Foros Hermanos
Crear foro
Crear foro
Crear foro
Crear foro
Staff
Soah
Web Master
Sharon V. Stokke
Administradora
Sakura
Administradora
Lukman
Moderador global
Afiliados élite
Boku no Hero ROL
Crear foro
Devil Within +18
REDEMPTIO●CITY
Crear foro
Última limpieza: 07/04/2018

Marinero de luces [Privado]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Marinero de luces [Privado]

Mensaje por Aya el Miér Nov 12, 2014 2:47 am

Si es por ti, estarías toda la vida mirando el océano. La espera es larga, sin embargo, esperas paciente. Él llegará. Lo sabes. Lo prometió y las promesas no se rompen por nada del mundo. No, no. Como aquella canción:
—Yubikiri genman, uso tsuitara hari senbon nomasu. Yubi kitta (Promesa de meñique, si miento, mil agujas comeré y el dedo perderé)— tarares con una sonrisa alegre pero nostálgica, como si te recordase algo realmente malo pero aun así, intentas sonreír para no sucumbir.

En el mercado estas, en una jaula, encerrada, esperando con ansias tu libertad porque él puede llegar y ver que tú no estás ¿Qué harás? Tienes que huir y salir para así, poder volver a vivir. Una vida tranquila, en el puerto, viendo los barcos ir y venir. Los barcos van y vienen y ninguno lo trae. ¿Seguirás esperando por él? Claro que sí. Difícil para ti no seguir allí. Tienes un espíritu fuerte y un corazón valiente, el tiempo te enseñará algunas cosas, entre ellas, a despegarte un poco de aquel puerto, aunque tú no lo quieras, el tiempo mismo lo hará. Ya te ha separado el mercado, falta que tú lo hagas ahora.

Pero ya es hora de que salgas y corras fuera. Tienes una misión que cumplir. Una promesa y no querrás tragarte las mil agujas ¿no? Seguirás esperando allí, para conservar tu dedo también, sin embargo, escapar es primordial, así que buscas la manera de abrir la celda y escabullirte. No debería ser muy difícil para ti. Y en realidad, no lo es porque logras salir. Te sonries jovialmente mientras giras sobre tu eje. Se siente bien estar afuera. Te estiras y luego de saludar a los que ves en las demás jaulas, decides buscar la salida.

La luz es fuerte, te detienes. Tanto tiempo de oscuridad hicieron mella en tu vista y ahora, debes acostumbrarte de nuevo. Te detienes un momento. Sientes un grito dentro. Alguien viene por ti ¿podrán alcanzarte? Lo dudas, así que sonríes feliz, y corres. Mejor dicho, avanzas a paso grácil, como si fuera parte de un baile. Poco a poco la luz ha dejado de afectarte para que al fin, puedas andar con más calma por la calle. Pero… te surge un problema: no tienes idea de dónde está el puerto. ¿a la izquierda? ¿A la derecha? ¿Todo el camino recto? Miras por todos lados. Casas, negocios, gente en todos lados. No tienes idea de dónde están las velas y los negocios que venden pescado fresco y recién traído del agua. Todo eso, ha desaparecido ¿En dónde estás? Dudas sobre cuán lejos te han traído, para mejor, no recuerdas nada sobre el camino andado ¿Qué deberías hacer?

Te quedas pensando un momento sobre ello. Miras el cielo. Ni una estrella por la cuál guiarte. Mala idea viajar de día. Suspiras profundamente y caes al suelo. Algunas personas te ven de manera extraña, algunos, pasan de lado, no vaya a ser que les suceda algo.

—¿Y ahora qué hago?— te preguntas en voz baja tirada en el suelo, mirando al cielo de manera expectante, como si esperaras que de pronto, una respuesta lloviera para ti para saber cómo seguir. Pero no, nada surge de él. Aunque, te sale algo bien después de todo, alguien se ha acercado a ti y te ha preguntado algo, sin embargo, no le respondes, sólo optas por saldar la duda que tienes desde hace un momento —¿Cómo llego al puerto?— no te mueves de tu lugar en lo absoluto, sólo fijas tus ojos grandes y brillantes en su mirada.

Seguramente, pensaría que algo te había sucedido para desplomarte de aquella manera, sin embargo, sólo eres rara y te gusta echarte en cualquier lado, aunque pocas veces recuerdas que no estás en el bosque y que en la ciudad, las cosas funcionan de manera diferente.
Kodama
avatar
Mensajes : 56
Ingreso : 05/11/2014
field_19

Volver arriba Ir abajo

Re: Marinero de luces [Privado]

Mensaje por Invitado el Dom Nov 30, 2014 8:58 pm

Ideas, ideas, ideas. Nada fluye dentro de mí, desde hace un largo tiempo que he querido pensar en una novela tan grande que pudiese despertar los sentimientos ajenos, no obstante, era difícil conseguir algo así cuando no tenía la mas mínima idea de cómo comenzar. Tras la muerte de mi esclava me había quedado sin nada que hacer, aún la recordaba, recordaba el momento en el que una extraña mujer apareció terminó con su vida, pero no era lo primordial. Nunca la conocí. No pasé el tiempo suficiente con ella como para lamentarme por la perdida, tan sólo me lamenté por la perdida de mi dinero, no es como si el dinero creciese en los árboles o saliera de la tierra, y al no tener una forma de sustento pues me veía obligado a trabajar en el mercado, no era el mejor empleo pero era lo mejor que podía hacer mientras sacaba mi trabajo como escritor adelante.

Ese día que tenía libre había ido a tomarme un descanso, la ciudad era un buen lugar para ello. No realmente. Las calles estaban repletas de gente como siempre solía ser y era lo que más me molestaba, pero podía darme una idea del próximo espacio en el que se puede elaborar una persecución, no, debía escribir sobre romance, no sobre persecuciones, ¿y si fuesen persecuciones románticas?, eso podría servir de alguna forma. Todo lo anotaba en mi cabeza, sustituía al papel y la tinta, sólo era cuestión de no olvidar todo lo que observaba y lo que planeaba, por ello requería la más debida concentración.

Algo o alguien llamó su atención, una joven que se encontraba en el suelo y nadie se detenía a cuestionarle lo que le ocurría, no le extendían ni una mano, ¿sería yo quien haría eso?, no era la mejor persona del mundo como para ofrecerle una ayuda, pero tampoco me consideraba una horrible persona, tan sólo me acercaría a ella con mis motivos, por ejemplo la posición en la que se encontraba estaría bien para alguna escena. Sí, eso.

Me acerqué a ella para pedirle que se mantuviera fija o que ladeara un poco la cabeza, de algo serviría. — ¿Te importaría no moverte? —le pregunté con un tono serio pero amigable, para no ofenderla si se daba el caso, sin embargo no fue así, la joven se sobresaltó cuando me había acercado a preguntarle algo, incluso me llegó a asustar a mí, lo cual me molestó de alguna forma pero traté de guardar la calma para no llamar la atención como acostumbraba. — ¿El puerto? —me pregunté a mi mismo, casi en un susurro, ¿acaso no era de los alrededores? — Pues se encuentra en la zona costera. —respondí como si fuese algo de lo más obvio. Mantuve mi mirada en ella, la miré de distintos algunos sin tener el indices de pudor alguno. Definitivamente algo había familiar en ella, pero no lograba identificar ese algo. — Oye, ¿no te he visto en alguna parte? —le pregunté con un tono pensativo y me llevaba la mano a la barbilla, tratando de hacer memoria, a pesar de que no era momento de hacerlo, mucho menos de quitarme de la cabeza todo lo que estaba almacenado para la novela.

Puedo llevarte ahí. Te ayudaré. —le propuse, claro, no le pregunté si podía hacerlo, yo mismo me apuntaba en sus asuntos, por el simple hecho de que ella le daría todo tipo de escenarios que pudiese necesitar, incluso ella parecía una joven llena de esperanzas y era lo que buscaba de alguna forma. Esperanzas de llegar al puerto, ¿sólo eso?, ahora que lo pensaba bien no me convencía, bien, algo más surgiría. — Sígueme. —le ordené de forma sutil mientras emprendía el viaje. Teniendo la esperanza de que ella fuese a seguirme, de una u otra forma tendría que hacerlo, al parecer no conocía el camino para llegar al punto que deseaba. — ¿Eres nueva por los alrededores? —cuestioné sin girar a verla, manteniendo mi vista siempre al frente para no chocar o tomar el camino equivocado, pero mientras no estaría mal charlar en lo que ella llegaba al puerto y yo obtenía información valiosa.
avatar
field_19
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Marinero de luces [Privado]

Mensaje por Aya el Jue Dic 18, 2014 3:00 am

El cielo se ve lindo desde aquel sitio, aunque nada se compara con mirar el firmamente y sentir la brisa fresca que sopla en el mar, junto al puerto. El olor incluso de aquella agua salada se siente en el aire. El fresco sonido de las olas te calma y hace música de fondo mientras esperas. Todo es perfecto, pero aquí no es igual. Hay mucho edificio, algunos muy bonitos, no vas a negarlo pero no es eso lo que quieres ver. El horizonte, las aguas celestes, todo aquello que te encantaba mirar a diario sin cansarte mientras te sentabas a esperar ¿podrías verlo de nuevo?

Mientras estás echada en el suelo, piensas que es momento de partir, pero aquel joven sigue cerca de ti. Te ha pedido no moverte, así que te quedaste unos momentos así, sin embargo, cuando escuchas que puede guiarte al puerto, saltas de la alegría, literalmente, pues, te pones en pie de un solo brinco, haciendo que tus cabellos revoleen en el aire hasta que al fin, por fuerza de la gravedad, vuelven a quedar cubriendo tu espalda.

—¿Nos conocemos?— repites su pregunta curiosa y lo miras. Haces un cuadrado con tus dedos incide y pulgar, de ambas manos, como si lo vieras mejor de ésa manera. Cierras un ojo y miras y miras con fijeza al muchacho —¿De verdad? No me suenas familiar. Quizás, en otra vida nos vimos y tú si te acuerdas. Tu alma debe ser mucho más fuerte que la mía— dices mientras caminas con una gran sonrisa, casi dando brincos por la calle mientras sigues al muchacho ahora que te guía —no, no soy nueva. Pero he estado mucho tiempo encerrada— aseguras mientras sigues el ritmo con el mismo tono alegre, aún más al saber que podrás encontrarte con el puerto una vez más.

Te quedas pensando si él te estará esperando. Hace mucho que no vas ¿se habrá ido al no verte allí? Una promesa es una promesa y lamentablemente, te ha ido mal a la hora de cumplirla pues, te han llevado lejos del lugar sin que te dieras cuenta. Pero, confías en que él estará esperando por ti si es que llegó al puerto.

—¿Tú también vas a ver a alguien en el puerto?— preguntas curiosa pensando en el muchacho que prometió volver y tú, cual perro fiel sigues esperando para poder cumplir aquel reencuentro tan deseado por los dos. Confías ciegamente en él, así que no hacía falta pedirle más que aquella palabra que te iba a asegurar que iba a llegar en cualquier momento. Y así, pasaste días y días esperándolo para que al fin, llegase a ti —¿Sale a caminar seguido? Caminar es bueno. Es bueno estirar las piernas de vez en cuando. Sentarse todo el día puede ser agotador. Me gusta jugar con las olas. Solía pasar tiempo viendo ir y venir las olas— cuentas refiriéndote a la marea —si me llegaba a mojar los pies, perdía y debía volver a empezar la cuenta una vez más— lo miras con una sonrisa infantil, llena de energía —¿haces cosas interesantes para divertirte?- curioseas un poco más. No tienes miedo ni pelos en la lengua para preguntar ni seguir a un extraño, eso está confirmado desde aquella vez que terminaste en un lugar extraño, lejos del mar por seguir a un extraño, confiaste y así, perdiste, más, parece no importarte. Una buena enseñanza de vida sería que aprendieras de errores pasados pero tú, como si no hubieses tenido una mala experiencia nunca, lo sigues y hablas como si le conocieras de toda la vida, incluso, ni te importa si el muchacho se siente cómodo o no con eso, tú sigues como si nada. Aun no sabes si definirte como descarada o simplemente, como alguien muy confiada. Quizás, un poco de ambas ¿no?
Kodama
avatar
Mensajes : 56
Ingreso : 05/11/2014
field_19

Volver arriba Ir abajo

Re: Marinero de luces [Privado]

Mensaje por Contenido patrocinado

field_19
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.