierra los ojos que dejan salir un nuevo reguero de lágrimas. Entonces escucha una voz familiar tras ella, que le sorprende hasta el punto de soltar los palillos, que caen al río llevados por la corriente.
avatar
field_19
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: This is not the end

Mensaje por Soah el Mar Dic 09, 2014 7:52 am

Había salido a caminar. Hacia un tiempo que se había encontrado con Ayumu, aquella persona que se encargaba de ella y la estaba ayudando a recuperar sus recuerdos. Agradecía todo lo que había hecho por ella desde el día que se encontraron, más, se sentía realmente inútil desde entonces. No sabía absolutamente nada de nada, salvo lo que él le iba contando pues, por mucho que se esforzase, no llegaban las imágenes a su mente, salvo esos recuerdos que ella iba creando con cada historia que venía a su mente.

—Haré algo bonito por él— se dijo a sí misma la muchacha y había pensado en salir a hacer las compras para poder preparar alguna cena más elaborada que las de costumbre. Sabía que trabajaba, así que simplemente, había tomado camino para ir al mercado y comprar todos los ingredientes para que al llegar, hubiese una buena comida esperándolo. Soah se las ingeniaba en la cocina, así que tardaría un poco más con la comida del día, pero daría un buen banquete. Tomó algo de dinero, lo guardó en una pequeña bolsita de seda que llevaba para hacer las compras de los viveres día con día y comenzó a andar.

Compró algo de azuki y arroz. Más, a mitad del camino, desvío pensando que podría conseguir algo de pescado fresco para hacer ella misma, sushi. Quería salmón, así que pensó ir al mercado de pescados, esperando encontrar un buen ejemplar.

Caminó un rato con alegría. A pesar de todo, Soah era muy optimista y tenía gran facilidad para adaptarse. Muchas veces, ella misma se sorprendía de la capacidad de adaptación que poseía, más, era un beneficio pues, su vida cambiaba con demasiada rapidez en más de una ocasión y en más de un sentido. No hacía mucho que había empezado desde cero y seguía con una gran sonrisa en el rostro, emanando alegría.

Más, al llegar al puente, notó a alguien bastante solitaria en el lugar. La muchacha, empática como era, no podía dejar pasar algo así, por lo que se acercó a hablarle a la joven que encontró en el camino.

—Disculpa que me entrometa ¿te encuentras bien? Estás temblando ¿necesitas ayuda? ¿Quieres que llame a alguien o que haga algo por ti?—
sacó las manos de su kimono rojo preocupada por la muchacha esperando poder hacer algo, aunque sea un gesto que la ayudase al menos —dime e intentaré ayudarte. No creo que pueda hacer mucho pero lo intentaré, lo que esté a mi alcance, onee-san— le dedicó una sonrisa amable a la muchacha esperando que aceptara su buen ofrecimiento.


   

Espacio publicitario (?):


Fin del espacio publicitario (?):



   

Gracias Aiko, te quedó preciosa <3

   

Gracias Anie <3


Gracias Nana <3






Unicornios
avatar
Mensajes : 4334
Ingreso : 28/04/2014
Edad : 27
field_19

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.